‘La Lira’ tendrá dos publicaciones de colección

Los directivos de la VII edición del Festival han confiado en el filólogo y escritor Oswaldo Encalada para la recopilación de los textos del grupo literario ELAN, cuyos poetas serán homenajeados en noviembre próximo.

Es inusual por donde se mire. Este año, el Festival de la Lira rendirá homenaje al grupo ELAN, una especie de militancia literaria que reunió a poetas de clase media, quienes marcaron un estilo vanguardista e incluso insurgente en la historia de las letras cuencanas, entre la década de los cuarenta y finales de los cincuenta.   


Para la séptima edición, Oswaldo Encalada, escritor, investigador y filólogo,  ha sido el elegido para seleccionar y editar dos publicaciones que prometen ser ‘de cabecera’.


La primera es una antología extensa de la obra poética de Alfonso Moreno Mora que será presentada durante el festival, es decir, del 11 al 14 de noviembre.

Mientras que la otra, reunirá una selección de poemas de Jacinto Cordero Espinosa, Arturo Cuesta Heredia, Efraín Jara Idrovo, Hugo Salazar Tamariz, Eugenio Moreno Heredia y Teodoro Vanegas Andrade; los seis escritores de ELAN no solo formaron un grupo, sino una cofradía novedosa.
Este último trabajo funcionará a manera de pregón, un ‘abreboca’ de la Lira que, además, pretende ser una motivación para las creaciones literarias juveniles en este 2019.


Los detalles de las publicaciones y de las decisiones que impulsaron en esta ocasión a los organizadores, de uno de los festivales literarios hispanoamericanos más importantes, son parte de una conversación exclusiva que tuvo Oswaldo Encalada con este diario.


p. ¿cuál fue el proceso de selección para estas dos publicaciones?
r. La antología extensa de Alfonso Moreno Mora se divide en dos partes: un estudio introductorio y la selección de textos del poeta. He dejado fuera textos muy puntuales y circunstanciales como aquellos que hablan de la Primera Comunión de un hijo o un elogio a una personalidad de la época, por ejemplo. Y esto no quiere decir que los textos son malos, sino que podrían parecer ligeramente laudatorios y, personalmente, creo que es algo que la poesía no debe hacer.
En la antología corta, en cambio, he intentado elaborar una selección para que las personas empiecen a conocer, leer, cuestionarse y esperar por la siguiente edición de ‘La Lira’. He tomado en consideración lo más representativo de cada poeta. Aquí constan textos como ‘El hombre’ de Salazar; ‘San Francisco de Asís’ o ‘Canción de amor a la máquina de escribir’ de Cuesta; ‘Contra el solitario roquedal’ de Cordero; ‘Romance de la niña morena’ o ‘Ubicación del hombre’ de Vanegas; ‘Baltra’ de Moreno y ‘Balada de la hija y las profundas evidencias’ de Jara. Para mi gusto, lo mejor de Efraín no es esto, sino ‘El almuerzo del solitario’ o ‘Sollozo por Pedro Jara’. Sin embargo, ambos textos son muy extensos y eso le hubiese dado mayor presencia física en esta antología frente a los otros poetas. Pero hay que tratar de ser equilibrados en cuanto al espacio.


p. ¿QUÉ diferenció al grupo elan de los otros grupos literarios del país? llámense ‘umbral’, ‘el club 7’ o ‘los tzántzicos’, por ejemplo.
r. Comencemos desde que el Grupo ELAN fue o es una auténtica generación, es decir, todos los poetas que lo conforman nacieron en una franja muy estrecha de tiempo: entre 1922 y 1926, siendo Jacinto Cordero Espinosa y Efraín Jara Idrovo los últimos en fallecer en 2018.
Ahora, la primera diferencia que hay que establecer es con el propio desarrollo poético cuencano. Antes de ellos, hubo mucha presencia de poesía romántica, religiosa y, por qué no, de corte “aristocratizante”. Pero cuando ellos fundan la revista ‘Galería’, lo hacen desde el concepto de galería como el espacio designado antiguamente para las personas de escasos recursos que no podían pagar las localidades de palco o luneta en el teatro. Entonces, la primera manifestación pública que hace ELAN es a través de la primera y única edición de la revista, donde se autodenominan como parte del pueblo. A partir de ese momento se empieza a notar la presencia de la clase media y la media baja que se hace presente con voz fuerte en el ámbito literario, no solo local sino nacional. Fue su forma de decir: “nosotros los poetas somos el rechazo hacia ustedes, los elitistas”.


p. ¿cuál es el significado de elan?
r. Aún se desconoce sobre quién fue el auténtico mentalizador de este nombre, pero dicen que pudo ser el literato José Burbano Vásquez. El grupo ELAN en su afán de querer diferenciarse de lo romántico y modernista, buscó un referente extranjero en cuanto a su identificación y de allí surgió la palabra ELAN de origen francés. ‘Elancé’ en castellano significa ‘lanzarse’ y el impulso de esta generación fue ese, además de ser innovadores y vanguardistas. Antes de estos poetas no existía esta profunda valoración metafórica, cosa que llega a su clímax con Efraín gracias a una lucidez maravillosa. ELAN estuvo marcado por la renovación, la presencia de lo nuevo y el interés por el ser humano que en algún momento estuvo perfilado por la militancia y simpatía de estos grupos por los movimientos de izquierda.

p. ¿cuentan que efraín ‘el cuchucho’ jara quemó alguna vez sus textos poéticos. ¿QUÉ tan cierto es esto?
r. Efectivamente lo hizo a finales de los 40, cuando publica ‘Tránsito en la ceniza’. Tal y como ahora, el mercado lírico tenía poquísima acogida entre nosotros, de pronto la narrativa un poquito más, pero la poesía no tanto. El sentido de esta destrucción fue que estaba rompiendo con todo lo anterior en cuanto a tradición poética y, con esto, lo que dice metafóricamente es: “aquí se acaba mi nexo con lo anterior y aquí empieza mi poesía que arranca a partir de las cenizas, libre de todo”.


p. homenajear al grupo elan y a la juventud, ¿es una intención del festival de la lira, de salir del elitismo en el que se le ha enmarcado?
r. Creo que sí, aunque es una intención todavía muy tímida y eso les he comentado a los organizadores con la esperanza de que se abran a mucho más. Pienso que todos somos conscientes de que La Lira fue aristocratizante y un grupo elitista. Esta apertura e intención debe pensar más allá de la lírica porque en Cuenca hay grandes narradores, ensayistas y periodistas. La Lira ya no puede ser un espacio al que solo llegan los poetas reconocidos o de buen apellido. Ellos saben que premiar la calidad, por encima de cualquier cosa, les dará mérito, prestigio y permanencia. (I)


Antes del grupo ELAN hubo mucha presencia de poesía romántica, religiosa y por qué no, de corte aristocratizante”.
El impulso de esta generación fue ser innovadores y vanguardistas en la lírica cuencana”.
Con ellos apareció una profunda valoración metafórica con un especial interés por el ser humano”.
Premiar la calidad, por encima de cualquier cosa, le dará al Festival de la Lira mérito y permanencia”.

                     

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

‘La Lira’ tendrá dos publicaciones de colección

Es inusual por donde se mire. Este año, el Festival de la Lira rendirá homenaje al grupo ELAN, una especie de militancia literaria que reunió a poetas de clase media, quienes marcaron un estilo vanguardista e incluso insurgente en la historia de las letras cuencanas, entre la década de los cuarenta y finales de los cincuenta.   


Para la séptima edición, Oswaldo Encalada, escritor, investigador y filólogo,  ha sido el elegido para seleccionar y editar dos publicaciones que prometen ser ‘de cabecera’.


La primera es una antología extensa de la obra poética de Alfonso Moreno Mora que será presentada durante el festival, es decir, del 11 al 14 de noviembre.

Mientras que la otra, reunirá una selección de poemas de Jacinto Cordero Espinosa, Arturo Cuesta Heredia, Efraín Jara Idrovo, Hugo Salazar Tamariz, Eugenio Moreno Heredia y Teodoro Vanegas Andrade; los seis escritores de ELAN no solo formaron un grupo, sino una cofradía novedosa.
Este último trabajo funcionará a manera de pregón, un ‘abreboca’ de la Lira que, además, pretende ser una motivación para las creaciones literarias juveniles en este 2019.


Los detalles de las publicaciones y de las decisiones que impulsaron en esta ocasión a los organizadores, de uno de los festivales literarios hispanoamericanos más importantes, son parte de una conversación exclusiva que tuvo Oswaldo Encalada con este diario.


p. ¿cuál fue el proceso de selección para estas dos publicaciones?
r. La antología extensa de Alfonso Moreno Mora se divide en dos partes: un estudio introductorio y la selección de textos del poeta. He dejado fuera textos muy puntuales y circunstanciales como aquellos que hablan de la Primera Comunión de un hijo o un elogio a una personalidad de la época, por ejemplo. Y esto no quiere decir que los textos son malos, sino que podrían parecer ligeramente laudatorios y, personalmente, creo que es algo que la poesía no debe hacer.
En la antología corta, en cambio, he intentado elaborar una selección para que las personas empiecen a conocer, leer, cuestionarse y esperar por la siguiente edición de ‘La Lira’. He tomado en consideración lo más representativo de cada poeta. Aquí constan textos como ‘El hombre’ de Salazar; ‘San Francisco de Asís’ o ‘Canción de amor a la máquina de escribir’ de Cuesta; ‘Contra el solitario roquedal’ de Cordero; ‘Romance de la niña morena’ o ‘Ubicación del hombre’ de Vanegas; ‘Baltra’ de Moreno y ‘Balada de la hija y las profundas evidencias’ de Jara. Para mi gusto, lo mejor de Efraín no es esto, sino ‘El almuerzo del solitario’ o ‘Sollozo por Pedro Jara’. Sin embargo, ambos textos son muy extensos y eso le hubiese dado mayor presencia física en esta antología frente a los otros poetas. Pero hay que tratar de ser equilibrados en cuanto al espacio.


p. ¿QUÉ diferenció al grupo elan de los otros grupos literarios del país? llámense ‘umbral’, ‘el club 7’ o ‘los tzántzicos’, por ejemplo.
r. Comencemos desde que el Grupo ELAN fue o es una auténtica generación, es decir, todos los poetas que lo conforman nacieron en una franja muy estrecha de tiempo: entre 1922 y 1926, siendo Jacinto Cordero Espinosa y Efraín Jara Idrovo los últimos en fallecer en 2018.
Ahora, la primera diferencia que hay que establecer es con el propio desarrollo poético cuencano. Antes de ellos, hubo mucha presencia de poesía romántica, religiosa y, por qué no, de corte “aristocratizante”. Pero cuando ellos fundan la revista ‘Galería’, lo hacen desde el concepto de galería como el espacio designado antiguamente para las personas de escasos recursos que no podían pagar las localidades de palco o luneta en el teatro. Entonces, la primera manifestación pública que hace ELAN es a través de la primera y única edición de la revista, donde se autodenominan como parte del pueblo. A partir de ese momento se empieza a notar la presencia de la clase media y la media baja que se hace presente con voz fuerte en el ámbito literario, no solo local sino nacional. Fue su forma de decir: “nosotros los poetas somos el rechazo hacia ustedes, los elitistas”.


p. ¿cuál es el significado de elan?
r. Aún se desconoce sobre quién fue el auténtico mentalizador de este nombre, pero dicen que pudo ser el literato José Burbano Vásquez. El grupo ELAN en su afán de querer diferenciarse de lo romántico y modernista, buscó un referente extranjero en cuanto a su identificación y de allí surgió la palabra ELAN de origen francés. ‘Elancé’ en castellano significa ‘lanzarse’ y el impulso de esta generación fue ese, además de ser innovadores y vanguardistas. Antes de estos poetas no existía esta profunda valoración metafórica, cosa que llega a su clímax con Efraín gracias a una lucidez maravillosa. ELAN estuvo marcado por la renovación, la presencia de lo nuevo y el interés por el ser humano que en algún momento estuvo perfilado por la militancia y simpatía de estos grupos por los movimientos de izquierda.

p. ¿cuentan que efraín ‘el cuchucho’ jara quemó alguna vez sus textos poéticos. ¿QUÉ tan cierto es esto?
r. Efectivamente lo hizo a finales de los 40, cuando publica ‘Tránsito en la ceniza’. Tal y como ahora, el mercado lírico tenía poquísima acogida entre nosotros, de pronto la narrativa un poquito más, pero la poesía no tanto. El sentido de esta destrucción fue que estaba rompiendo con todo lo anterior en cuanto a tradición poética y, con esto, lo que dice metafóricamente es: “aquí se acaba mi nexo con lo anterior y aquí empieza mi poesía que arranca a partir de las cenizas, libre de todo”.


p. homenajear al grupo elan y a la juventud, ¿es una intención del festival de la lira, de salir del elitismo en el que se le ha enmarcado?
r. Creo que sí, aunque es una intención todavía muy tímida y eso les he comentado a los organizadores con la esperanza de que se abran a mucho más. Pienso que todos somos conscientes de que La Lira fue aristocratizante y un grupo elitista. Esta apertura e intención debe pensar más allá de la lírica porque en Cuenca hay grandes narradores, ensayistas y periodistas. La Lira ya no puede ser un espacio al que solo llegan los poetas reconocidos o de buen apellido. Ellos saben que premiar la calidad, por encima de cualquier cosa, les dará mérito, prestigio y permanencia. (I)


Antes del grupo ELAN hubo mucha presencia de poesía romántica, religiosa y por qué no, de corte aristocratizante”.
El impulso de esta generación fue ser innovadores y vanguardistas en la lírica cuencana”.
Con ellos apareció una profunda valoración metafórica con un especial interés por el ser humano”.
Premiar la calidad, por encima de cualquier cosa, le dará al Festival de la Lira mérito y permanencia”.

                     

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.