Marco Pesántez hace de su casa una obra de arte

El pianista y artista plástico estadounidense Peter Dudar señaló que en el evento denominado ‘Salón de Rococó’, que tendrá lugar esta noche en la casa del artista Pesántez, ubicada en la calle Tarqui 7-25 y Presidente Córdova, se recaudará fondos en beneficio de la ‘Casa María Amor’, un espacio de acogida para mujeres que sufren maltrato.

El costo de ingreso por persona será de 30 dólares e incluye vino, degustación de chocolates, guía por la casa y ser parte de un recital de piano en vivo. En este espacio, Dudar ejecutará temas de Lizt, Rajmáninov, Chopin, Bach y otros temas adaptados y de su propia autoría.

Recorrído

Un mundo de ensueño y fantasía se hizo realidad en la casa del odontólogo Marco Pesántez, quien guiado por su ingenio construyó en el tercer piso de su casa obras de arte que recorren siglos de historia. Este espacio hoy será sede de una visita guiada abierta al público.


Mientras los asistentes observan los minuciosos detalles en los que el artista ha trabajado por más de 35 años, el pianista norteamericano Peter Dudar, interpretará temas relacionados con el movimiento rococó, con el que también está vinculado el arte al que se dedica el odontólogo.


A simple vista, la casa Pesántez-Merchán no parece tener nada fuera de lo común. Emplazada en la calle Tarqui y Presidente Córdova, en el Centro Histórico de Cuenca, la planta baja es utilizada por Pesántez para su consultorio.


Una puerta contigua al ingreso a este local permite acceder a la casa del artista. Para llegar al tercer piso es necesario subir por estrechas y empinadas gradas.
De pronto, tal como el baúl del tesoro que se abre al acucioso buscador, la sala encandila la vista por el brillo, el color y sobre todo, por lo maravilloso del tallado elaborado por Pesántez.


Para modelar pisos, paredes, cielo raso, pasamanos, balcones, repisas, mesas, ventanas, marcos para cuadros, castillos y templos en miniatura, ha invertido centenares de horas, entre noches, días libres y fines de semana.


Proceso
Según el creador, inicia la construcción de sus obras con un armazón en madera que luego se convertirá en castillo a escala u otras estructuras.
A continuación pinta el objeto y comienza con los acabados que incluye alto relieve en polímero acrílico (material usado en odontología). Para diseñar los acabados, Pesántez usualmente utiliza la plastilina.


En sus creaciones puede usar madera calada, torneados, hilos dorados, resinas, entre otros materiales.
Finalmente, para los acabados con pintura usa colores dorados, plateados, verdes o blancos según la necesidad.
Con estos elementos tratados y pintados ha dado vida a millares de imágenes polícromas, arabescas o medallones. También se pueden observar maquetas de catedrales góticas con sus diminutos detalles.


La sala, el bar, el pasillo, el dormitorio e incluso el baño dejan ver la capacidad artística del odontólogo. El cielo raso, otra de las maravillas de la casa al que se ha dedicado minuciosamente, tiene detalles al puro estilo Miguel Ángel, plasmados en madera y acrílico.


En definitiva, templos barrocos de los siglos XVII y XVIII y las maravillas del arte rococó del siglo XVII han sido replicadas en este inmueble ubicado en el Centro Histórico y que pocos conocen.


Historia
Marco Pesántez tiene un talento innato para el arte. Durante su estancia en la Escuela Luis Cordero demostró su afición por la pintura con trazos que ya destacaban de aquellos que ejecutaban sus compañeros.


Su capacidad creativa no terminó allí y en los años del colegio, que los cursó en el Borja, mantuvo su inclinación por el dibujo.
Ganó premios por un dibujo del mapa del Ecuador y por una obra realizada por el Día de la Mujer.


Demostró otros talentos artísticos ganando un premio de fotografía. Pese a ello, fue la odontología la carrera profesional por la que se inclinó.
No fue sino hasta hace 35 años que decidió hacer de su casa una obra de arte construida con sus propias manos.
Al igual que este mundo de fábula, en Cuenca existen otros lugares de belleza inimaginable que el pianista Dudar quiere abrir para el disfrute de cuencanos, residentes y extranjeros. (F)

Marco Pesántez hace de su casa una obra de arte

El pianista y artista plástico estadounidense Peter Dudar señaló que en el evento denominado ‘Salón de Rococó’, que tendrá lugar esta noche en la casa del artista Pesántez, ubicada en la calle Tarqui 7-25 y Presidente Córdova, se recaudará fondos en beneficio de la ‘Casa María Amor’, un espacio de acogida para mujeres que sufren maltrato.

El costo de ingreso por persona será de 30 dólares e incluye vino, degustación de chocolates, guía por la casa y ser parte de un recital de piano en vivo. En este espacio, Dudar ejecutará temas de Lizt, Rajmáninov, Chopin, Bach y otros temas adaptados y de su propia autoría.

Recorrído

Un mundo de ensueño y fantasía se hizo realidad en la casa del odontólogo Marco Pesántez, quien guiado por su ingenio construyó en el tercer piso de su casa obras de arte que recorren siglos de historia. Este espacio hoy será sede de una visita guiada abierta al público.


Mientras los asistentes observan los minuciosos detalles en los que el artista ha trabajado por más de 35 años, el pianista norteamericano Peter Dudar, interpretará temas relacionados con el movimiento rococó, con el que también está vinculado el arte al que se dedica el odontólogo.


A simple vista, la casa Pesántez-Merchán no parece tener nada fuera de lo común. Emplazada en la calle Tarqui y Presidente Córdova, en el Centro Histórico de Cuenca, la planta baja es utilizada por Pesántez para su consultorio.


Una puerta contigua al ingreso a este local permite acceder a la casa del artista. Para llegar al tercer piso es necesario subir por estrechas y empinadas gradas.
De pronto, tal como el baúl del tesoro que se abre al acucioso buscador, la sala encandila la vista por el brillo, el color y sobre todo, por lo maravilloso del tallado elaborado por Pesántez.


Para modelar pisos, paredes, cielo raso, pasamanos, balcones, repisas, mesas, ventanas, marcos para cuadros, castillos y templos en miniatura, ha invertido centenares de horas, entre noches, días libres y fines de semana.


Proceso
Según el creador, inicia la construcción de sus obras con un armazón en madera que luego se convertirá en castillo a escala u otras estructuras.
A continuación pinta el objeto y comienza con los acabados que incluye alto relieve en polímero acrílico (material usado en odontología). Para diseñar los acabados, Pesántez usualmente utiliza la plastilina.


En sus creaciones puede usar madera calada, torneados, hilos dorados, resinas, entre otros materiales.
Finalmente, para los acabados con pintura usa colores dorados, plateados, verdes o blancos según la necesidad.
Con estos elementos tratados y pintados ha dado vida a millares de imágenes polícromas, arabescas o medallones. También se pueden observar maquetas de catedrales góticas con sus diminutos detalles.


La sala, el bar, el pasillo, el dormitorio e incluso el baño dejan ver la capacidad artística del odontólogo. El cielo raso, otra de las maravillas de la casa al que se ha dedicado minuciosamente, tiene detalles al puro estilo Miguel Ángel, plasmados en madera y acrílico.


En definitiva, templos barrocos de los siglos XVII y XVIII y las maravillas del arte rococó del siglo XVII han sido replicadas en este inmueble ubicado en el Centro Histórico y que pocos conocen.


Historia
Marco Pesántez tiene un talento innato para el arte. Durante su estancia en la Escuela Luis Cordero demostró su afición por la pintura con trazos que ya destacaban de aquellos que ejecutaban sus compañeros.


Su capacidad creativa no terminó allí y en los años del colegio, que los cursó en el Borja, mantuvo su inclinación por el dibujo.
Ganó premios por un dibujo del mapa del Ecuador y por una obra realizada por el Día de la Mujer.


Demostró otros talentos artísticos ganando un premio de fotografía. Pese a ello, fue la odontología la carrera profesional por la que se inclinó.
No fue sino hasta hace 35 años que decidió hacer de su casa una obra de arte construida con sus propias manos.
Al igual que este mundo de fábula, en Cuenca existen otros lugares de belleza inimaginable que el pianista Dudar quiere abrir para el disfrute de cuencanos, residentes y extranjeros. (F)