Una pareja mantiene la artesanía en madera y color

El artesano cuencano Luis Matute pinta una pequeña vasija de madera a través de la técnica de la policromía que realiza hace más de 30 años junto a su esposa.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Durante un mes estará abierta en la Galería de Oficios, GO de la Casa de la Cultura, la muestra denominada ‘Policromía’. Los artesanos cuencanos Luis Matute y Cumandá Tenemaza han conservado por más de 30 años este trabajo que demanda paciencia y sobre todo, innovación constante.

El concepto de policromía aún es distante para el común denominador de la población. Sin embargo, el resultado de este arte de pintar o decorar las obras con varios colores se mantiene en Cuenca gracias a los artesanos Luis Matute y Cumandá Tenemaza.

Con más de 30 años de experiencia, esta pareja de esposos le apostó a un negocio propio y al trabajo en objetos de madera pequeños, medianos y grandes. El colorido se refleja en llaveros, bateas, bomboneras, charoles, cofres, mesas, entre otros artículos decorados de manera prolija.

Luis Matute cuenta satisfecho que después de 14 años de trabajo en una fábrica de muebles pudo hacer de la artesanía su sustento de vida: “con mi esposa tomamos la decisión y lo que comenzó como un hobby, hoy es un negocio familiar”.

Proceso
El primer paso es seleccionar la materia prima como el sauce, laurel y aliso. Enseguida, se da forma a la madera para continuar con el secado, donde lo esencial es que las piezas no se partan. Para lograrlo se debe esperar entre uno y dos meses.

Tras la primera transformación y el lijado, se da forma con la yema de los dedos hasta moldear y ‘alisar’ el objeto. Luego, se procede a la policromía a través de la aplicación de colores dorado, negro, marrón, blanco y otros sobre los que se diseñan distintas figuras decorativas.

Las flores son la especialidad de Matute y Tenemaza. Luis explica que después de dibujarlas a mano y sin ningún diseño previo, se coloca una laca brillante y transparente para que la calidad de los acabados se mantenga.

Esta técnica decorativa fue aprendida de Luis Bueno, un tío de la pareja que les motivó a poner en práctica sus conocimientos que, más tarde los llevó a representar a la ciudad y al país en encuentros realizados en Colombia, República Dominicana, Costa Rica y Perú.

Las personas interesadas en conocer el arte de la policromía en madera pueden visitar la Galería de Oficios, GO, de la Casa de la Cultura, hasta el sábado 31 de agosto. (F)

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Una pareja mantiene la artesanía en madera y color

El artesano cuencano Luis Matute pinta una pequeña vasija de madera a través de la técnica de la policromía que realiza hace más de 30 años junto a su esposa.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Durante un mes estará abierta en la Galería de Oficios, GO de la Casa de la Cultura, la muestra denominada ‘Policromía’. Los artesanos cuencanos Luis Matute y Cumandá Tenemaza han conservado por más de 30 años este trabajo que demanda paciencia y sobre todo, innovación constante.

El concepto de policromía aún es distante para el común denominador de la población. Sin embargo, el resultado de este arte de pintar o decorar las obras con varios colores se mantiene en Cuenca gracias a los artesanos Luis Matute y Cumandá Tenemaza.

Con más de 30 años de experiencia, esta pareja de esposos le apostó a un negocio propio y al trabajo en objetos de madera pequeños, medianos y grandes. El colorido se refleja en llaveros, bateas, bomboneras, charoles, cofres, mesas, entre otros artículos decorados de manera prolija.

Luis Matute cuenta satisfecho que después de 14 años de trabajo en una fábrica de muebles pudo hacer de la artesanía su sustento de vida: “con mi esposa tomamos la decisión y lo que comenzó como un hobby, hoy es un negocio familiar”.

Proceso
El primer paso es seleccionar la materia prima como el sauce, laurel y aliso. Enseguida, se da forma a la madera para continuar con el secado, donde lo esencial es que las piezas no se partan. Para lograrlo se debe esperar entre uno y dos meses.

Tras la primera transformación y el lijado, se da forma con la yema de los dedos hasta moldear y ‘alisar’ el objeto. Luego, se procede a la policromía a través de la aplicación de colores dorado, negro, marrón, blanco y otros sobre los que se diseñan distintas figuras decorativas.

Las flores son la especialidad de Matute y Tenemaza. Luis explica que después de dibujarlas a mano y sin ningún diseño previo, se coloca una laca brillante y transparente para que la calidad de los acabados se mantenga.

Esta técnica decorativa fue aprendida de Luis Bueno, un tío de la pareja que les motivó a poner en práctica sus conocimientos que, más tarde los llevó a representar a la ciudad y al país en encuentros realizados en Colombia, República Dominicana, Costa Rica y Perú.

Las personas interesadas en conocer el arte de la policromía en madera pueden visitar la Galería de Oficios, GO, de la Casa de la Cultura, hasta el sábado 31 de agosto. (F)

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.