La placenta tiene sus rituales en la zona andina

Miguel Arévalo El Tiempo Patricia Naula [email protected]

En el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, el Museo Pumapungo acogió la muestra ‘El Bosque de la Vida’, con el fin de rememorar las prácticas ancestrales que honran a la placenta.


El mural ‘El Bosque de la Vida’, hecho a base de impresión de placentas, se expone en el Museo Pumapungo.
El artista Bruno Castillo durante la inauguración del mural ‘El Bosque de la Vida’.


“Recordar el valor de la placenta es recordar el carácter sagrado del nacimiento y de parir”, expresó la partera Carmen Susana Siavichay durante la exposición del mural ‘El Bosque de la Vida’. Esta obra, hecha a base de la impresión de unas 50 placentas, se inauguró la noche del lunes en la Biblioteca Víctor Manuel Albornoz del Museo Pumapungo, como evento de celebración de la Semana Mundial del Parto Respetado. “Este bosque intenta rememorar las prácticas ancestrales y el hecho de que nuestros antiguos nunca desecharon la placenta,  un órgano prodigioso que en muchas culturas se le conoce como una guardiana de la vida”, aseguró Siavichay.


Y es que en la cosmovisión andina, el parto es todo un ritual. Las matronas, de acuerdo con sus saberes y tradiciones, dan la bienvenida al recién nacido y atienden a la madre.


“En la zona andina hay un ritual antiquísimo; es enterrar la placenta con plantas como romero, ruda, artemisa, marco y pepas de huairuro y sobre ese entierro plantar un árbol fuerte, entonces ese bebé  va a estar protegido y resguardado y esa placenta, que es la conexión con el cosmos, también va a estar resguardada”, indicó Siavichay,  partera profesional y fundadora del “Espacio Co-Escucha” donde se defiende el parto respetado.


Creencias
En los pueblos andinos  se da la tendencia cultural de personificar la placenta, en este sentido se entiende  la importancia de los ritos asociados al entierro.
En la provincia de Imbabura, en pueblos como Otavalo, las familias conversaban con anticipación qué se iba a hacer con la placenta. “Después del parto se recibía la placenta con solemnidad y un pedazo lo enterraban en el fogón para que el niño sea apegado a la casa y a sus padres, mientras que la otra mitad era enterrada en la chacra, para pedir a la Pacha Mama que haya una buena producción”, explicó Zoila Herembás, tecnóloga en Medicina Andina de la Universidad Jatun Yachay Wasi, de Riobamba.


Según taita Luis Enrique Cachiguango, conocedor de las culturas indígenas, enterrar la placenta junto al fogón o en las cercanías de la casa bajo un árbol “ayuda a la persona a nunca olvidar de dónde viene y por eso los pueblos indígenas son muy apegados a sus tierras”.


A su vez, Siavichay recordó que el pueblo mapuche de Chile tiene la tradición de enterrar la placenta junto con plantas; y en México, en las comunidades rurales se entierra en el fogón de la casa para “que el espíritu del bebe se mantenga cálido y resguardado”. Destacó que en China es milenaria la medicina placentaria, pues se usa para hacer medicamentos y para mantener la salud de la mujer en el postparto. (F)


Tecnóloga en Medicina Andina
TRABAJO. El mural ‘El Bosque de la Vida’, que plasma unas 50 placentas, fue elaborado por los artistas Bruno Castillo y Ximena Montesinos.
evento. Del 13 al 19 de mayo se cumple la Semana Mundial del Parto Respetado. El espacio ‘Co-Escucha’ celebra bajo el lema “el poder de parir está en ti”.
apoyo. El parto con pertinencia intercultural se atiende en los centros de salud Mariano Estrella, Distrito Cuenca Norte y Carlos Elizalde Distrito Sur.

Más mujeres  solicitan llevar la placenta después del alumbramiento
En el Centro de Salud Carlos Elizalde del Distrito Sur de Cuenca se ha señalado un aumento en la cifra de madres que solicitan la placenta para llevar. Entre enero y abril de 2018, un total de 11 mujeres pidieron la placenta, mientras que en el mismo periodo de este año, suman 16. Y en todo el 2018 se registraron 39 entregas de la placenta en el mencionado centro de salud.


El parto en libre posición con pertinencia intercultural es una práctica a la cual las madres acceden también en el Centro de Salud Mariano Estrella, en el Distrito Cuenca Norte, donde hay nueve parteras legitimadas por la comunidad, y quienes trabajan en conjunto con los médicos para atender a las parturientas que opten por un parto ancestral, ya sea de pie, de cuclillas, sentadas o de rodillas.


“La petición de la placenta se contempla en el parto intercultural, se respeta las tradiciones de las mujeres que quieren aplicar sus costumbres”, expresó Carmen Susana Siavichay, partera que se preparó en México. (F)

La placenta tiene sus rituales en la zona andina

Miguel Arévalo El Tiempo Patricia Naula [email protected]

En el marco de la Semana Mundial del Parto Respetado, el Museo Pumapungo acogió la muestra ‘El Bosque de la Vida’, con el fin de rememorar las prácticas ancestrales que honran a la placenta.


El mural ‘El Bosque de la Vida’, hecho a base de impresión de placentas, se expone en el Museo Pumapungo.
El artista Bruno Castillo durante la inauguración del mural ‘El Bosque de la Vida’.


“Recordar el valor de la placenta es recordar el carácter sagrado del nacimiento y de parir”, expresó la partera Carmen Susana Siavichay durante la exposición del mural ‘El Bosque de la Vida’. Esta obra, hecha a base de la impresión de unas 50 placentas, se inauguró la noche del lunes en la Biblioteca Víctor Manuel Albornoz del Museo Pumapungo, como evento de celebración de la Semana Mundial del Parto Respetado. “Este bosque intenta rememorar las prácticas ancestrales y el hecho de que nuestros antiguos nunca desecharon la placenta,  un órgano prodigioso que en muchas culturas se le conoce como una guardiana de la vida”, aseguró Siavichay.


Y es que en la cosmovisión andina, el parto es todo un ritual. Las matronas, de acuerdo con sus saberes y tradiciones, dan la bienvenida al recién nacido y atienden a la madre.


“En la zona andina hay un ritual antiquísimo; es enterrar la placenta con plantas como romero, ruda, artemisa, marco y pepas de huairuro y sobre ese entierro plantar un árbol fuerte, entonces ese bebé  va a estar protegido y resguardado y esa placenta, que es la conexión con el cosmos, también va a estar resguardada”, indicó Siavichay,  partera profesional y fundadora del “Espacio Co-Escucha” donde se defiende el parto respetado.


Creencias
En los pueblos andinos  se da la tendencia cultural de personificar la placenta, en este sentido se entiende  la importancia de los ritos asociados al entierro.
En la provincia de Imbabura, en pueblos como Otavalo, las familias conversaban con anticipación qué se iba a hacer con la placenta. “Después del parto se recibía la placenta con solemnidad y un pedazo lo enterraban en el fogón para que el niño sea apegado a la casa y a sus padres, mientras que la otra mitad era enterrada en la chacra, para pedir a la Pacha Mama que haya una buena producción”, explicó Zoila Herembás, tecnóloga en Medicina Andina de la Universidad Jatun Yachay Wasi, de Riobamba.


Según taita Luis Enrique Cachiguango, conocedor de las culturas indígenas, enterrar la placenta junto al fogón o en las cercanías de la casa bajo un árbol “ayuda a la persona a nunca olvidar de dónde viene y por eso los pueblos indígenas son muy apegados a sus tierras”.


A su vez, Siavichay recordó que el pueblo mapuche de Chile tiene la tradición de enterrar la placenta junto con plantas; y en México, en las comunidades rurales se entierra en el fogón de la casa para “que el espíritu del bebe se mantenga cálido y resguardado”. Destacó que en China es milenaria la medicina placentaria, pues se usa para hacer medicamentos y para mantener la salud de la mujer en el postparto. (F)


Tecnóloga en Medicina Andina
TRABAJO. El mural ‘El Bosque de la Vida’, que plasma unas 50 placentas, fue elaborado por los artistas Bruno Castillo y Ximena Montesinos.
evento. Del 13 al 19 de mayo se cumple la Semana Mundial del Parto Respetado. El espacio ‘Co-Escucha’ celebra bajo el lema “el poder de parir está en ti”.
apoyo. El parto con pertinencia intercultural se atiende en los centros de salud Mariano Estrella, Distrito Cuenca Norte y Carlos Elizalde Distrito Sur.

Más mujeres  solicitan llevar la placenta después del alumbramiento
En el Centro de Salud Carlos Elizalde del Distrito Sur de Cuenca se ha señalado un aumento en la cifra de madres que solicitan la placenta para llevar. Entre enero y abril de 2018, un total de 11 mujeres pidieron la placenta, mientras que en el mismo periodo de este año, suman 16. Y en todo el 2018 se registraron 39 entregas de la placenta en el mencionado centro de salud.


El parto en libre posición con pertinencia intercultural es una práctica a la cual las madres acceden también en el Centro de Salud Mariano Estrella, en el Distrito Cuenca Norte, donde hay nueve parteras legitimadas por la comunidad, y quienes trabajan en conjunto con los médicos para atender a las parturientas que opten por un parto ancestral, ya sea de pie, de cuclillas, sentadas o de rodillas.


“La petición de la placenta se contempla en el parto intercultural, se respeta las tradiciones de las mujeres que quieren aplicar sus costumbres”, expresó Carmen Susana Siavichay, partera que se preparó en México. (F)