La fe y la música dan vida a la sinfónica Hallel

Diego Granja es un cristiano evangélico que profundiza en la música desde los 14 años de edad y, aunque su principal inspiración es el piano, su versatilidad le permite interpretar varios instrumentos e incluso componer algunos temas.

Gracias a su ingenio, junto con su hermana Talye y otros creativos de la música, han compuesto temas que son interpretados por cerca de 70 músicos que conforman la orquesta sinfónica Hallel, nombre que traducido del hebreo al español significa ‘alabanza’ o ‘alegría’, explica Granja.


Como director ejecutivo de la fundación cultural, que desde hace seis años se dedica a interpretar música cristiana evangélica vinculada al Centro Familiar Cristiano, ubicado en la intersección de las calles Gran Colombia y Octavio Cordero, comenta que han tenido una serie de presentaciones en teatros y espacios públicos de la ciudad, donde han tenido gran acogida. Pero eso no es todo, lo más importante de la orquesta sinfónica lo definió en una frase  “Dios y la música nos unen”.


Todas las familias de instrumentos han sido consideradas para la orquestación, con cerca de 50 músicos, incluido un coro conformado por 20 integrantes, principalmente niños.
Ser parte del proyecto, explica Granja, no tiene como requisito pertenecer a la organización religiosa, pueden acceder músicos de otras religiones, “que de hecho los hay”. Lo único que explican es que la música que interpretan tiene la finalidad de buscar y alabar a Cristo. Además, se requieren conocimientos en lectura de partituras y manejo de  instrumentos.
Trabajo


Tal es su compromiso, señala Granja, que hace tres años grabaron el disco ‘Tu gloria llena la tierra’. A esto se suma una escuela de arte musical y los ensayos permanentes, todos los viernes de 18:00 a 20:30.


Empezaron interpretando himnos que luego se convirtieron en temas propios que esperan pronto plasmar en un nuevo disco. Previamente, lanzarán en septiembre el tema ‘Justificados’. Además, para julio preparan una gran presentación en el teatro Carlos Cueva Tamariz. (F)

La fe y la música dan vida a la sinfónica Hallel

Gracias a su ingenio, junto con su hermana Talye y otros creativos de la música, han compuesto temas que son interpretados por cerca de 70 músicos que conforman la orquesta sinfónica Hallel, nombre que traducido del hebreo al español significa ‘alabanza’ o ‘alegría’, explica Granja.


Como director ejecutivo de la fundación cultural, que desde hace seis años se dedica a interpretar música cristiana evangélica vinculada al Centro Familiar Cristiano, ubicado en la intersección de las calles Gran Colombia y Octavio Cordero, comenta que han tenido una serie de presentaciones en teatros y espacios públicos de la ciudad, donde han tenido gran acogida. Pero eso no es todo, lo más importante de la orquesta sinfónica lo definió en una frase  “Dios y la música nos unen”.


Todas las familias de instrumentos han sido consideradas para la orquestación, con cerca de 50 músicos, incluido un coro conformado por 20 integrantes, principalmente niños.
Ser parte del proyecto, explica Granja, no tiene como requisito pertenecer a la organización religiosa, pueden acceder músicos de otras religiones, “que de hecho los hay”. Lo único que explican es que la música que interpretan tiene la finalidad de buscar y alabar a Cristo. Además, se requieren conocimientos en lectura de partituras y manejo de  instrumentos.
Trabajo


Tal es su compromiso, señala Granja, que hace tres años grabaron el disco ‘Tu gloria llena la tierra’. A esto se suma una escuela de arte musical y los ensayos permanentes, todos los viernes de 18:00 a 20:30.


Empezaron interpretando himnos que luego se convirtieron en temas propios que esperan pronto plasmar en un nuevo disco. Previamente, lanzarán en septiembre el tema ‘Justificados’. Además, para julio preparan una gran presentación en el teatro Carlos Cueva Tamariz. (F)