Plan para fortalecer las lenguas indígenas

La UNAE ha convocado a un Congreso en octubre próximo, a fin de generar diálogos e investigaciones para diseñar material educativo y proponer políticas al Estado para la protección del lenguaje,


Trabajar en un plan a 10 años para el fortalecimiento de las lenguas indígenas es el eje que se propone en el Congreso Internacional: Educación, Lenguas Indígenas, Territorios del Saber e Interculturalidad, LITSI.


La reunión, que se  convoca en el marco de la proclamación por parte de la ONU del 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, es organizada por la carrera de Educación Internacional Bilingüe de la Universidad Nacional de Educación de Ecuador, UNAE, junto a otras instituciones afines.


Freddy Álvarez, rector de la UNAE, resaltó la importancia de las lenguas. “Transportan la cosmovisión y la historia de las culturas (…) a medida que la lengua desaparece hay un mundo que pierde la humanidad”, subrayó.


El docente, junto a Felipe Abril, coordinador zonal de la Senescyt, y Pedro Andy, Director de Investigación Académica de la Secretaria del Sistema de Educación Intercultural Bilingüe, dieron a conocer detalles de la organización del Congreso que está previsto para el 17 y 18 de octubre.


Como parte de este evento están programados siete seminarios preparatorios que se cumplirán entre los meses de abril y septiembre en los centros de la UNAE, ubicados en Lago Agrio y Manabí y en instituciones coorganizadoras.


El rector de la UNAE enfatizó que el objetivo es constituir una minga junto con investigadores, profesores y gestores a fin de diseñar material educativo y proponer políticas al Estado encaminadas al fortalecimiento del lenguaje.


“En el Ecuador tenemos 13 lenguas y esas 13 están en posibilidades de extinción, algunas en grados muy altos y otras en grados menores”, señaló el docente en una rueda de prensa ofrecida el pasado miércoles.


En este contexto, Álvarez subrayó que el Congreso no es solamente por el Año Mundial de las Lenguas Indígenas, sino que el propósito es diseñar un proyecto, consensuarlo y comprometerlo con diferentes programas para establecer una hoja de ruta.


“Nuestro interés es poder construir un plan para el fortalecimiento de las lenguas y el 17 y 18 (de octubre) podamos mostrarlo al país”, aseguró Álvarez. Agregó que se elaborará un  manifiesto en torno a las lenguas, como fruto del Congreso.


Por su parte, Felipe Abril, coordinador zonal de la Senescyt, resaltó que la declaratoria de la ONU permite ampliar el debate para que vaya más allá de las culturas conocidas como indígenas y trascienda a la sociedad, más aún en un país pluricultural y plurinacional como el Ecuador.


Foros
Abril detalló que previo al Congreso se realizarán  tres foros a nivel regional. “El 3 de mayo será el foro en Cañar en cooperación con el Instituto Quilloac, además estaremos en otros foros a nivel del sur del país y en la Amazonía, preparativos para llegar al Congreso de octubre”, señaló.


Un primer seminario preparatorio se desarrolló el pasado miércoles en la UNAE con temáticas como  el Levantamiento Indígenade 1990, cuyo ponente fue Vicente Chato, autor del libro del mismo nombre.


De su parte, Alberto Guapisaca, rector de la UESIB Chibuleo, se refirió a la experiencia de la educación bilingüe en su comunidad.


Datos
Según datos proporcionados por la UNAE, la lengua sápara está extinguida. Entre las lenguas catalogadas como susceptibles de extinción están el kichwa, el awa pit y el shuar. Mientras que la achuar, cha´palaa, cofán, siona-secoya, tsafiki y waorani, figuran entre las que tienen amenaza de extinción. En las comunidades indígenas del país, el kichwa es el idioma más utilizado, con 153.800 hablantes en la Sierra y 17.855 en la Amazonía, según la fuente.


La nacionalidad con menos hablantes es la Épera con 52, le sigue la Cofán con 1.017, la Siona-Secoya con 1.174, la Wuaorani con 1.616 y la tsafiki con 1.872. (F)

Plan para fortalecer las lenguas indígenas

La UNAE ha convocado a un Congreso en octubre próximo, a fin de generar diálogos e investigaciones para diseñar material educativo y proponer políticas al Estado para la protección del lenguaje,


Trabajar en un plan a 10 años para el fortalecimiento de las lenguas indígenas es el eje que se propone en el Congreso Internacional: Educación, Lenguas Indígenas, Territorios del Saber e Interculturalidad, LITSI.


La reunión, que se  convoca en el marco de la proclamación por parte de la ONU del 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, es organizada por la carrera de Educación Internacional Bilingüe de la Universidad Nacional de Educación de Ecuador, UNAE, junto a otras instituciones afines.


Freddy Álvarez, rector de la UNAE, resaltó la importancia de las lenguas. “Transportan la cosmovisión y la historia de las culturas (…) a medida que la lengua desaparece hay un mundo que pierde la humanidad”, subrayó.


El docente, junto a Felipe Abril, coordinador zonal de la Senescyt, y Pedro Andy, Director de Investigación Académica de la Secretaria del Sistema de Educación Intercultural Bilingüe, dieron a conocer detalles de la organización del Congreso que está previsto para el 17 y 18 de octubre.


Como parte de este evento están programados siete seminarios preparatorios que se cumplirán entre los meses de abril y septiembre en los centros de la UNAE, ubicados en Lago Agrio y Manabí y en instituciones coorganizadoras.


El rector de la UNAE enfatizó que el objetivo es constituir una minga junto con investigadores, profesores y gestores a fin de diseñar material educativo y proponer políticas al Estado encaminadas al fortalecimiento del lenguaje.


“En el Ecuador tenemos 13 lenguas y esas 13 están en posibilidades de extinción, algunas en grados muy altos y otras en grados menores”, señaló el docente en una rueda de prensa ofrecida el pasado miércoles.


En este contexto, Álvarez subrayó que el Congreso no es solamente por el Año Mundial de las Lenguas Indígenas, sino que el propósito es diseñar un proyecto, consensuarlo y comprometerlo con diferentes programas para establecer una hoja de ruta.


“Nuestro interés es poder construir un plan para el fortalecimiento de las lenguas y el 17 y 18 (de octubre) podamos mostrarlo al país”, aseguró Álvarez. Agregó que se elaborará un  manifiesto en torno a las lenguas, como fruto del Congreso.


Por su parte, Felipe Abril, coordinador zonal de la Senescyt, resaltó que la declaratoria de la ONU permite ampliar el debate para que vaya más allá de las culturas conocidas como indígenas y trascienda a la sociedad, más aún en un país pluricultural y plurinacional como el Ecuador.


Foros
Abril detalló que previo al Congreso se realizarán  tres foros a nivel regional. “El 3 de mayo será el foro en Cañar en cooperación con el Instituto Quilloac, además estaremos en otros foros a nivel del sur del país y en la Amazonía, preparativos para llegar al Congreso de octubre”, señaló.


Un primer seminario preparatorio se desarrolló el pasado miércoles en la UNAE con temáticas como  el Levantamiento Indígenade 1990, cuyo ponente fue Vicente Chato, autor del libro del mismo nombre.


De su parte, Alberto Guapisaca, rector de la UESIB Chibuleo, se refirió a la experiencia de la educación bilingüe en su comunidad.


Datos
Según datos proporcionados por la UNAE, la lengua sápara está extinguida. Entre las lenguas catalogadas como susceptibles de extinción están el kichwa, el awa pit y el shuar. Mientras que la achuar, cha´palaa, cofán, siona-secoya, tsafiki y waorani, figuran entre las que tienen amenaza de extinción. En las comunidades indígenas del país, el kichwa es el idioma más utilizado, con 153.800 hablantes en la Sierra y 17.855 en la Amazonía, según la fuente.


La nacionalidad con menos hablantes es la Épera con 52, le sigue la Cofán con 1.017, la Siona-Secoya con 1.174, la Wuaorani con 1.616 y la tsafiki con 1.872. (F)