“La gente anormal hace la diferencia, esa es exitosa”

FOTO: Millán Ludeña Conferencista motivador.

Su historia es, como él dice, la de un tipo normal que un día empezó a correr.

“Hace cuatro años estaba como alguien normal, con mi trabajo, mi familia, novia, hasta que me metí en una carrera de 10km y luego terminé en una de 50km; logré recuperarme y reflexioné: si yo corría 5k y buscaba 10k y luego terminé con 50k, entonces debo atreverme a más”. Esa es la reflexión que hace Millán Ludeña, quien en esta entrevista comparte una reflexión de motivación.

p. ¿Te consideras un hombre normal? ¿Cómo cambiaste?
r. Desde que empecé a meterme en retos, me fui a la Patagonia argentina por 160km, al desierto del Sahara por 240km, después 100km en el Polo Sur, y luego batí un Record Guinness deportivo para Ecuador en la media maratón más rápida de 21km en el lugar más profundo de la tierra, una mina de oro en Sudáfrica, eso se convirtió en película, Del Núcleo al Sol, una historia reveladora de un tipo normal que ni siquiera se declaraba deportista. Las ganas mandan, uno debe conseguir lo que realmente cree que se merezca. A veces nos convencen, agarran palabras y las ponen en connotación negativa como ego; te dicen “anda bajándote de ese ego”, “no seas tan egocéntrico”, también la ambición, como si el deseo de querer crecer sea malo.

p. Entonces, ¿cómo debemos ser?
r. Debemos ser anormales, todos te llevan a la normalidad y los normales tienen una lógica de sistema, hay que ser disruptivo, algo de lo que hablamos mucho en la actualidad. No podemos ser personas normales y conseguir cosas extraordinarias. Si quieres ser dueño de tu vida debes ser anormal.

p.¿En qué momento te convertiste en un orador?
r. Una semana antes de viajar a Sudáfrica, me comunicaron que mi área de trabajo quedaba eliminada, me quedé sin trabajo. Al volver un amigo me invitó a dar una conferencia y al compartirla vi las reacciones, por ello pensé que eso podía ayudar a otros, entonces fui a estudiar a Estados Unidos cursos de narrativa, armé una conferencia y nos lanzamos. Hicimos la película y ha tenido éxito en Ecuador y afuera; así se empieza a conocer a este personaje, o sea, yo. Hice una gira de 14 días en Estados Unidos y eso nos hace ver que la gente quiere ver historias positivas, pero sobre todo reales. Hagamos una reflexión: Puede que ese tiempo ya lo perdiste, es como meterte en un río y ni siquiera chapuleteas, te vas con la corriente y estás cómodo. Eso te llevará a donde vaya la marea. Hay que cuestionarse en la vida, siempre es un buen momento para empezar, yo lo descubrí a los 35 años. (I)

Ma.Cecilia Moreno
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“La gente anormal hace la diferencia, esa es exitosa”

FOTO: Millán Ludeña Conferencista motivador.

Su historia es, como él dice, la de un tipo normal que un día empezó a correr.

“Hace cuatro años estaba como alguien normal, con mi trabajo, mi familia, novia, hasta que me metí en una carrera de 10km y luego terminé en una de 50km; logré recuperarme y reflexioné: si yo corría 5k y buscaba 10k y luego terminé con 50k, entonces debo atreverme a más”. Esa es la reflexión que hace Millán Ludeña, quien en esta entrevista comparte una reflexión de motivación.

p. ¿Te consideras un hombre normal? ¿Cómo cambiaste?
r. Desde que empecé a meterme en retos, me fui a la Patagonia argentina por 160km, al desierto del Sahara por 240km, después 100km en el Polo Sur, y luego batí un Record Guinness deportivo para Ecuador en la media maratón más rápida de 21km en el lugar más profundo de la tierra, una mina de oro en Sudáfrica, eso se convirtió en película, Del Núcleo al Sol, una historia reveladora de un tipo normal que ni siquiera se declaraba deportista. Las ganas mandan, uno debe conseguir lo que realmente cree que se merezca. A veces nos convencen, agarran palabras y las ponen en connotación negativa como ego; te dicen “anda bajándote de ese ego”, “no seas tan egocéntrico”, también la ambición, como si el deseo de querer crecer sea malo.

p. Entonces, ¿cómo debemos ser?
r. Debemos ser anormales, todos te llevan a la normalidad y los normales tienen una lógica de sistema, hay que ser disruptivo, algo de lo que hablamos mucho en la actualidad. No podemos ser personas normales y conseguir cosas extraordinarias. Si quieres ser dueño de tu vida debes ser anormal.

p.¿En qué momento te convertiste en un orador?
r. Una semana antes de viajar a Sudáfrica, me comunicaron que mi área de trabajo quedaba eliminada, me quedé sin trabajo. Al volver un amigo me invitó a dar una conferencia y al compartirla vi las reacciones, por ello pensé que eso podía ayudar a otros, entonces fui a estudiar a Estados Unidos cursos de narrativa, armé una conferencia y nos lanzamos. Hicimos la película y ha tenido éxito en Ecuador y afuera; así se empieza a conocer a este personaje, o sea, yo. Hice una gira de 14 días en Estados Unidos y eso nos hace ver que la gente quiere ver historias positivas, pero sobre todo reales. Hagamos una reflexión: Puede que ese tiempo ya lo perdiste, es como meterte en un río y ni siquiera chapuleteas, te vas con la corriente y estás cómodo. Eso te llevará a donde vaya la marea. Hay que cuestionarse en la vida, siempre es un buen momento para empezar, yo lo descubrí a los 35 años. (I)

Ma.Cecilia Moreno
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.