Las lenguas indígenas preservan la sabiduría

La globalización y el fallecimiento de los miembros más antiguos de las comunidades provoca que cada vez existan menos dialectos maternos. El objetivo de la organización internacional de las Naciones Unidas es que se enseñen las lenguas nativas a las generaciones más jóvenes.
FOTO: Archivo EL TIEMPO

La lengua es el principal instrumento para la comunicación entre las personas porque encierra la historia de los pueblos del mundo y cómo su cultura y tradiciones pasan de una generación a otra.

“Es el corazón y la razón de ser de una civilización; el resultado de procesos históricos que han configurado su memoria y filosofía”, indicó Ariruma Kowii, catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar, UASB.

El especialista en estudios culturales cree que las lenguas indígenas y su sabiduría ayudarán a recuperar la humanidad de las sociedades modernas que están empeñadas en destruir el ambiente.

“Su filosofía de vida nos enseña el cuidado hacia la naturaleza, las fuentes de agua y los recursos naturales que necesitamos para vivir”. Pese a su importancia, el 40 por ciento de las lenguas indígenas y sus culturas en el mundo están en serio riesgo de perderse para siempre, por el proceso de globalización y la poca población originaria que las practica.

Las Lenguas Indígenas

Por eso, la Organización de Naciones Unidas, ONU, declaró a 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, para crear conciencia sobre la problemática mundial y generar una labor de todos los países por protegerlas y revitalizarlas, con el fin de promover mejores condiciones para quienes las hablan. El objetivo de la organización internacional es que se enseñen las lenguas nativas a las generaciones más jóvenes.

“Los conocimientos indígenas integran un sistema cultural que combina la lengua, sistemas de clasificación, prácticas de utilización de recursos, interacción social, rituales y espiritualidad”, afirmó Saadia Sánchez, representante de la Unesco en Ecuador.

Recalcó que una lengua desaparece cuando se extinguen sus hablantes, o dejan de utilizarla para expresarse en otra que es más hablada por un grupo preponderante.

“Los factores externos que amenazan a las lenguas pueden tomar forma de sojuzgamiento de índole económica, religiosa, cultural, educativa e incluso militar que propende al dominio de la comunicación en esos lugares”. Para que una lengua pueda sobrevivir en el tiempo, se estima necesaria una base de al menos 100.000 hablantes.

Según el canciller subrogante Andrés Terán: “Una lengua muere cada 14 días; entre 2012 y 2017 se extinguieron dos en el país, al morir en ese lapso las dos últimas personas que las hablaban”.

En la actualidad solo 600 lenguas cumplen este requisito; y de ellas, alrededor de 200 tienen cerca de un millón de oradores. “Con la pérdida de una lengua desaparecen las tradiciones, recuerdos, modalidades únicas de pensamiento y expresión, recursos valiosos y necesarios para lograr un futuro mejor”, afirmó Ángel Tipán, presidente del Consejo Nacional para la Igualdad de Pueblos y Nacionalidades.

El funcionario considera que la sociedad aún es excluyente y racista con quienes no son iguales. “Por eso hay indígenas incómodos y no hablan su dialecto originario sino la lengua que predomina, generalmente el castellano”.

Para él, la única forma de revitalizar las lenguas indígenas -en el país- es a través de alianzas con gobiernos descentralizados a fin de desarrollar acciones que permitan visibilizarlas y revalorarlas.

“Es necesario trabajar en territorio a través de los municipios porque ellos pueden crear ordenanzas y resoluciones para dar espacio a la cultura indígena”, precisa.

Considera también que desde la Secretaría de Educación Intercultural Bilingüe, adscrita al ministerio del ramo, se pueden producir materiales de lectura que recojan cuentos, historias o mitos de lenguas ancestrales.

Otra forma de impulsar la existencia de los dialectos maternos, es a través del cumplimiento de la Constitución, que reconoce al Estado ecuatoriano como intercultural y plurinacional. Ariruma cree necesaria la formación de profesores en didáctica de las lenguas, políticas y planificación lingüísticas orientadas a su desarrollo y fortalecimiento, y no solo a preservarlas.

Al momento la cartera de Educación desarrolla actividades enfocadas en precautelar la riqueza lingüística, como la formación de investigadores en lenguas de las nacionalidades y la repotenciación de las instituciones interculturales bilingües. Hay la estandarización del currículo de cada nacionalidad en su propia lengua, y la implementación del Calendario Ecuatorial Andino en el sistema educativo. (I)

DATOS
-El objetivo. La organización internacional de las Naciones Unidas intenta que se enseñen las lenguas nativas a las generaciones más jóvenes.
-En riesgo. El 40 por ciento de las lenguas indígenas y sus culturas en el mundo están en serio riesgo de perderse para siempre.
-La lengua. La lengua es el principal instrumento para la comunicación entre las personas porque encierra la historia de los pueblos del mundo.

LA CIFRA
100
mil hablantes se necesitan para que una lengua sobreviva en el tiempo.

Catorce lenguas indígenas están en riesgo de desaparecer

En Ecuador hay 14 lenguas indígenas y todas tienen un grado de vulnerabilidad. Incluso el kichwa, uno de los dialectos más utilizados -que desplazó a otros idiomas ancestrales- podría desaparecer si las nuevas generaciones no lo usan en su diario vivir. Así explicó el director del Instituto de Idiomas, Ciencias y Saberes Ancestrales, IICSA, Luis Males, organismo encargado de defender la conservación de las lenguas indígenas. “En general ninguna de las lenguas tiene un grado de vitalidad alto y hay algunos riesgos. La lengua andoa, por ejemplo, ya está extinta. Sí tenemos algunos registros audiovisuales y fenomenológicos de esta, pero hablantes no existen. Otra que está en riesgo es la lengua sápara”. “Hace medio año uno de los que realmente manejaba la lengua falleció y en este contexto hemos hecho un acercamiento a la ciudad y detectado tres hablantes, que no son fluidos. Con esto decimos que las 14 lenguas que existen en Ecuador están en riesgo de desaparecer”, aseguró Males. El estudio “Vitalidad y peligro de desaparición de las lenguas”, realizado en 2003 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), señala que “una lengua está en peligro cuando sus hablantes dejan de utilizarla, cuando la usan en un número más reducido de ámbitos de comunicación y cuando dejan de transmitirla de una generación a otra. Es decir, cuando no hay nuevos hablantes, ni adultos ni niños”. (I)

Verónica Naranjo Hidalgo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Las lenguas indígenas preservan la sabiduría

FOTO: Archivo EL TIEMPO

La lengua es el principal instrumento para la comunicación entre las personas porque encierra la historia de los pueblos del mundo y cómo su cultura y tradiciones pasan de una generación a otra.

“Es el corazón y la razón de ser de una civilización; el resultado de procesos históricos que han configurado su memoria y filosofía”, indicó Ariruma Kowii, catedrático de la Universidad Andina Simón Bolívar, UASB.

El especialista en estudios culturales cree que las lenguas indígenas y su sabiduría ayudarán a recuperar la humanidad de las sociedades modernas que están empeñadas en destruir el ambiente.

“Su filosofía de vida nos enseña el cuidado hacia la naturaleza, las fuentes de agua y los recursos naturales que necesitamos para vivir”. Pese a su importancia, el 40 por ciento de las lenguas indígenas y sus culturas en el mundo están en serio riesgo de perderse para siempre, por el proceso de globalización y la poca población originaria que las practica.

Las Lenguas Indígenas

Por eso, la Organización de Naciones Unidas, ONU, declaró a 2019 como el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, para crear conciencia sobre la problemática mundial y generar una labor de todos los países por protegerlas y revitalizarlas, con el fin de promover mejores condiciones para quienes las hablan. El objetivo de la organización internacional es que se enseñen las lenguas nativas a las generaciones más jóvenes.

“Los conocimientos indígenas integran un sistema cultural que combina la lengua, sistemas de clasificación, prácticas de utilización de recursos, interacción social, rituales y espiritualidad”, afirmó Saadia Sánchez, representante de la Unesco en Ecuador.

Recalcó que una lengua desaparece cuando se extinguen sus hablantes, o dejan de utilizarla para expresarse en otra que es más hablada por un grupo preponderante.

“Los factores externos que amenazan a las lenguas pueden tomar forma de sojuzgamiento de índole económica, religiosa, cultural, educativa e incluso militar que propende al dominio de la comunicación en esos lugares”. Para que una lengua pueda sobrevivir en el tiempo, se estima necesaria una base de al menos 100.000 hablantes.

Según el canciller subrogante Andrés Terán: “Una lengua muere cada 14 días; entre 2012 y 2017 se extinguieron dos en el país, al morir en ese lapso las dos últimas personas que las hablaban”.

En la actualidad solo 600 lenguas cumplen este requisito; y de ellas, alrededor de 200 tienen cerca de un millón de oradores. “Con la pérdida de una lengua desaparecen las tradiciones, recuerdos, modalidades únicas de pensamiento y expresión, recursos valiosos y necesarios para lograr un futuro mejor”, afirmó Ángel Tipán, presidente del Consejo Nacional para la Igualdad de Pueblos y Nacionalidades.

El funcionario considera que la sociedad aún es excluyente y racista con quienes no son iguales. “Por eso hay indígenas incómodos y no hablan su dialecto originario sino la lengua que predomina, generalmente el castellano”.

Para él, la única forma de revitalizar las lenguas indígenas -en el país- es a través de alianzas con gobiernos descentralizados a fin de desarrollar acciones que permitan visibilizarlas y revalorarlas.

“Es necesario trabajar en territorio a través de los municipios porque ellos pueden crear ordenanzas y resoluciones para dar espacio a la cultura indígena”, precisa.

Considera también que desde la Secretaría de Educación Intercultural Bilingüe, adscrita al ministerio del ramo, se pueden producir materiales de lectura que recojan cuentos, historias o mitos de lenguas ancestrales.

Otra forma de impulsar la existencia de los dialectos maternos, es a través del cumplimiento de la Constitución, que reconoce al Estado ecuatoriano como intercultural y plurinacional. Ariruma cree necesaria la formación de profesores en didáctica de las lenguas, políticas y planificación lingüísticas orientadas a su desarrollo y fortalecimiento, y no solo a preservarlas.

Al momento la cartera de Educación desarrolla actividades enfocadas en precautelar la riqueza lingüística, como la formación de investigadores en lenguas de las nacionalidades y la repotenciación de las instituciones interculturales bilingües. Hay la estandarización del currículo de cada nacionalidad en su propia lengua, y la implementación del Calendario Ecuatorial Andino en el sistema educativo. (I)

DATOS
-El objetivo. La organización internacional de las Naciones Unidas intenta que se enseñen las lenguas nativas a las generaciones más jóvenes.
-En riesgo. El 40 por ciento de las lenguas indígenas y sus culturas en el mundo están en serio riesgo de perderse para siempre.
-La lengua. La lengua es el principal instrumento para la comunicación entre las personas porque encierra la historia de los pueblos del mundo.

LA CIFRA
100
mil hablantes se necesitan para que una lengua sobreviva en el tiempo.

Catorce lenguas indígenas están en riesgo de desaparecer

En Ecuador hay 14 lenguas indígenas y todas tienen un grado de vulnerabilidad. Incluso el kichwa, uno de los dialectos más utilizados -que desplazó a otros idiomas ancestrales- podría desaparecer si las nuevas generaciones no lo usan en su diario vivir. Así explicó el director del Instituto de Idiomas, Ciencias y Saberes Ancestrales, IICSA, Luis Males, organismo encargado de defender la conservación de las lenguas indígenas. “En general ninguna de las lenguas tiene un grado de vitalidad alto y hay algunos riesgos. La lengua andoa, por ejemplo, ya está extinta. Sí tenemos algunos registros audiovisuales y fenomenológicos de esta, pero hablantes no existen. Otra que está en riesgo es la lengua sápara”. “Hace medio año uno de los que realmente manejaba la lengua falleció y en este contexto hemos hecho un acercamiento a la ciudad y detectado tres hablantes, que no son fluidos. Con esto decimos que las 14 lenguas que existen en Ecuador están en riesgo de desaparecer”, aseguró Males. El estudio “Vitalidad y peligro de desaparición de las lenguas”, realizado en 2003 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), señala que “una lengua está en peligro cuando sus hablantes dejan de utilizarla, cuando la usan en un número más reducido de ámbitos de comunicación y cuando dejan de transmitirla de una generación a otra. Es decir, cuando no hay nuevos hablantes, ni adultos ni niños”. (I)

Verónica Naranjo Hidalgo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.