Jorge Chalco recibe dos reconocimientos

La Asamblea Nacional condecoró al pintor cuencano con la medalla Vicente Rocafuerte por su aporte al patrimonio cultural ecuatoriano. La Casa de la Cultura Ecuatoriana también le entregó un reconocimiento.

El artista Jorge Chalco fue condecorado por la Asamblea Nacional el pasado 8 de febrero con la medalla Vicente Rocafuerte por su aporte al patrimonio cultural ecuatoriano. También recibió la semana pasada un reconocimiento por sus 50 años de trayectoria de parte de Camilo Restrepo, presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión.

“Recibo con humildad estos reconocimientos, estoy muy contento”, declara el pintor de 70 años.

Jorge Chalco inauguró recién la muestra ‘Chalco, un artista entre dos siglos: Yasuní-Amazonas’, en la galería principal del Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE.

A finales del año pasado también presentó un catálogo con el mismo nombre, en el cual recoge su vida: “de dónde vengo, dónde estoy, qué estoy haciendo y adónde iré”.

Como pintor, Chalco ha atravesado varias etapas que se pueden resumir en: ‘I Lo Real Maravilloso’, ‘Vibraciones Internas’, ‘Migrantes y Corruptos’ y ‘Amazonas-Yasuní’.

En la primera etapa, ‘I Lo Real Maravilloso’, los personajes de Chalco representan bandas de pueblo, adivinos, charlatanes y espantapájaros, quienes, acompañados de globos, vacas locas y castillos, trasladan al espectador a un plano surreal. La segunda, ‘Vibraciones Internas’, es una de las series más representativas del artista, pues con ella se hizo acreedor del Gran Premio Mariano Aguilera (1984), del Premio de la Aviación Civil de Quito y del II Premio del Salón de Julio.

La etapa ‘Migrantes y corruptos’ presenta una firme denuncia ante la carga de tener que dejar el país -por pérdidas económicas- para buscar el sustento diario. La serie, expuesta en la sede de la ONU, incluye personajes como banqueros corruptos y personajes emigrantes.

La serie ‘Imágenes Profundas’ constituye un quiebre en el quehacer artístico de Chalco como en su vida personal. Su transición al mundo del yoga y al vegetarianismo trajo a su producción una nueva basada en el interior del ser humano.

La última, Amazonas-Yasuní’, surgió tras la visita del artista para investigar e interpretar la riqueza biodiversa del lugar. Chalco analizó la flora y la fauna de este rincón amazónico y compartió su visión en la búsqueda del verdadero significado de la naturaleza.

La aguda capacidad del artista plástico, que surgió a raíz de las visitas a numerosos museos de diferentes partes del mundo, ha hecho que domine el oficio y que aflore su creatividad. Trabaja desde la pasión, desde los sentimientos. En sus obras, Jorge Chalco emplea acuarelas, carboncillos, pasteles, acrílicos y óleo. (F)

Jorge Chalco recibe dos reconocimientos

La Asamblea Nacional condecoró al pintor cuencano con la medalla Vicente Rocafuerte por su aporte al patrimonio cultural ecuatoriano. La Casa de la Cultura Ecuatoriana también le entregó un reconocimiento.

El artista Jorge Chalco fue condecorado por la Asamblea Nacional el pasado 8 de febrero con la medalla Vicente Rocafuerte por su aporte al patrimonio cultural ecuatoriano. También recibió la semana pasada un reconocimiento por sus 50 años de trayectoria de parte de Camilo Restrepo, presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Benjamín Carrión.

“Recibo con humildad estos reconocimientos, estoy muy contento”, declara el pintor de 70 años.

Jorge Chalco inauguró recién la muestra ‘Chalco, un artista entre dos siglos: Yasuní-Amazonas’, en la galería principal del Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE.

A finales del año pasado también presentó un catálogo con el mismo nombre, en el cual recoge su vida: “de dónde vengo, dónde estoy, qué estoy haciendo y adónde iré”.

Como pintor, Chalco ha atravesado varias etapas que se pueden resumir en: ‘I Lo Real Maravilloso’, ‘Vibraciones Internas’, ‘Migrantes y Corruptos’ y ‘Amazonas-Yasuní’.

En la primera etapa, ‘I Lo Real Maravilloso’, los personajes de Chalco representan bandas de pueblo, adivinos, charlatanes y espantapájaros, quienes, acompañados de globos, vacas locas y castillos, trasladan al espectador a un plano surreal. La segunda, ‘Vibraciones Internas’, es una de las series más representativas del artista, pues con ella se hizo acreedor del Gran Premio Mariano Aguilera (1984), del Premio de la Aviación Civil de Quito y del II Premio del Salón de Julio.

La etapa ‘Migrantes y corruptos’ presenta una firme denuncia ante la carga de tener que dejar el país -por pérdidas económicas- para buscar el sustento diario. La serie, expuesta en la sede de la ONU, incluye personajes como banqueros corruptos y personajes emigrantes.

La serie ‘Imágenes Profundas’ constituye un quiebre en el quehacer artístico de Chalco como en su vida personal. Su transición al mundo del yoga y al vegetarianismo trajo a su producción una nueva basada en el interior del ser humano.

La última, Amazonas-Yasuní’, surgió tras la visita del artista para investigar e interpretar la riqueza biodiversa del lugar. Chalco analizó la flora y la fauna de este rincón amazónico y compartió su visión en la búsqueda del verdadero significado de la naturaleza.

La aguda capacidad del artista plástico, que surgió a raíz de las visitas a numerosos museos de diferentes partes del mundo, ha hecho que domine el oficio y que aflore su creatividad. Trabaja desde la pasión, desde los sentimientos. En sus obras, Jorge Chalco emplea acuarelas, carboncillos, pasteles, acrílicos y óleo. (F)