Denuncias sociales reflejadas en obras artísticas

Con o sin intención, más de un artista cuencano ha decidido mediante su trabajo poner en evidencia los problemas a los que se enfrentan los ciudadanos con el fin inmediato de generar cambios.
El artista y gestor cultural Eduardo Moscoso es parte de la obra ‘Blanco neblumo’ de María José Machado, que muestra la contaminación de El Vado.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Las más recientes propuestas artísticas generadas en la ciudad han puesto sobre la mesa dos cosas: que las problemáticas de carácter político y social siguen presentes, y que los artistas están dispuestos a evidenciarlas.

Una de ellas es la artista cuencana María José Machado quien, al ser invitada a la XIV Bienal de Cuenca, decidió trabajar con una iniciativa de pintura expandida, con el fin de cumplir con la propuesta curatorial del encuentro. Su obra titulada ‘Blanco Neblumo’ deja ver las consecuencias reales de la contaminación ambiental a la que es vulnerable el sector de El Vado, barrio del que luego de 10 años, María José decidió salir por la integridad de su salud.

La artista colocó en una casa de La Condamine ocho paneles de madera con los retratos de artesanos, cocineras y gestores culturales que han permanecido toda su vida en el sector. Al cabo de cinco meses, el esmog producido por los buses y los autos se impregnó de manera natural en los retratos de estas personas. La obra ‘Blanco Neblumo’ estará en la Casa de los Arcos hasta el 3 de febrero de 2019.

Por su parte, la joven artista Karen Montero, estudiante de la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, le apostó a la memoria y a su fragilidad. Ella es una de las 65 artistas que intervino en la muestra ‘Diagnóstico Terminal’ de la Bienal Nómade, una propuesta alterna al oficialismo. Su obra es dolorosa pero muy decidora, pues hace algún tiempo, a Karen le diagnosticaron cáncer y le aplicaron quimioterapia, “pero en realidad todo se trató de una negligencia médica por un resultado erróneo”, lo que provocó consecuencias terribles en la salud de la joven.

Hasta el 31 de diciembre se expone en el antiguo hospital del IESS su obra, que reúne toda la documentación, tanto de exámenes como los resultados, en señal de protesta a un sistema de salud pública que, lejos de curarla, la sometió a “días de dolor y tristeza”.

Para Montero, el artista no solo denuncia a través de sus obras, sino que además, logra una especie de ‘limpia’ y catarsis al momento de hacer públicas sus inconformidades. (F)

DATOS
-Alternativo. La muestra titulada ‘Diagnóstico Terminal’ de la Bienal Nómade es una propuesta alternativa a los encuentros artísticos oficiales.
-Contaminación. El problema de contaminación ambiental y acústica en El Vado se evidencia hace años atrás.
-Enfermedades. Algunos artesanos fallecieron a causa de esta contaminación. Otros, tienen sus pulmones afectados.

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Denuncias sociales reflejadas en obras artísticas

El artista y gestor cultural Eduardo Moscoso es parte de la obra ‘Blanco neblumo’ de María José Machado, que muestra la contaminación de El Vado.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Las más recientes propuestas artísticas generadas en la ciudad han puesto sobre la mesa dos cosas: que las problemáticas de carácter político y social siguen presentes, y que los artistas están dispuestos a evidenciarlas.

Una de ellas es la artista cuencana María José Machado quien, al ser invitada a la XIV Bienal de Cuenca, decidió trabajar con una iniciativa de pintura expandida, con el fin de cumplir con la propuesta curatorial del encuentro. Su obra titulada ‘Blanco Neblumo’ deja ver las consecuencias reales de la contaminación ambiental a la que es vulnerable el sector de El Vado, barrio del que luego de 10 años, María José decidió salir por la integridad de su salud.

La artista colocó en una casa de La Condamine ocho paneles de madera con los retratos de artesanos, cocineras y gestores culturales que han permanecido toda su vida en el sector. Al cabo de cinco meses, el esmog producido por los buses y los autos se impregnó de manera natural en los retratos de estas personas. La obra ‘Blanco Neblumo’ estará en la Casa de los Arcos hasta el 3 de febrero de 2019.

Por su parte, la joven artista Karen Montero, estudiante de la Facultad de Artes de la Universidad de Cuenca, le apostó a la memoria y a su fragilidad. Ella es una de las 65 artistas que intervino en la muestra ‘Diagnóstico Terminal’ de la Bienal Nómade, una propuesta alterna al oficialismo. Su obra es dolorosa pero muy decidora, pues hace algún tiempo, a Karen le diagnosticaron cáncer y le aplicaron quimioterapia, “pero en realidad todo se trató de una negligencia médica por un resultado erróneo”, lo que provocó consecuencias terribles en la salud de la joven.

Hasta el 31 de diciembre se expone en el antiguo hospital del IESS su obra, que reúne toda la documentación, tanto de exámenes como los resultados, en señal de protesta a un sistema de salud pública que, lejos de curarla, la sometió a “días de dolor y tristeza”.

Para Montero, el artista no solo denuncia a través de sus obras, sino que además, logra una especie de ‘limpia’ y catarsis al momento de hacer públicas sus inconformidades. (F)

DATOS
-Alternativo. La muestra titulada ‘Diagnóstico Terminal’ de la Bienal Nómade es una propuesta alternativa a los encuentros artísticos oficiales.
-Contaminación. El problema de contaminación ambiental y acústica en El Vado se evidencia hace años atrás.
-Enfermedades. Algunos artesanos fallecieron a causa de esta contaminación. Otros, tienen sus pulmones afectados.

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.