Jaway cañari: un canto para la cosecha

En este ritual en agradecimiento al taita Inti y a la madre tierra por los frutos recibidos, se interpretan cánticos durante la recolección del trigo aunque antiguamente se realizaba con el maíz.
El jaway se canta en agradecimiento a la Pacha Mama durante la recolección de frutos de la tierra.
FOTO: El Tiempo

Un canto entonado a capela aporta fuerza energética a quienes participan en la cosecha del trigo y la cebada. Es el jaway cañari, que se recita en agradecimiento a la madre tierra por la producción.

Jaway es una palabra kichwa que significa: ¡arriba!, ¡adelante!, ¡levanta!, ¡sube!, ¡sigan!

“El jaway es una canción para animar a la gente que trabaja, es armónica en el cuerpo, dan ganas de seguir trabajando, cosechando”, indica taita Pedro Solano de la comunidad de Quilloac del Cañar, donde las campiñas se pintan de amarillo entre junio y agosto.

Antiguamente el jaway se realizaba con la cosecha de maíz, pero con la llegada de los españoles al territorio cañari esta ceremonia se practica con la recolección del trigo. En esta fiesta se ejecutan canciones durante el tiempo que dure la cosecha.

Marcos Aguayza Solano oriundo de la provincia del Cañar, explica que el canto simboliza la unión y la fuerza del trabajo.

“Cuentan nuestros mayores que en la época de la hacienda se reunían unas 300 personas que venían de diferentes comunidades como Quilloac, Cashaloma, Capilla, Yanachupilla, Shayac Rumi y la cosecha duraba alrededor de dos o tres meses, y en ese tiempo, ellos cosechaban el trigo, con canciones y melodías, con juegos y dinamismo”, señala Aguayza en un trabajo de investigación.

El jaway es una construcción cultural de la época colonial de los cañaris, con influencias hasta la provincia del Chimborazo, hasta donde llegaba su ancestral territorio y el imperio de su horizonte cultural.

Manuel Pumanquero, yachak del pueblo puruwá recuerda que “el jaway es un canto milenario que era dirigido por el paqui, mientras en el coro se repetía el mantra ‘hay jaway, jawaywa, jawayla o jawaylla’”.

Con rituales y danzas inicia el jaway en el que intervienen varios personajes, ataviados con trajes típicos.

Personajes
Los segadores: son los cortan el trigo con grandes hoces. Al iniciar el corte hacen un bullicio entre cantos y los sonidos de las quipas.
Los cargadores: son quienes a sus espaldas acarrean el trigo cortado hacia la parva (montón de espigas colocadas en forma de una choza).

Las chaladoras: son las esposas de los cegadores y cargadores. Ellas recogen el grano caído del suelo, para no desperdiciar. Llevan su quipi (fiambre) y la shila de chicha. Al medio día con el sonido de la quipa convocando al almuerzo y brindan una gran pampamesa. Luego se ofrece un trago para retomar fuerzas y continuar con la faena.

Los mayorales y mayordomos: son quienes cuidan que el trabajo salga bien y dan órdenes. Al final reciben una cruz tejida con trigo como homenaje. (F)


DATOS
-Término. Jaway es una palabra de origen kichwa que significa: ¡arriba!, ¡adelante!, ¡levanta!, ¡sube!, ¡sigan!, ¡sigan adelante!.
-Solsticio. La época de las cosechas se da en el solsticio de junio, cuando se realiza la gran fiesta del jaway, según el ciclo agrícola cañari.
-Para saber. Este canto sirve para que los segadores no se distraigan, tiene sus pausas para el descanso, para beber la chicha y a la hora del almuerzo.

Los repertorios son variados y cumplen con una función narrativa

Sobre el origen del canto del jaway se cuenta con uno de los primeros testimonios que dejó el jesuita español Bernabé Cobo (1582 – 1657), en su obra ‘Historia Del Nuevo Mundo’.

Los repertorios del jaway son muy variados, cumplen con una función narrativa, evocan a las huacas o deidades, la madre tierra, el sol, taita Chimborazo, el cóndor, personajes míticos; se narra la historia del pueblo, la cotidianidad, el ciclo vital, la religiosidad, señala la obra del jesuita.

El jaway tiene la forma coral - responsorial.

El paqui es el solista que preside los cantos y quienes participan de la cosecha responden con el estribillo: hay jaway, jawaywa, jawayla o jawaylla, como señal de aprobación y regocijo.

En el ritual también interviene el quipero, quien es el encargado de convocar a los habitantes del poblado al inicio de la cosecha. Canta y toca la quipa en momentos específicos. Anuncia para que se cambien los tiempos de descanso, así como los tiempos de mayor rapidez, da el comienzo y el final de la segada. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jaway cañari: un canto para la cosecha

El jaway se canta en agradecimiento a la Pacha Mama durante la recolección de frutos de la tierra.
FOTO: El Tiempo

Un canto entonado a capela aporta fuerza energética a quienes participan en la cosecha del trigo y la cebada. Es el jaway cañari, que se recita en agradecimiento a la madre tierra por la producción.

Jaway es una palabra kichwa que significa: ¡arriba!, ¡adelante!, ¡levanta!, ¡sube!, ¡sigan!

“El jaway es una canción para animar a la gente que trabaja, es armónica en el cuerpo, dan ganas de seguir trabajando, cosechando”, indica taita Pedro Solano de la comunidad de Quilloac del Cañar, donde las campiñas se pintan de amarillo entre junio y agosto.

Antiguamente el jaway se realizaba con la cosecha de maíz, pero con la llegada de los españoles al territorio cañari esta ceremonia se practica con la recolección del trigo. En esta fiesta se ejecutan canciones durante el tiempo que dure la cosecha.

Marcos Aguayza Solano oriundo de la provincia del Cañar, explica que el canto simboliza la unión y la fuerza del trabajo.

“Cuentan nuestros mayores que en la época de la hacienda se reunían unas 300 personas que venían de diferentes comunidades como Quilloac, Cashaloma, Capilla, Yanachupilla, Shayac Rumi y la cosecha duraba alrededor de dos o tres meses, y en ese tiempo, ellos cosechaban el trigo, con canciones y melodías, con juegos y dinamismo”, señala Aguayza en un trabajo de investigación.

El jaway es una construcción cultural de la época colonial de los cañaris, con influencias hasta la provincia del Chimborazo, hasta donde llegaba su ancestral territorio y el imperio de su horizonte cultural.

Manuel Pumanquero, yachak del pueblo puruwá recuerda que “el jaway es un canto milenario que era dirigido por el paqui, mientras en el coro se repetía el mantra ‘hay jaway, jawaywa, jawayla o jawaylla’”.

Con rituales y danzas inicia el jaway en el que intervienen varios personajes, ataviados con trajes típicos.

Personajes
Los segadores: son los cortan el trigo con grandes hoces. Al iniciar el corte hacen un bullicio entre cantos y los sonidos de las quipas.
Los cargadores: son quienes a sus espaldas acarrean el trigo cortado hacia la parva (montón de espigas colocadas en forma de una choza).

Las chaladoras: son las esposas de los cegadores y cargadores. Ellas recogen el grano caído del suelo, para no desperdiciar. Llevan su quipi (fiambre) y la shila de chicha. Al medio día con el sonido de la quipa convocando al almuerzo y brindan una gran pampamesa. Luego se ofrece un trago para retomar fuerzas y continuar con la faena.

Los mayorales y mayordomos: son quienes cuidan que el trabajo salga bien y dan órdenes. Al final reciben una cruz tejida con trigo como homenaje. (F)


DATOS
-Término. Jaway es una palabra de origen kichwa que significa: ¡arriba!, ¡adelante!, ¡levanta!, ¡sube!, ¡sigan!, ¡sigan adelante!.
-Solsticio. La época de las cosechas se da en el solsticio de junio, cuando se realiza la gran fiesta del jaway, según el ciclo agrícola cañari.
-Para saber. Este canto sirve para que los segadores no se distraigan, tiene sus pausas para el descanso, para beber la chicha y a la hora del almuerzo.

Los repertorios son variados y cumplen con una función narrativa

Sobre el origen del canto del jaway se cuenta con uno de los primeros testimonios que dejó el jesuita español Bernabé Cobo (1582 – 1657), en su obra ‘Historia Del Nuevo Mundo’.

Los repertorios del jaway son muy variados, cumplen con una función narrativa, evocan a las huacas o deidades, la madre tierra, el sol, taita Chimborazo, el cóndor, personajes míticos; se narra la historia del pueblo, la cotidianidad, el ciclo vital, la religiosidad, señala la obra del jesuita.

El jaway tiene la forma coral - responsorial.

El paqui es el solista que preside los cantos y quienes participan de la cosecha responden con el estribillo: hay jaway, jawaywa, jawayla o jawaylla, como señal de aprobación y regocijo.

En el ritual también interviene el quipero, quien es el encargado de convocar a los habitantes del poblado al inicio de la cosecha. Canta y toca la quipa en momentos específicos. Anuncia para que se cambien los tiempos de descanso, así como los tiempos de mayor rapidez, da el comienzo y el final de la segada. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.