El Muyuy, círculo sagrado para los pueblos

En la cosmovisión andina, esta figura expresa el todo: integralidad, dualidad, reciprocidad, equilibrio, armonía y poder total. Representa la vida de los seres humanos, al sol, la luna y la Pachamama.
Los taitas presiden las ceremonias alrededor de la Chakana y con los presentes reunidos en círculo.
FOTO: Cortesía

Vestidos con sus trajes originarios durante los ritos ceremoniales, los taitas y mamas forman siempre un Muyuy (círculo), figura considerada sagrada para los pueblos andinos porque expresa el todo: integralidad, dualidad, reciprocidad, equilibrio, armonía y poder total.

“El círculo representa la vida misma de los seres humanos, plantas, montañas, animales y los astros. Representa al sol, la luna, la Pachamama. Además está en el cuerpo humano, como el ñawi (ojo), la boca, la cabeza”, explica Pedro Janeta en su libro ‘Cosmovisión y Sabiduría Puruwa’.

Los ancestros en sus acciones cotidianas siempre expresaban el Muyuy. Para los rituales elaboraban la Chakana, que tiene un círculo en el centro; también en actividades sociales y culturales como la danza, y al momento de servir la comida, se sentaban en círculo o semicórculo para recibir los alimentos.

Janeta, quien es investigador de las culturas andinas, señala que el Muyuy está presente además en el proceso de curación y diagnóstico de las enfermedades. “El Yachak, acompañado de sus oraciones, limpia con el cuy o con hierbas medicinales a los pacientes, frotando en forma circular, girando a un lado y otro lado y aplicando la Chakana, a fin de que se absorban las energías negativas”, subrayó Janeta.

Festividades
Taita Luis Enrique Cachiguango, oriundo de Otavalo, afirma que el ‘círculo sagrado’ está presente en las cuatro fiestas principales del mundo andino: el Pawkar Raymi, el Inti Raymi, el Killa Raymi y el Kapac Raymi.

“En el Inti Raymi se rinde culto al astro Rey, entonces los ayllus hacen grandes danzas dedicadas al sol, con giros circulares haciendo loas al taita Inti”, explica Cachiguango.

En los pueblos Puruhaes durante el Pawkar Raymi, fiesta que se sincretiza con el Carnaval, se realizaba el Taki y Tushuy, que eran danzas y cantos de coplas en forma ordenada respetando el Muyushpa (quienes estaban sentados en círculo).

Cerámica
El círculo también se evidencia en la cerámica, en las vasijas de barro, utensilios de cocina, pondos, tiestos, ollas, vasijas y pilchis, entre otros. “Estos objetos siempre fueron de forma redonda. Además en las vasijas estaban diseñadas figuras de cuatro orejas que representaban los Chusku Suyu, los cuatro puntos cardinales”, indica Janeta.

El investigador agregó que también en la labor agrícola el círculo está presente. “Los productores al iniciar sus labores cumplían el Muyuyman, que consistía en controlar y supervisar la faena agrícola recorriendo el sembrío en forma circular”, indicó. (F)

DATOS
-Tradición. En el Pawkar Raymi se realizaba el Taki y Tushuy, danzas y cantos que se hacían respetando el Muyushpa, (los sentados en círculo).
-Figura. La Chakana tienen en el centro un círculo que representa la dualidad. Las puntas son las cuatro divisiones del Tawuantinsuyu.
-Procedimiento. En las comunidades indígenas, el proceso del trillado de la cebada y trigo hacían pisotear con la acémila de forma circular.

La presencia del círculo en la construcción de la casa

En algunas comunidades, sobre todo en sectores rurales, se acostumbraba a construir las chozas en forma redonda con técnicas ancestrales. “Las formas circulares denotan intimidad y pretenden ser una réplica del seno materno”, indica Taita Luis Enrique Cachiguango. Sin embargo, señala que la puerta de la casa debía estar frente a frente con el amanecer para permitir el ingreso de las sagradas energías de los primeros rayos del sol.

El taita explica también la presencia del Muyuy en la forma de sentarse para servirse los alimentos. “La abuela o la madre de familia, solicitaba que el esposo junto con todos los miembros de la familia se sentaran ubicándose en Muyukta kinriman tiyari (en forma semi circular), para repartir el alimento en forma ordenada, luego de servir, el mayor de la familia encabezaba la oración de agradecimiento al Pachakamak por el alimento recibido”.

Cachiguango agregó que, es importante señalar que al sentarse en Muyukta kinriman tiyari, nadie da la espalda y todos se miran de frente, así se inculca el perder el miedo o recelo. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El Muyuy, círculo sagrado para los pueblos

Los taitas presiden las ceremonias alrededor de la Chakana y con los presentes reunidos en círculo.
FOTO: Cortesía

Vestidos con sus trajes originarios durante los ritos ceremoniales, los taitas y mamas forman siempre un Muyuy (círculo), figura considerada sagrada para los pueblos andinos porque expresa el todo: integralidad, dualidad, reciprocidad, equilibrio, armonía y poder total.

“El círculo representa la vida misma de los seres humanos, plantas, montañas, animales y los astros. Representa al sol, la luna, la Pachamama. Además está en el cuerpo humano, como el ñawi (ojo), la boca, la cabeza”, explica Pedro Janeta en su libro ‘Cosmovisión y Sabiduría Puruwa’.

Los ancestros en sus acciones cotidianas siempre expresaban el Muyuy. Para los rituales elaboraban la Chakana, que tiene un círculo en el centro; también en actividades sociales y culturales como la danza, y al momento de servir la comida, se sentaban en círculo o semicórculo para recibir los alimentos.

Janeta, quien es investigador de las culturas andinas, señala que el Muyuy está presente además en el proceso de curación y diagnóstico de las enfermedades. “El Yachak, acompañado de sus oraciones, limpia con el cuy o con hierbas medicinales a los pacientes, frotando en forma circular, girando a un lado y otro lado y aplicando la Chakana, a fin de que se absorban las energías negativas”, subrayó Janeta.

Festividades
Taita Luis Enrique Cachiguango, oriundo de Otavalo, afirma que el ‘círculo sagrado’ está presente en las cuatro fiestas principales del mundo andino: el Pawkar Raymi, el Inti Raymi, el Killa Raymi y el Kapac Raymi.

“En el Inti Raymi se rinde culto al astro Rey, entonces los ayllus hacen grandes danzas dedicadas al sol, con giros circulares haciendo loas al taita Inti”, explica Cachiguango.

En los pueblos Puruhaes durante el Pawkar Raymi, fiesta que se sincretiza con el Carnaval, se realizaba el Taki y Tushuy, que eran danzas y cantos de coplas en forma ordenada respetando el Muyushpa (quienes estaban sentados en círculo).

Cerámica
El círculo también se evidencia en la cerámica, en las vasijas de barro, utensilios de cocina, pondos, tiestos, ollas, vasijas y pilchis, entre otros. “Estos objetos siempre fueron de forma redonda. Además en las vasijas estaban diseñadas figuras de cuatro orejas que representaban los Chusku Suyu, los cuatro puntos cardinales”, indica Janeta.

El investigador agregó que también en la labor agrícola el círculo está presente. “Los productores al iniciar sus labores cumplían el Muyuyman, que consistía en controlar y supervisar la faena agrícola recorriendo el sembrío en forma circular”, indicó. (F)

DATOS
-Tradición. En el Pawkar Raymi se realizaba el Taki y Tushuy, danzas y cantos que se hacían respetando el Muyushpa, (los sentados en círculo).
-Figura. La Chakana tienen en el centro un círculo que representa la dualidad. Las puntas son las cuatro divisiones del Tawuantinsuyu.
-Procedimiento. En las comunidades indígenas, el proceso del trillado de la cebada y trigo hacían pisotear con la acémila de forma circular.

La presencia del círculo en la construcción de la casa

En algunas comunidades, sobre todo en sectores rurales, se acostumbraba a construir las chozas en forma redonda con técnicas ancestrales. “Las formas circulares denotan intimidad y pretenden ser una réplica del seno materno”, indica Taita Luis Enrique Cachiguango. Sin embargo, señala que la puerta de la casa debía estar frente a frente con el amanecer para permitir el ingreso de las sagradas energías de los primeros rayos del sol.

El taita explica también la presencia del Muyuy en la forma de sentarse para servirse los alimentos. “La abuela o la madre de familia, solicitaba que el esposo junto con todos los miembros de la familia se sentaran ubicándose en Muyukta kinriman tiyari (en forma semi circular), para repartir el alimento en forma ordenada, luego de servir, el mayor de la familia encabezaba la oración de agradecimiento al Pachakamak por el alimento recibido”.

Cachiguango agregó que, es importante señalar que al sentarse en Muyukta kinriman tiyari, nadie da la espalda y todos se miran de frente, así se inculca el perder el miedo o recelo. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.