Libro revela la creatividad de la ‘lengua morlaca’

FOTO: EL TIEMPO

El filólogo cuencano Oswaldo Encalada lanza una nueva edición del libro-diccionario que recoge términos y expresiones usados con frecuencia en el habla de los cuencanos y que se han vuelto parte de su cultura. El autor se define como un fanático recolector de palabras, presto a escuchar.

El primer diccionario de habla cuencana ha aumentado su glosario y ya está .

La nueva edición, del filólogo cuencano Oswaldo Encalada como el principal investigador, reúne cerca de 2.000 palabras y frases que caracterizan el habla local.

La reedición de la obra ‘La lengua morlaca’ cuenta con aditamentos como la introducción, en la que se detallan las razones del “especial cantadito cuencano” y las zonas geográficas en las que “también se canta”.

Según el autor, la obra además incluye hipocorísticos, es decir, aquellos apelativos cariñosos, familiares o eufemísticos usados para suplantar a un nombre real, y que son elementos importantes para enriquecer y ayudar a los cuencanos a reconocerse en el habla.
Para Encalada, cada palabra ha sido un feliz descubrimiento.

El filólogo toma el nuevo libro y hojea las páginas. Con su dedo índice repasa de arriba abajo, una a una las palabras, y encuentra una de las más llamativas: ‘vendemucha’.

El escritor, exdocente e investigador explica que corresponde al grupo de las palabras híbridas, como aquellas que entrelazan el idioma quichua con el español.

Vende-rentar y muchar-besar en quichua, por lo tanto se entiende como ‘la prostituta’, explica el autor.

Un 65 por ciento de las palabras corresponde al español, de corte antiguo; un 15 por ciento a palabras quichua y un 20 por ciento a palabras híbridas, es decir, una mezcla de español y quichua.

Para garantizar el uso y la existencia de las palabras que conforman el diccionario de la lengua morlaca, Encalada se ha valido de ejemplos literarios plasmados en libros de poesía, narración, cuento, relato, entre otros, de autores como Carlos Aguilar Vázquez, Carlos Álvarez Pasos, Alfonso Andrade, Diego Arteaga, Manuel J. Calle, Eliécer Cárdenas, Mary Corylé, Jorge Dávila Vázquez, Efraín Jara Idrovo.

Gracias a este aporte, el 90 por ciento de las palabras y frases del libro incluyen su uso literario.

Según el autor, la iniciativa es fundamental para la conservación de las palabras y sobre todo “del cantadito cuencano, algo tan especial”.

Cantado
Para el investigador, este cantado es la única herencia que pervive de la extinta lengua cañari.

Encalada, por su formación linguística, siempre está atento y apunta lo que escucha en el bus, en la calle, “me interesa lo que la gente dice y cómo lo dice”. Por esa razón, recopilar las palabras de la nueva edición “fue más fácil”.

Adelantó que al final de la obra existe una alabanza al cantado cuencano, “el más hermoso que he leído hasta ahora”, agregó. (F)

El filólogo Oswaldo Encalada explica el significado de algunas de las palabras que forman parte de la segunda edición del libro titulado ‘La lengua morlaca’.

Diccionario
-Abran cancha Petición u orden que se da, con la finalidad de conseguir que se despeje un sitio para realizar una actividad.
-Cainar Demorarse excesivamente en una actividad o en un lugar. Es palabra provenientes del quichua ‘caina’, que significa ‘ayer’.
-Chinchoso El que se queja, reclama y se incomoda de todo por cualquier cosa insignificante.
-Helaque Esta forma, que parece extravagante o vulgar, nada tiene de ello. Es un término cuyo sentido es ‘aquí está, toma’.
-Mande Cuando alguien llama a una persona, se puede medir el grado de confianza y hasta el nivel de estatus entre ellas.
-Ni a bala Frase con que se asegura que algo no ha de hacerse de ningún modo.
-Marca devuelve Frase humorística con la que acentuamos la idea de que aquello que prestamos debe ser devuelto.
-Plastasiqui Término que se podría traducir como ‘sentadote’.
-Diablo cuaresmero Individuo joven que en los días de las cuaresma se dedica a mortificar a las personas.

Fabián Campoverde S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Libro revela la creatividad de la ‘lengua morlaca’

FOTO: EL TIEMPO

El filólogo cuencano Oswaldo Encalada lanza una nueva edición del libro-diccionario que recoge términos y expresiones usados con frecuencia en el habla de los cuencanos y que se han vuelto parte de su cultura. El autor se define como un fanático recolector de palabras, presto a escuchar.

El primer diccionario de habla cuencana ha aumentado su glosario y ya está .

La nueva edición, del filólogo cuencano Oswaldo Encalada como el principal investigador, reúne cerca de 2.000 palabras y frases que caracterizan el habla local.

La reedición de la obra ‘La lengua morlaca’ cuenta con aditamentos como la introducción, en la que se detallan las razones del “especial cantadito cuencano” y las zonas geográficas en las que “también se canta”.

Según el autor, la obra además incluye hipocorísticos, es decir, aquellos apelativos cariñosos, familiares o eufemísticos usados para suplantar a un nombre real, y que son elementos importantes para enriquecer y ayudar a los cuencanos a reconocerse en el habla.
Para Encalada, cada palabra ha sido un feliz descubrimiento.

El filólogo toma el nuevo libro y hojea las páginas. Con su dedo índice repasa de arriba abajo, una a una las palabras, y encuentra una de las más llamativas: ‘vendemucha’.

El escritor, exdocente e investigador explica que corresponde al grupo de las palabras híbridas, como aquellas que entrelazan el idioma quichua con el español.

Vende-rentar y muchar-besar en quichua, por lo tanto se entiende como ‘la prostituta’, explica el autor.

Un 65 por ciento de las palabras corresponde al español, de corte antiguo; un 15 por ciento a palabras quichua y un 20 por ciento a palabras híbridas, es decir, una mezcla de español y quichua.

Para garantizar el uso y la existencia de las palabras que conforman el diccionario de la lengua morlaca, Encalada se ha valido de ejemplos literarios plasmados en libros de poesía, narración, cuento, relato, entre otros, de autores como Carlos Aguilar Vázquez, Carlos Álvarez Pasos, Alfonso Andrade, Diego Arteaga, Manuel J. Calle, Eliécer Cárdenas, Mary Corylé, Jorge Dávila Vázquez, Efraín Jara Idrovo.

Gracias a este aporte, el 90 por ciento de las palabras y frases del libro incluyen su uso literario.

Según el autor, la iniciativa es fundamental para la conservación de las palabras y sobre todo “del cantadito cuencano, algo tan especial”.

Cantado
Para el investigador, este cantado es la única herencia que pervive de la extinta lengua cañari.

Encalada, por su formación linguística, siempre está atento y apunta lo que escucha en el bus, en la calle, “me interesa lo que la gente dice y cómo lo dice”. Por esa razón, recopilar las palabras de la nueva edición “fue más fácil”.

Adelantó que al final de la obra existe una alabanza al cantado cuencano, “el más hermoso que he leído hasta ahora”, agregó. (F)

El filólogo Oswaldo Encalada explica el significado de algunas de las palabras que forman parte de la segunda edición del libro titulado ‘La lengua morlaca’.

Diccionario
-Abran cancha Petición u orden que se da, con la finalidad de conseguir que se despeje un sitio para realizar una actividad.
-Cainar Demorarse excesivamente en una actividad o en un lugar. Es palabra provenientes del quichua ‘caina’, que significa ‘ayer’.
-Chinchoso El que se queja, reclama y se incomoda de todo por cualquier cosa insignificante.
-Helaque Esta forma, que parece extravagante o vulgar, nada tiene de ello. Es un término cuyo sentido es ‘aquí está, toma’.
-Mande Cuando alguien llama a una persona, se puede medir el grado de confianza y hasta el nivel de estatus entre ellas.
-Ni a bala Frase con que se asegura que algo no ha de hacerse de ningún modo.
-Marca devuelve Frase humorística con la que acentuamos la idea de que aquello que prestamos debe ser devuelto.
-Plastasiqui Término que se podría traducir como ‘sentadote’.
-Diablo cuaresmero Individuo joven que en los días de las cuaresma se dedica a mortificar a las personas.

Fabián Campoverde S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.