El pan, una tradición de la mesa cuencana

Desde tempranas horas de la mañana el aroma a pan caliente horneado con leña en el barrio Todos Santos, es la esencia del diario vivir en Cuenca.
FOTO: EL TIEMPO

Antes de las 06:00, el olor del pan caliente se expande por el barrio Todos Santos, ubicado en el centro de Cuenca. En una sola calle, la Mariano Cueva, hay panaderías con al menos 100 años de historia. El producto que sale de sus hornos de leña es uno de los favoritos de los cuencano.


Foto: El horno debe estar a 180 grados de temperatura.


Todos Santos es uno de los primeros barrios de la ciudad. Según Eliécer Cárdenas, cronista de la ciudad, el barrio de Todos Santos nació antes de la fundación española de Cuenca, en 1557. Con la llegada del capitán español Rodrigo Núñez de Bonilla, se construyeron los molinos en esta zona por las amplias hectáreas de trigo que existían en ese entonces.

Aquí también se encuentra la primera iglesia que se edificó en la ciudad, que actualmente es parte de un complejo arqueológico, que conserva un horno de leña con más de 200 años de antigüedad, bajo la custodia de las madres Oblatas, quienes también se dedicaban a la venta de panes.   


RECORRIDO
Augusto Tenemea  Mendieta,  de 50 años, es propietario de la  panadería tradicional Todos Santos. Desde los 12 años, él trabajaba para Mercedes Vélez, más conocida como “Doña Michi Vélez”, quien fue reconocida en la ciudad por sus “sabrosos panes”,  cuenta Tenemea.

Sus recetas datan desde 1900. Los hermanos Augusto y Ángel Tenemea aprendieron de ella la elaboración del pan, que hoy ofrecen en sus  propios negocios.


 Foto:  La panadería tradicional Todos Santos vende un promedio de 2.000 panes durante el día.

“Aprendí a conservar el sabor de antaño, aprendí la receta tradicional del pan mestizo, el pan blanco, rodillas de cristo. Se tiene que hacer el pan con buen gusto, cuando el cliente le dice ‘qué rico pan’ eso es motivante.”  dijo Tenemea.

Tenemea ofrece más de 16 variedades de pan, vende alrededor de 2.000 panes diarios. Espera dejar esa labor como herencia a sus hijos.

Foto:  Los hornos de leña, ubicados en Todos Santos, han sido catalogados como patrimonio de la ciudad de Cuenca.

Ángel Tenemea lleva más de 25 años elaborando panes tradicionales con una receta que data de 1938. “Al momento que introduzco el pan al horno, el aroma de la leña absorbe el pancito, y le da ese toque artesanal, no tiene excesos de conservantes ni químicos, es un pan lo más natural posible.”  contó Ángel.

Cuenta que a su local llegan clientes de varios países, como Estados Unidos, Alemania, China. “Tenemos la responsabilidad de darle productos de primera calidad. Los clientes extranjeros tienen la oportunidad de apreciar cómo es el proceso, es una experiencia muy bonita para ellos”, relató.



Sin tomar en cuenta el tiempo de preparación y amasado, el horneado del pan toma entre 18 y 50 minutos, dependiendo del peso de la masa. El horno debe estar a 180 grados de temperatura.

¿Qué tanto conoces del pan cuencano? Te retamos averiguar.

El pan, una tradición de la mesa cuencana

Desde tempranas horas de la mañana el aroma a pan caliente horneado con leña en el barrio Todos Santos, es la esencia del diario vivir en Cuenca.
FOTO: EL TIEMPO

Antes de las 06:00, el olor del pan caliente se expande por el barrio Todos Santos, ubicado en el centro de Cuenca. En una sola calle, la Mariano Cueva, hay panaderías con al menos 100 años de historia. El producto que sale de sus hornos de leña es uno de los favoritos de los cuencano.


Foto: El horno debe estar a 180 grados de temperatura.


Todos Santos es uno de los primeros barrios de la ciudad. Según Eliécer Cárdenas, cronista de la ciudad, el barrio de Todos Santos nació antes de la fundación española de Cuenca, en 1557. Con la llegada del capitán español Rodrigo Núñez de Bonilla, se construyeron los molinos en esta zona por las amplias hectáreas de trigo que existían en ese entonces.

Aquí también se encuentra la primera iglesia que se edificó en la ciudad, que actualmente es parte de un complejo arqueológico, que conserva un horno de leña con más de 200 años de antigüedad, bajo la custodia de las madres Oblatas, quienes también se dedicaban a la venta de panes.   


RECORRIDO
Augusto Tenemea  Mendieta,  de 50 años, es propietario de la  panadería tradicional Todos Santos. Desde los 12 años, él trabajaba para Mercedes Vélez, más conocida como “Doña Michi Vélez”, quien fue reconocida en la ciudad por sus “sabrosos panes”,  cuenta Tenemea.

Sus recetas datan desde 1900. Los hermanos Augusto y Ángel Tenemea aprendieron de ella la elaboración del pan, que hoy ofrecen en sus  propios negocios.


 Foto:  La panadería tradicional Todos Santos vende un promedio de 2.000 panes durante el día.

“Aprendí a conservar el sabor de antaño, aprendí la receta tradicional del pan mestizo, el pan blanco, rodillas de cristo. Se tiene que hacer el pan con buen gusto, cuando el cliente le dice ‘qué rico pan’ eso es motivante.”  dijo Tenemea.

Tenemea ofrece más de 16 variedades de pan, vende alrededor de 2.000 panes diarios. Espera dejar esa labor como herencia a sus hijos.

Foto:  Los hornos de leña, ubicados en Todos Santos, han sido catalogados como patrimonio de la ciudad de Cuenca.

Ángel Tenemea lleva más de 25 años elaborando panes tradicionales con una receta que data de 1938. “Al momento que introduzco el pan al horno, el aroma de la leña absorbe el pancito, y le da ese toque artesanal, no tiene excesos de conservantes ni químicos, es un pan lo más natural posible.”  contó Ángel.

Cuenta que a su local llegan clientes de varios países, como Estados Unidos, Alemania, China. “Tenemos la responsabilidad de darle productos de primera calidad. Los clientes extranjeros tienen la oportunidad de apreciar cómo es el proceso, es una experiencia muy bonita para ellos”, relató.



Sin tomar en cuenta el tiempo de preparación y amasado, el horneado del pan toma entre 18 y 50 minutos, dependiendo del peso de la masa. El horno debe estar a 180 grados de temperatura.

¿Qué tanto conoces del pan cuencano? Te retamos averiguar.