Polylepis, fuente de equilibrio hídrico

La Reserva Ecológica El Ángel en la provincia del Carchi acoge el ‘Bosque de Polylepis’.
FOTO: Archivo

La tala, quema y uso de estos árboles como leña están entre los principales factores que inciden en el decrecimiento de su población. Existen esfuerzos aislados para lograr una conservación adecuada.

Son esenciales para la generación hídrica de los páramos, almacenan agua y atraen las lluvias, pero por su composición, los árboles de polylepis o de papel son presa fácil de los incendios forestales y de la deforestación. Precisamente esos dos aspectos han reducido la presencia de estos ejemplares endémicos en el país, aunque no se sabe con exactitud el porcentaje de afectación.

Su nombre proviene de los vocablos poli: muchas, y lepis: capas, las mismas que están dispuestas a manera de hojas que protegen la parte central del frío, son las más expuestas y sensibles al fuego pues con una simple llama se puede provocar su destrucción en segundos.

Esta especie es catalogada como una de las de mayor altura. El ejemplar más elevado está en Chile y alcanza los 4.800 metros.
Claudia Segovia, investigadora de la Universidad de las Fuerzas Armadas (ESPE), afirma que actualmente los bosques de polylepis constituyen uno de los ecosistemas andinos más amenazados. “Están en riesgo de desaparecer debido al aislamiento de sus áreas y a la reducción poblacional producto de las actividades humanas”.

La docente recalca que uno de los mayores inconvenientes para un adecuado cuidado de esta especie es la falta de información sobre la ubicación precisa y el hecho de que por su reducida población no entra en la categoría de bosque. “Eso representa que no esté dentro del plan de conservación nacional, lo que la deja aún más indefensa; por ello se debe replantear el criterio de bosque para referirse a los polylepus”, señala.

En la actualidad, gracias a los estudios desarrollados por especialistas como la botánica Katya Romoleroux, se conoce que existen algunos parques de bosques en lugares como Papallacta, la Reserva Ecológica El Ángel (Carchi) y en los alrededores del Parque Nacional Cajas (Azuay).

Las investigaciones hechas por Romoleroux han permitido registrar que en el país existen siete especies nativas de esta familia: incana, lanuginosa, microphylla, pauta, reticulata, sericea y weberbaueri.

Dentro de este ecosistema viven al menos 46 especies de plantas vasculares que también están en riesgo si se destruye el mismo. La experta asevera que en el país se dan acciones aisladas para proteger estos bosques y el objetivo es que haya una política pública que abarque la protección a este ecosistema.

Por eso, incluso, el Fondo para la Protección del Agua (Fonac) apoya los estudios que se hacen sobre el polylepis, una especie de paraguas que alberga en su interior a plantas y animales. Además se tiene previsto realizar nuevas investigaciones que permitan identificar cuál es la especie que mejor pueda servir para reforestar los páramos andinos. (F)

Congreso Internacional de conservación de este tipo de árboles

Dada la importancia de la especie Polylepis y la poca información actual sobre ella, Quito fue sede del V Congreso Internacional de Ecología y Conservación de este tipo de árboles. Se escogió a la capital por tener una alta concentración de especies de este género y, al mismo tiempo, contar con un grupo consolidado de investigadores en polylepis.

La experta Fressia Ames, de Perú, explica la realidad de ese país que no está distante de la ecuatoriana. Precisa que es necesario un trabajo conjunto entre el sector público y privado para que se ejecuten programas integrales de protección de la especie. Ames indica también que es un desafío conocer con más profundidad el comportamiento de los árboles de Polylepis, sobre todo con miras a efectos mayores del cambio climático y la ausencia de agua.

Aproximadamente a tres horas desde Quito, viajando en vehículo, se encuentra el Bosque de Polylepis, dentro de la Reserva Ecológica El Ángel, en la provincia de Carchi. En sus alrededores destaca el frailejón, una planta típica del páramo, que tiene una textura afelpada y color blanco. (F)

Polylepis, fuente de equilibrio hídrico

La Reserva Ecológica El Ángel en la provincia del Carchi acoge el ‘Bosque de Polylepis’.
FOTO: Archivo

La tala, quema y uso de estos árboles como leña están entre los principales factores que inciden en el decrecimiento de su población. Existen esfuerzos aislados para lograr una conservación adecuada.

Son esenciales para la generación hídrica de los páramos, almacenan agua y atraen las lluvias, pero por su composición, los árboles de polylepis o de papel son presa fácil de los incendios forestales y de la deforestación. Precisamente esos dos aspectos han reducido la presencia de estos ejemplares endémicos en el país, aunque no se sabe con exactitud el porcentaje de afectación.

Su nombre proviene de los vocablos poli: muchas, y lepis: capas, las mismas que están dispuestas a manera de hojas que protegen la parte central del frío, son las más expuestas y sensibles al fuego pues con una simple llama se puede provocar su destrucción en segundos.

Esta especie es catalogada como una de las de mayor altura. El ejemplar más elevado está en Chile y alcanza los 4.800 metros.
Claudia Segovia, investigadora de la Universidad de las Fuerzas Armadas (ESPE), afirma que actualmente los bosques de polylepis constituyen uno de los ecosistemas andinos más amenazados. “Están en riesgo de desaparecer debido al aislamiento de sus áreas y a la reducción poblacional producto de las actividades humanas”.

La docente recalca que uno de los mayores inconvenientes para un adecuado cuidado de esta especie es la falta de información sobre la ubicación precisa y el hecho de que por su reducida población no entra en la categoría de bosque. “Eso representa que no esté dentro del plan de conservación nacional, lo que la deja aún más indefensa; por ello se debe replantear el criterio de bosque para referirse a los polylepus”, señala.

En la actualidad, gracias a los estudios desarrollados por especialistas como la botánica Katya Romoleroux, se conoce que existen algunos parques de bosques en lugares como Papallacta, la Reserva Ecológica El Ángel (Carchi) y en los alrededores del Parque Nacional Cajas (Azuay).

Las investigaciones hechas por Romoleroux han permitido registrar que en el país existen siete especies nativas de esta familia: incana, lanuginosa, microphylla, pauta, reticulata, sericea y weberbaueri.

Dentro de este ecosistema viven al menos 46 especies de plantas vasculares que también están en riesgo si se destruye el mismo. La experta asevera que en el país se dan acciones aisladas para proteger estos bosques y el objetivo es que haya una política pública que abarque la protección a este ecosistema.

Por eso, incluso, el Fondo para la Protección del Agua (Fonac) apoya los estudios que se hacen sobre el polylepis, una especie de paraguas que alberga en su interior a plantas y animales. Además se tiene previsto realizar nuevas investigaciones que permitan identificar cuál es la especie que mejor pueda servir para reforestar los páramos andinos. (F)

Congreso Internacional de conservación de este tipo de árboles

Dada la importancia de la especie Polylepis y la poca información actual sobre ella, Quito fue sede del V Congreso Internacional de Ecología y Conservación de este tipo de árboles. Se escogió a la capital por tener una alta concentración de especies de este género y, al mismo tiempo, contar con un grupo consolidado de investigadores en polylepis.

La experta Fressia Ames, de Perú, explica la realidad de ese país que no está distante de la ecuatoriana. Precisa que es necesario un trabajo conjunto entre el sector público y privado para que se ejecuten programas integrales de protección de la especie. Ames indica también que es un desafío conocer con más profundidad el comportamiento de los árboles de Polylepis, sobre todo con miras a efectos mayores del cambio climático y la ausencia de agua.

Aproximadamente a tres horas desde Quito, viajando en vehículo, se encuentra el Bosque de Polylepis, dentro de la Reserva Ecológica El Ángel, en la provincia de Carchi. En sus alrededores destaca el frailejón, una planta típica del páramo, que tiene una textura afelpada y color blanco. (F)