La magia de la ópera china

Al parecer el tiempo retrocedió 400 años, la noche del pasado jueves, en el coliseo Jefferson Pérez, donde se presentó la Ópera Wu de China. La obra la dirigió el maestro Wang Yiping, con 50 años de experiencia
La pieza de la daza del Dragón, en el que los movimientos fueron sincronizados representando diversas figuras.

Cuenca. Una voz con acento chino, anunciaba el inicio del espectáculo, las luces se apagan y el sonido de un tambor y de los platillos, daban comienzo a la presentación de la Compañía Wu, originaria de la provincia de Zhejian.

 

 

En medio del silencio, de un ambiente de suspenso, aparece un hombre con traje negro, mientras se escucha la frase "observarán un espectáculo lleno de magia e impresionante". Rápidamente el personaje, efectúa una serie de movimientos, quien hace el juego de cambiar su máscara ocho veces.

 

 

En tanto el público muestra su satisfacción, unos aplauden, otros se paran en señal de que la representación es única, una verdadera magia.

 

 

Serpiente

 

 

El momento del amor, había llegado con la presentación de la pieza Puente roto, donde dos chinitas aparecen con sus atuendos verdes y blancos que representaban a las serpientes, y un chino se enamora de ellas.

 

 

El sonido fuerte de los platillos hace que Blanca Piedra una de las espectadoras, se pregunte qué seguirá. Entonces aparecen dos chinos que representan a unos generales y se empieza a escuchar la resonancia de las espadas, los personajes se encontraban en la pieza Hostería en la encrucijada, en una pelea a oscuras.

 

 

Una expresión de susto se oye, es la niña Alexandra Quihspe, quien con su inocencia le pregunta a su madre si son de verdad los chinitos o son juguetes.

 

 

Una brisa se siente en el ambiente, presagio de algo grande, en medio de la luminosidad del escenario, se presenta un dragón con nueve partes, era el momento crucial de la Ópera Wu, nueve bailarines efectúan movimientos repetidos que simbolizan el premio más alto, la Flor de Montaña.

 

 

Rápidamente los aplausos del público se escuchan, algunos asistentes se acercan a tomarse fotos y a pedir autógrafos al elenco.

La magia de la ópera china

La pieza de la daza del Dragón, en el que los movimientos fueron sincronizados representando diversas figuras.

Cuenca. Una voz con acento chino, anunciaba el inicio del espectáculo, las luces se apagan y el sonido de un tambor y de los platillos, daban comienzo a la presentación de la Compañía Wu, originaria de la provincia de Zhejian.

 

 

En medio del silencio, de un ambiente de suspenso, aparece un hombre con traje negro, mientras se escucha la frase "observarán un espectáculo lleno de magia e impresionante". Rápidamente el personaje, efectúa una serie de movimientos, quien hace el juego de cambiar su máscara ocho veces.

 

 

En tanto el público muestra su satisfacción, unos aplauden, otros se paran en señal de que la representación es única, una verdadera magia.

 

 

Serpiente

 

 

El momento del amor, había llegado con la presentación de la pieza Puente roto, donde dos chinitas aparecen con sus atuendos verdes y blancos que representaban a las serpientes, y un chino se enamora de ellas.

 

 

El sonido fuerte de los platillos hace que Blanca Piedra una de las espectadoras, se pregunte qué seguirá. Entonces aparecen dos chinos que representan a unos generales y se empieza a escuchar la resonancia de las espadas, los personajes se encontraban en la pieza Hostería en la encrucijada, en una pelea a oscuras.

 

 

Una expresión de susto se oye, es la niña Alexandra Quihspe, quien con su inocencia le pregunta a su madre si son de verdad los chinitos o son juguetes.

 

 

Una brisa se siente en el ambiente, presagio de algo grande, en medio de la luminosidad del escenario, se presenta un dragón con nueve partes, era el momento crucial de la Ópera Wu, nueve bailarines efectúan movimientos repetidos que simbolizan el premio más alto, la Flor de Montaña.

 

 

Rápidamente los aplausos del público se escuchan, algunos asistentes se acercan a tomarse fotos y a pedir autógrafos al elenco.