Logros del Movimiento Afro en 10 años de lucha

Ser reconocidos como un pueblo del Azuay es el fruto fundamental de sus reivindicaciones, sin embargo, enfrentan grandes retos como la formación de nuevos líderes e instituir un cambio de conciencia.


“El logro fundamental es que somos reconocidos como una población azuaya, porque el pueblo afro no es foráneo, no es pasajero, sino que radica en la provincia, aporta y está sujeto a derechos”. Así lo señala Nila de Aguiar, líder del Movimiento Afro del Azuay, organización que este 2019 cumple 10 años de lucha.
El Movimiento surgió de la mano de Mama Yama, originaria de Brasil e involucrada desde joven en el trabajo con comunidades del pueblo afrodescendiente en países como Perú, Bolivia y Argentina.


En los años 80 arribó al Ecuador y se radicó en Guayaquil, donde continuó con su labor en la isla Trinitaria y Guasmo Sur.
La lucha por conformar el Movimiento Afro del Azuay adquirió rostro de mujer en sus inicios y recibió el apoyo de la entonces Secretaría de Pueblos, Movimientos Sociales y Participación Ciudadana.


“Nosotros vivimos discriminación, no gozamos de nuestros derechos de una forma igualitaria, entonces nos propusimos una reivindicación y ahí empezó el Movimiento Afro del Azuay”, subraya Nila.


La líder recuerda que fueron “algunos pares de zapatos” los que hicieron falta para caminar y ponerse en contacto con algunos de los 17.000 afrodescendientes que viven en la provincia. “Era una iniciativa desde las bases, visitamos restaurantes, escuelas y los lugares donde nos decían que hay hermanos negros”.
Así, a inicios de abril de 2009 nació el Movimiento Afro con una reunión en el teatro de San Roque. “Participaron personas de Ecuador, Colombia, Senegal, Angola, Nigeria y Costa de Marfil”, indica la líder, orgullosa del trabajo realizado.


Mama Yama asegura que “el objetivo fue empezar desde un enfoque espiritual y ancestral” que les permita fortalecer sus raíces y florecer”.
Las líderes de la organización hacen hincapié en que su caminar está basado en la visión del Ubuntu, una práctica que equivale a la interculturalidad. “Es un concepto que nace en África y se trata de la camaradería, es el buen vivir”, asegura Nila.


Trabajo
El primer paso de la organización fue decir “aquí estamos” para luego empezar a trabajar en políticas y acciones dirigidas al desarrollo de su pueblo.
Si bien un logro fundamental ha sido el reconocimiento, Nila y Mama Yama enfatizan que otros de los resultados de estos 10 años de lucha, son los proyectos emblemáticos, como la Escuela de Formación Afro y el haber servido de inspiración para la creación de otros colectivos como el ‘Alonso de Illescas’.


“Los logros, para una organización sin fines de lucro y con un sistema en contra, son logros muy grandes”, subrayó Nila. Sin embargo, reconoce una debilidad “muy grande”: la formación de líderes jóvenes que no solo sean espectadores sino que se involucren en el proceso. Y es ese precisamente el mayor reto del Movimiento.


“Hay que dejar a personas capacitadas para trabajar desde lo jurídico y construir leyes que amparen a toda la población, no solo al pueblo afro”, agregó la líder.
Otro de los retos que menciona es el cambio de conciencia para salir de los estereotipos como que “los afrodescendientes saben cocinar, jugar fútbol y en lo negativo ni mencionemos”. “Como Movimiento Afro del Azuay, con ese cambio de conciencia nuestro deber estaría cumplido”, asegura Nila.


Discriminación
Mama Yama subraya que  la lucha contra la discriminación en general “no va a acabar nunca, justamente por esa diversidad”.
Sin embargo, asegura que “sí hay un cambio” porque ya se ven a funcionarios afrodescendientes y eso es gracias a un proceso organizativo en solo en el Azuay sino a nivel nacional.


En este contexto, el Movimiento Afro del Azuay hizo un llamado para que las nuevas autoridades tengan la disposición de reunirse con la población afrodescendiente y mancomunar esfuerzos para crear proyectos basados en temas de inclusión y en campañas masivas contra la discriminación. (F)
Los logros, para una organización sin fines de lucro, con un sistema en contra, son muy grandes”.


Nila de Aguiar
Líder del Movimiento Afro del Azuay
La discriminación son los rezagos del proceso mismo de la colonia, no va a acabar”.
Mama Yama
Presidenta del Movimiento Afro.
POBLACIÓN. Según el Censo de 2010, en el país, 774.486 personas se autoidentifican como afrodescendientes. De ellos, 17.000 se ubican en Azuay.
Resultados. Cualquier persona puede integrarse al Movimiento Afro. Se ubica en la Casa del Migrante, en la calle Honorato Vásquez.
LLAMADO. El Movimiento hizo un llamado para que las nuevas autoridades tengan disposición de reunirse con la población afro y crear proyectos conjuntos.

Logros del Movimiento Afro en 10 años de lucha

Ser reconocidos como un pueblo del Azuay es el fruto fundamental de sus reivindicaciones, sin embargo, enfrentan grandes retos como la formación de nuevos líderes e instituir un cambio de conciencia.


“El logro fundamental es que somos reconocidos como una población azuaya, porque el pueblo afro no es foráneo, no es pasajero, sino que radica en la provincia, aporta y está sujeto a derechos”. Así lo señala Nila de Aguiar, líder del Movimiento Afro del Azuay, organización que este 2019 cumple 10 años de lucha.
El Movimiento surgió de la mano de Mama Yama, originaria de Brasil e involucrada desde joven en el trabajo con comunidades del pueblo afrodescendiente en países como Perú, Bolivia y Argentina.


En los años 80 arribó al Ecuador y se radicó en Guayaquil, donde continuó con su labor en la isla Trinitaria y Guasmo Sur.
La lucha por conformar el Movimiento Afro del Azuay adquirió rostro de mujer en sus inicios y recibió el apoyo de la entonces Secretaría de Pueblos, Movimientos Sociales y Participación Ciudadana.


“Nosotros vivimos discriminación, no gozamos de nuestros derechos de una forma igualitaria, entonces nos propusimos una reivindicación y ahí empezó el Movimiento Afro del Azuay”, subraya Nila.


La líder recuerda que fueron “algunos pares de zapatos” los que hicieron falta para caminar y ponerse en contacto con algunos de los 17.000 afrodescendientes que viven en la provincia. “Era una iniciativa desde las bases, visitamos restaurantes, escuelas y los lugares donde nos decían que hay hermanos negros”.
Así, a inicios de abril de 2009 nació el Movimiento Afro con una reunión en el teatro de San Roque. “Participaron personas de Ecuador, Colombia, Senegal, Angola, Nigeria y Costa de Marfil”, indica la líder, orgullosa del trabajo realizado.


Mama Yama asegura que “el objetivo fue empezar desde un enfoque espiritual y ancestral” que les permita fortalecer sus raíces y florecer”.
Las líderes de la organización hacen hincapié en que su caminar está basado en la visión del Ubuntu, una práctica que equivale a la interculturalidad. “Es un concepto que nace en África y se trata de la camaradería, es el buen vivir”, asegura Nila.


Trabajo
El primer paso de la organización fue decir “aquí estamos” para luego empezar a trabajar en políticas y acciones dirigidas al desarrollo de su pueblo.
Si bien un logro fundamental ha sido el reconocimiento, Nila y Mama Yama enfatizan que otros de los resultados de estos 10 años de lucha, son los proyectos emblemáticos, como la Escuela de Formación Afro y el haber servido de inspiración para la creación de otros colectivos como el ‘Alonso de Illescas’.


“Los logros, para una organización sin fines de lucro y con un sistema en contra, son logros muy grandes”, subrayó Nila. Sin embargo, reconoce una debilidad “muy grande”: la formación de líderes jóvenes que no solo sean espectadores sino que se involucren en el proceso. Y es ese precisamente el mayor reto del Movimiento.


“Hay que dejar a personas capacitadas para trabajar desde lo jurídico y construir leyes que amparen a toda la población, no solo al pueblo afro”, agregó la líder.
Otro de los retos que menciona es el cambio de conciencia para salir de los estereotipos como que “los afrodescendientes saben cocinar, jugar fútbol y en lo negativo ni mencionemos”. “Como Movimiento Afro del Azuay, con ese cambio de conciencia nuestro deber estaría cumplido”, asegura Nila.


Discriminación
Mama Yama subraya que  la lucha contra la discriminación en general “no va a acabar nunca, justamente por esa diversidad”.
Sin embargo, asegura que “sí hay un cambio” porque ya se ven a funcionarios afrodescendientes y eso es gracias a un proceso organizativo en solo en el Azuay sino a nivel nacional.


En este contexto, el Movimiento Afro del Azuay hizo un llamado para que las nuevas autoridades tengan la disposición de reunirse con la población afrodescendiente y mancomunar esfuerzos para crear proyectos basados en temas de inclusión y en campañas masivas contra la discriminación. (F)
Los logros, para una organización sin fines de lucro, con un sistema en contra, son muy grandes”.


Nila de Aguiar
Líder del Movimiento Afro del Azuay
La discriminación son los rezagos del proceso mismo de la colonia, no va a acabar”.
Mama Yama
Presidenta del Movimiento Afro.
POBLACIÓN. Según el Censo de 2010, en el país, 774.486 personas se autoidentifican como afrodescendientes. De ellos, 17.000 se ubican en Azuay.
Resultados. Cualquier persona puede integrarse al Movimiento Afro. Se ubica en la Casa del Migrante, en la calle Honorato Vásquez.
LLAMADO. El Movimiento hizo un llamado para que las nuevas autoridades tengan disposición de reunirse con la población afro y crear proyectos conjuntos.