‘Eunice’, las artes escénicas en su máxima expresión

Hoy y mañana en el teatro Carlos Cueva Tamariz continúan las presentaciones de esta producción nacional inédita hasta ahora, 56 años después de su creación. Su preestreno dejó una buena impresión en los espectadores, a lo largo de sus tres actos y cuatro cuadros, durante las dos horas de puesta en escena.
La música de la ópera ‘Eunice’ estuvo a cargo de la Orquesta Sinfónica de Cuenca, bajo la dirección del maestro Michael Meissner.
FOTO: Miguel Arévalo EL tiempo

Ambientada en la antigua Roma del emperador Nerón, ‘Eunice’, ópera de ficción escrita y compuesta por el músico cayambeño Luis Humberto Salgado, es evocada hasta mañana sobre el escenario del teatro Carlos Cueva Tamariz.

En ella, los más de 50 personajes entre solistas, integrantes del coro y artistas escénicos se mezclan con sus trajes de aquella época -y con otros contemporáneos- para dar vida a una pieza escénica cargada de fuerza simbólica que aborda el cristianismo.

Bajo la dirección escénica de Javier Andrade Córdova, en el primero de los tres actos, se evidencia la presencia de la Trinidad, no precisamente aquella conocida Padre, Hijo y Espíritu Santo; más bien, representada en una trinidad de valores, que bien pueden adaptarse a la época actual: la esperanza, la caridad y la convicción.

En la primera parte, Eunice, interpretada por la mezzosoprano quiteña Andrea Cóndor, quien siempre está en los espacios sencillos, menos iluminados y más melancólicos, entiende estos valores, principalmente la caridad que la entenderá desde el dar y no desde el recibir, al sacrificar su vida para que el amor de Petronio -Diego Zamora-, y Ligia -Carolina Varela y hoy Vanessa Regalado-, continúe y persista.

En los cuatro cuadros, dos en los que es protagonista la mártir Eunice y dos en los que lo es el emperador Nerón, interpretado por el barítono cuencano Jorge Regalado, se deja ver un despliegue impresionante de preparación vocal y escénica, complementado con la escenografía y la vestimenta adecuadas a lenguajes contemporáneos que permiten hacer de esta ópera algo inigualable e imperdible.

Cabe señalar que cada cuadro tiene un intervalo de tiempo para cambiar la escenografía; es decir, entre la primera y la segunda hay un descanso de ocho minutos, y del segundo al tercero de 30 minutos; para pasar del tercero al último, solo ocho minutos.

Al final de cada cuadro y acto, las voces sostenidas de los solistas provocaron los aplausos de la concurrencia, uno de ellos, cuando Petronio -Diego Zamora- finalizó una escena en la que reclamaba el amor de Ligia, la mujer a la que Eunice sustituye para ser sacrificada y la que, al final, se convierte al cristianismo. Ese último cuadro de la obra, enmarcado por su amado mar y a lo lejos su adorada Grecia, a la que nunca volverá.

Al final, la escenografía, que tomó cuatro meses construirla, refuerza el mensaje de cada escena, el contexto histórico y religioso está latente y todo se expresa a través de la música de Salgado, en la que se perciben varios fragmentos que deja ver su firma nacional con ritmos tradicionales como el pasillo. (F)

DATOS
>presentaciones. La ópera ‘Eunice’ se presenta hoy y mañana en el teatro Carlos Cueva Tamariz, a partir de las 20:00.
>entradas. Los boletos para ver la obra se venden en almacenes La Victoria y al ingreso del teatro.
>música. Es la primera vez que la segunda ópera de Luis Humberto Salgado (1956-1957) sube a escena.

DESTACADOS
>El vestuario, a cargo de Lolo Villacís, de los personajes revelan su personalidad y refuerzan la escenografía.
>Escenas de la obra durante la ejecución de los cuatro cuadros en los que está compuesta la ópera que se estrenó ayer.

Fabián Campoverde
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

‘Eunice’, las artes escénicas en su máxima expresión

La música de la ópera ‘Eunice’ estuvo a cargo de la Orquesta Sinfónica de Cuenca, bajo la dirección del maestro Michael Meissner.
FOTO: Miguel Arévalo EL tiempo

Ambientada en la antigua Roma del emperador Nerón, ‘Eunice’, ópera de ficción escrita y compuesta por el músico cayambeño Luis Humberto Salgado, es evocada hasta mañana sobre el escenario del teatro Carlos Cueva Tamariz.

En ella, los más de 50 personajes entre solistas, integrantes del coro y artistas escénicos se mezclan con sus trajes de aquella época -y con otros contemporáneos- para dar vida a una pieza escénica cargada de fuerza simbólica que aborda el cristianismo.

Bajo la dirección escénica de Javier Andrade Córdova, en el primero de los tres actos, se evidencia la presencia de la Trinidad, no precisamente aquella conocida Padre, Hijo y Espíritu Santo; más bien, representada en una trinidad de valores, que bien pueden adaptarse a la época actual: la esperanza, la caridad y la convicción.

En la primera parte, Eunice, interpretada por la mezzosoprano quiteña Andrea Cóndor, quien siempre está en los espacios sencillos, menos iluminados y más melancólicos, entiende estos valores, principalmente la caridad que la entenderá desde el dar y no desde el recibir, al sacrificar su vida para que el amor de Petronio -Diego Zamora-, y Ligia -Carolina Varela y hoy Vanessa Regalado-, continúe y persista.

En los cuatro cuadros, dos en los que es protagonista la mártir Eunice y dos en los que lo es el emperador Nerón, interpretado por el barítono cuencano Jorge Regalado, se deja ver un despliegue impresionante de preparación vocal y escénica, complementado con la escenografía y la vestimenta adecuadas a lenguajes contemporáneos que permiten hacer de esta ópera algo inigualable e imperdible.

Cabe señalar que cada cuadro tiene un intervalo de tiempo para cambiar la escenografía; es decir, entre la primera y la segunda hay un descanso de ocho minutos, y del segundo al tercero de 30 minutos; para pasar del tercero al último, solo ocho minutos.

Al final de cada cuadro y acto, las voces sostenidas de los solistas provocaron los aplausos de la concurrencia, uno de ellos, cuando Petronio -Diego Zamora- finalizó una escena en la que reclamaba el amor de Ligia, la mujer a la que Eunice sustituye para ser sacrificada y la que, al final, se convierte al cristianismo. Ese último cuadro de la obra, enmarcado por su amado mar y a lo lejos su adorada Grecia, a la que nunca volverá.

Al final, la escenografía, que tomó cuatro meses construirla, refuerza el mensaje de cada escena, el contexto histórico y religioso está latente y todo se expresa a través de la música de Salgado, en la que se perciben varios fragmentos que deja ver su firma nacional con ritmos tradicionales como el pasillo. (F)

DATOS
>presentaciones. La ópera ‘Eunice’ se presenta hoy y mañana en el teatro Carlos Cueva Tamariz, a partir de las 20:00.
>entradas. Los boletos para ver la obra se venden en almacenes La Victoria y al ingreso del teatro.
>música. Es la primera vez que la segunda ópera de Luis Humberto Salgado (1956-1957) sube a escena.

DESTACADOS
>El vestuario, a cargo de Lolo Villacís, de los personajes revelan su personalidad y refuerzan la escenografía.
>Escenas de la obra durante la ejecución de los cuatro cuadros en los que está compuesta la ópera que se estrenó ayer.

Fabián Campoverde
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.