El negocio de vender libros y revistas

Las manijas del reloj empiezan a sonar su tic tac, es señal que Geovanny Sánchez, tendrá que apurarse para a las 06:30 pasar retirando los periódicos, porque a las 07: 30 tiene que estar en su puesto de venta del portal del Parque Calderón, ofreciendo a sus clientes toda clase de textos como libros, revistas, folletos, etc.

 Antigüedad


Son 70 años que existe este negocio, dedicado a ofrecer diferentes productos impresos para la ciudadanía lea, dice Sánchez, al agregar que quien emp    ezó en esto fue su abuelita, luego pasó a su madre, después a sus hermanos mayores, para actualmente dedicarse junto a su sobrino Juan Diego Sánchez.

 Qué vende


Al preguntarle que es lo que más compra la gente, se sonríe y expresa que hay gustos de todos, por ejemplo a las jovencitas les gusta revistas como: Cosmopolitan Tú, Generación 21, en cambio las señoras lo que más compran son Vanidades, Fucsia y Hogar. Los hombres llevan revistas de deporte entre ellas Estadio, Fútbol Total, Montain bike, al igual que revistas ilustrativas como: National geografic o Selecciones, indicó que estas últimas ya van varios años en el mercado y que la gente las colecciona.


Sánchez revisa su estante de madera blanca y nos muestra libros de literatura de escritores como Miguel de Cervantes, Dante Alighieri, al igual que obras de la historia de Grecia, Roma, como también de arqueología, entre otras, indicándonos que a la gente también le gusta este tipo de obras.


Mientras entabla el diálogo con nosotros Sánchez ojea sus revistas y comenta que también tiene una que otra revista que habla sobre sexualidad, aquí hizo una pausa para aclarar que no son pornográficas, es el caso de Soho, Maxim o FHM.


 Todos los días


El negocio de los libros, revistas, no tiene feriados, hay que estar todos los días, por ningún motivo nos retiramos así pasen las manifestaciones como muchas veces nos ha pasado, manifiesta Sánchez, quien concluye que en su trabajo conoce a todo tipo de gente y es un espacio para informarse  a diario. 

El negocio de vender libros y revistas

Las manijas del reloj empiezan a sonar su tic tac, es señal que Geovanny Sánchez, tendrá que apurarse para a las 06:30 pasar retirando los periódicos, porque a las 07: 30 tiene que estar en su puesto de venta del portal del Parque Calderón, ofreciendo a sus clientes toda clase de textos como libros, revistas, folletos, etc.

 Antigüedad


Son 70 años que existe este negocio, dedicado a ofrecer diferentes productos impresos para la ciudadanía lea, dice Sánchez, al agregar que quien emp    ezó en esto fue su abuelita, luego pasó a su madre, después a sus hermanos mayores, para actualmente dedicarse junto a su sobrino Juan Diego Sánchez.

 Qué vende


Al preguntarle que es lo que más compra la gente, se sonríe y expresa que hay gustos de todos, por ejemplo a las jovencitas les gusta revistas como: Cosmopolitan Tú, Generación 21, en cambio las señoras lo que más compran son Vanidades, Fucsia y Hogar. Los hombres llevan revistas de deporte entre ellas Estadio, Fútbol Total, Montain bike, al igual que revistas ilustrativas como: National geografic o Selecciones, indicó que estas últimas ya van varios años en el mercado y que la gente las colecciona.


Sánchez revisa su estante de madera blanca y nos muestra libros de literatura de escritores como Miguel de Cervantes, Dante Alighieri, al igual que obras de la historia de Grecia, Roma, como también de arqueología, entre otras, indicándonos que a la gente también le gusta este tipo de obras.


Mientras entabla el diálogo con nosotros Sánchez ojea sus revistas y comenta que también tiene una que otra revista que habla sobre sexualidad, aquí hizo una pausa para aclarar que no son pornográficas, es el caso de Soho, Maxim o FHM.


 Todos los días


El negocio de los libros, revistas, no tiene feriados, hay que estar todos los días, por ningún motivo nos retiramos así pasen las manifestaciones como muchas veces nos ha pasado, manifiesta Sánchez, quien concluye que en su trabajo conoce a todo tipo de gente y es un espacio para informarse  a diario.