Jugando con el lobo diabético

Trabajar con la parte emocional del ser humano como una terapia, es lo que se pretende al hacer diferentes propuestas teatrales, con las personas que adolecen de diabetes, indicó Edy Castro, director de la obra Jugando con el lobo diabético.
Mi madre tiene diabetes, dice Juana Jiménez, es por ello que he buscado ser parte del grupo de teatro del centro de salud del Municipio, en el que mi papel es Caperucita roja, personaje en el que constantemente se burla  de las situaciones de la vida, es desobediente, hasta que un día aparece el lobo diabético que le quiere capturar.


Es una escena creativa, en la que tratamos de jugar, hacer reír a los espectadores con cada secuencia de la obra, señaló Juan Jiménez, agregando que el objetivo fundamental es hacer que su madre se entretenga y que se cumpla el objetivo de que el arte sea una terapia.


 Lobo


El lobo diabético, es un personaje que demuestra lo inquieto, ocurrido que es, a pesar de su enfermedad quiere interactuar con las personas que le rodean, de ahí que planea ciertas maldades, ésto es lo que represento, manifestó Irene Molina, comentando que ha sido una experiencia enriquecedora, compartir con el equipo de médicos, enfermeras, pacientes y familiares, que han comprendido que no hay que estigmatizar a las personas que adolecen un mal.


 Terapia


El ser parte de esta obra teatral, me ha hecho convencer que el estar enferma no significa que voy a dejar de hacer mis actividades, por lo que ha sido una terapia espiritual, para el alma, expresó María Jiménez, quien padece de diabetes.


Un trabajo de tres meses, es Jugando con el lobo diabético, en la que se ha tenido en cuenta el desenvolvimiento escénico, el lograr que cada actor tenga seguridad, confianza en su papel, la que hemos ido conjugando con la escenografía que incluye árboles y animales, acotó Edy Castro.


 Presentaciones


En los próximos días ofrecerán presentaciones en los centros de salud de la ciudad, gracias al apoyo de Desarrollo Social del Municipio.

Jugando con el lobo diabético

Mi madre tiene diabetes, dice Juana Jiménez, es por ello que he buscado ser parte del grupo de teatro del centro de salud del Municipio, en el que mi papel es Caperucita roja, personaje en el que constantemente se burla  de las situaciones de la vida, es desobediente, hasta que un día aparece el lobo diabético que le quiere capturar.


Es una escena creativa, en la que tratamos de jugar, hacer reír a los espectadores con cada secuencia de la obra, señaló Juan Jiménez, agregando que el objetivo fundamental es hacer que su madre se entretenga y que se cumpla el objetivo de que el arte sea una terapia.


 Lobo


El lobo diabético, es un personaje que demuestra lo inquieto, ocurrido que es, a pesar de su enfermedad quiere interactuar con las personas que le rodean, de ahí que planea ciertas maldades, ésto es lo que represento, manifestó Irene Molina, comentando que ha sido una experiencia enriquecedora, compartir con el equipo de médicos, enfermeras, pacientes y familiares, que han comprendido que no hay que estigmatizar a las personas que adolecen un mal.


 Terapia


El ser parte de esta obra teatral, me ha hecho convencer que el estar enferma no significa que voy a dejar de hacer mis actividades, por lo que ha sido una terapia espiritual, para el alma, expresó María Jiménez, quien padece de diabetes.


Un trabajo de tres meses, es Jugando con el lobo diabético, en la que se ha tenido en cuenta el desenvolvimiento escénico, el lograr que cada actor tenga seguridad, confianza en su papel, la que hemos ido conjugando con la escenografía que incluye árboles y animales, acotó Edy Castro.


 Presentaciones


En los próximos días ofrecerán presentaciones en los centros de salud de la ciudad, gracias al apoyo de Desarrollo Social del Municipio.