El capariche, un personaje que cuestiona a la Colonia

Acompañado de una escoba elaborada con paja o con ramas, recorría desde la madrugada las principales calles de las ciudades para limpiar
la basura. Este personaje aparece en las fiestas populares para cuestionar el régimen colonial que imponía ese trabajo a los indígenas.

Ataviado con un poncho rojo y acompañado de su escoba de paja y recogedor, va el capariche, uno de los personajes principales de la Diablada de Píllaro, festividad ancestral cuyos orígenes se remontan a la época colonial y evoca la rebeldía indígena y mestiza contra la religión católica.


El capariche lleva un traje indígena, alpargatas y sombrero. Usa una máscara de malla de alambre o de papel y se cubre la cabeza con un pañuelo de colores. En la Diablada es el  encargado de abrir el camino a los diablos y los danzantes mientras barre la entrada a la fiesta.


“Este personaje representa a las personas más humildes del pueblo de aquella época, a los barrenderos de la ciudad. Recrea las tareas de limpieza de las ciudades que desde la época colonial por imposición realizaban los indígenas, incluso en muchos casos sin remuneración”, explica Florencio Vernaza, gestor cultural de Píllaro.


Aunque en la Diablada Pillareña el capariche ha ido desapareciendo, se observa su presencia en otras festividades del país. Va a los extremos de las comparsas junto a las Guarichas (hombres que visten de mujeres) y las bandas de pueblo que bailan al son de sanjuanito, saltashpa, tonada y pasacalle.


El capariche es un personaje que recupera una labor que se imponía a los indígenas, por lo que aparece en las fiestas para cuestionar el régimen de la Colonia.


Homenaje
En honor a este personaje la cantante ecuatoriana María Tejada escribió una canción. Una de sus estrofas narra: “En su labor de día a día, adecentado con remiendos, el capariche va barriendo tristezas, penas y alegrías, con su cantar”.


El pillareño Rodrigo Herrera Cañar recuerda el trabajo del capariche. “En las mañanas, cuando nos levantábamos a estudiar, nos encontrábamos con los barrenderos y sus grandes escobas bajo la mirada del ‘jefe’, moviendo con esfuerzo la escoba de retama para llevar la basura a la orilla de la calle, que luego era recogida por los carretilleros con la pala”, manifiesta. Recuerda que los barrenderos limpiaban las calles polvorientas, tapadas sus narices con un pañuelo amarrado hacia atrás, en la nuca.


Así, algunos estudiosos afirman que el capariche representa al aborigen barredor de las calles públicas en las grandes y pequeñas ciudades, durante la Colonia y los primeros años de la República. (F)


El capariche lleva su escoba  
y baila junto
a la banda que acompaña las
comparsas,
al son de sanjuanito, saltashpa, tonada y pasacalle.
 
FESTIVIDADES. Los capariches bailan junto a los diablos, las guarichas (hombres que visten de mujeres) y los bailarines de línea.
COMPARSAS. Cualquier persona puede disfrazarse de capariche, diablo o guaricha, los tres personajes principales de la Diablada de Píllaro.
presencia. Aunque en la Diablada Pillareña el capariche ha ido desapareciendo, se observa su presencia en otras festividades del país.

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

El capariche, un personaje que cuestiona a la Colonia

Acompañado de una escoba elaborada con paja o con ramas, recorría desde la madrugada las principales calles de las ciudades para limpiar
la basura. Este personaje aparece en las fiestas populares para cuestionar el régimen colonial que imponía ese trabajo a los indígenas.

Ataviado con un poncho rojo y acompañado de su escoba de paja y recogedor, va el capariche, uno de los personajes principales de la Diablada de Píllaro, festividad ancestral cuyos orígenes se remontan a la época colonial y evoca la rebeldía indígena y mestiza contra la religión católica.


El capariche lleva un traje indígena, alpargatas y sombrero. Usa una máscara de malla de alambre o de papel y se cubre la cabeza con un pañuelo de colores. En la Diablada es el  encargado de abrir el camino a los diablos y los danzantes mientras barre la entrada a la fiesta.


“Este personaje representa a las personas más humildes del pueblo de aquella época, a los barrenderos de la ciudad. Recrea las tareas de limpieza de las ciudades que desde la época colonial por imposición realizaban los indígenas, incluso en muchos casos sin remuneración”, explica Florencio Vernaza, gestor cultural de Píllaro.


Aunque en la Diablada Pillareña el capariche ha ido desapareciendo, se observa su presencia en otras festividades del país. Va a los extremos de las comparsas junto a las Guarichas (hombres que visten de mujeres) y las bandas de pueblo que bailan al son de sanjuanito, saltashpa, tonada y pasacalle.


El capariche es un personaje que recupera una labor que se imponía a los indígenas, por lo que aparece en las fiestas para cuestionar el régimen de la Colonia.


Homenaje
En honor a este personaje la cantante ecuatoriana María Tejada escribió una canción. Una de sus estrofas narra: “En su labor de día a día, adecentado con remiendos, el capariche va barriendo tristezas, penas y alegrías, con su cantar”.


El pillareño Rodrigo Herrera Cañar recuerda el trabajo del capariche. “En las mañanas, cuando nos levantábamos a estudiar, nos encontrábamos con los barrenderos y sus grandes escobas bajo la mirada del ‘jefe’, moviendo con esfuerzo la escoba de retama para llevar la basura a la orilla de la calle, que luego era recogida por los carretilleros con la pala”, manifiesta. Recuerda que los barrenderos limpiaban las calles polvorientas, tapadas sus narices con un pañuelo amarrado hacia atrás, en la nuca.


Así, algunos estudiosos afirman que el capariche representa al aborigen barredor de las calles públicas en las grandes y pequeñas ciudades, durante la Colonia y los primeros años de la República. (F)


El capariche lleva su escoba  
y baila junto
a la banda que acompaña las
comparsas,
al son de sanjuanito, saltashpa, tonada y pasacalle.
 
FESTIVIDADES. Los capariches bailan junto a los diablos, las guarichas (hombres que visten de mujeres) y los bailarines de línea.
COMPARSAS. Cualquier persona puede disfrazarse de capariche, diablo o guaricha, los tres personajes principales de la Diablada de Píllaro.
presencia. Aunque en la Diablada Pillareña el capariche ha ido desapareciendo, se observa su presencia en otras festividades del país.

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.