Cristóbal Barahona, el ‘bombero’ del Chota

El maestro Cristóbal Barahona es uno de los connotados fabricantes de la Bomba en El Juncal.
FOTO: Cortesía Chota Madre

Es considerado uno de los últimos fabricantes del tambor Bomba. Aplicando técnicas ancestrales, el artesano elabora los instrumentos musicales que dan nombre al género musical afrodescendiente.

Yo aprendí de puro curioso, porque mi tío hacía este instrumento y me quedaba viendo”, cuenta Cristóbal Barahona sobre su oficio de fabricar la Bomba, tambor tradicional del Valle del Chota que da nombre al género musical afrodescendiente.

Nacido en Pamba Hacienda en el Carchi el 20 de julio de 1931, a los 12 años se trasladó a El Juncal donde vive hasta la actualidad y donde se dedica a la elaboración de tambores con materiales como tronco de balsa, nylon, cabuya, cuero de chivo y las raíces de una planta endémica de la zona subtropical de Imbabura denominada “juanquereme”.

Sus manos conservan la habilidad y fuerza para tratar cada uno de los elementos que utiliza. Y su mente guarda los secretos y la experiencia para hacer una Bomba con buena acústica.

Don Cristóbal, uno de los últimos fabricantes de Bomba, es patrimonio cultural vivo del Ecuador por sus técnicas ancestrales. Es uno de los artesanos más buscados por músicos de todo el país.

Entre los grupos que se destacan está ‘Chota Madre’ cuyos fundadores Juan José Paredes y Cristopher Terán, lograron en marzo de 2014, que una de las Bombas de Don Cristóbal sea parte de la colección más importante de instrumentos musicales del mundo en el Museo Metropolitano de Arte de New York, que tiene más de 5.000 piezas de todos los continentes.

Los integrantes de ‘Chota Madre’ filmaron un documental con Barahona a quien invitaron a EE.UU., a donde viajó para ofrecer una charla sobre la fabricación de este instrumento.

Proceso
Para hacer las Bombas, el artesano usa tronco de balsa que forma el cilindro, corta con una sierra la sección que va a utilizar como caja de resonancia y lo limpia por adentro con un formón.

Debido a que es un tambor que tiene dos membranas, trata de conseguir dos tipos de piel. La de chivo, que es más gruesa, para la membrana que se percute y la de chiva, que es más delgada, como resonador.

Deja las pieles en remojo con detergente durante dos días. Posteriormente, la lava con cal para quitar la grasa y el pelo y una vez que están limpias, procede a coserlas a los aros. Para el ensamble utiliza cuerda de plástico.

Don Cristóbal subraya que no se debe tensar mucho, “lo que importa es que los aros queden bien colocados en el cilindro”. Posteriormente se usa una piedra para golpear suavemente y a medida que se va templando el cordón plástico se va afinando. El experto tarda tres días en fabricar cada instrumento. Don Barahona es conocido en su localidad como el ‘bombero’. Su arte ha sido el sustento de su familia y aunque ha tenido nueve hijos, ninguno heredó el oficio. (F)

El tambor, símbolo de una potencia sobrenaturalen el África

El tambor Bomba tiene sus orígenes en la cultura africana, que fue traída a través de los esclavos hacia el Valle del Chota hace cinco siglos. Martha Barriga en su libro ‘La historia del tambor africano y su legado en el mundo’ resalta la importancia de este instrumento de percusión. “Un tambor en el África fue el símbolo de una potencia sobrenatural y continúa siéndolo. Por esta razón cada jefe de clan o de tribu tiene uno”, señala. Se conoce que los tambores siempre acompañaron a los negros en la guerra; pero sobretodo, los tambores llamaban a los dioses que acudían a ayudar a los creyentes.

Como bomba se denomina también al sensual baile de las mujeres que mueven sus caderas y colocan la botella sobre su cabeza.
Para el musicólogo Segundo Luis Moreno “las llaman así (bombas) porque las parejas bailan formando ‘bomba’ y le queda esta denominación además, porque la composición musical carece de cadencia perfecta para su terminación. Por esto vuelve constantemente al principio, en forma circular”. (F)

Patricia Naula H.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Cristóbal Barahona, el ‘bombero’ del Chota

El maestro Cristóbal Barahona es uno de los connotados fabricantes de la Bomba en El Juncal.
FOTO: Cortesía Chota Madre

Es considerado uno de los últimos fabricantes del tambor Bomba. Aplicando técnicas ancestrales, el artesano elabora los instrumentos musicales que dan nombre al género musical afrodescendiente.

Yo aprendí de puro curioso, porque mi tío hacía este instrumento y me quedaba viendo”, cuenta Cristóbal Barahona sobre su oficio de fabricar la Bomba, tambor tradicional del Valle del Chota que da nombre al género musical afrodescendiente.

Nacido en Pamba Hacienda en el Carchi el 20 de julio de 1931, a los 12 años se trasladó a El Juncal donde vive hasta la actualidad y donde se dedica a la elaboración de tambores con materiales como tronco de balsa, nylon, cabuya, cuero de chivo y las raíces de una planta endémica de la zona subtropical de Imbabura denominada “juanquereme”.

Sus manos conservan la habilidad y fuerza para tratar cada uno de los elementos que utiliza. Y su mente guarda los secretos y la experiencia para hacer una Bomba con buena acústica.

Don Cristóbal, uno de los últimos fabricantes de Bomba, es patrimonio cultural vivo del Ecuador por sus técnicas ancestrales. Es uno de los artesanos más buscados por músicos de todo el país.

Entre los grupos que se destacan está ‘Chota Madre’ cuyos fundadores Juan José Paredes y Cristopher Terán, lograron en marzo de 2014, que una de las Bombas de Don Cristóbal sea parte de la colección más importante de instrumentos musicales del mundo en el Museo Metropolitano de Arte de New York, que tiene más de 5.000 piezas de todos los continentes.

Los integrantes de ‘Chota Madre’ filmaron un documental con Barahona a quien invitaron a EE.UU., a donde viajó para ofrecer una charla sobre la fabricación de este instrumento.

Proceso
Para hacer las Bombas, el artesano usa tronco de balsa que forma el cilindro, corta con una sierra la sección que va a utilizar como caja de resonancia y lo limpia por adentro con un formón.

Debido a que es un tambor que tiene dos membranas, trata de conseguir dos tipos de piel. La de chivo, que es más gruesa, para la membrana que se percute y la de chiva, que es más delgada, como resonador.

Deja las pieles en remojo con detergente durante dos días. Posteriormente, la lava con cal para quitar la grasa y el pelo y una vez que están limpias, procede a coserlas a los aros. Para el ensamble utiliza cuerda de plástico.

Don Cristóbal subraya que no se debe tensar mucho, “lo que importa es que los aros queden bien colocados en el cilindro”. Posteriormente se usa una piedra para golpear suavemente y a medida que se va templando el cordón plástico se va afinando. El experto tarda tres días en fabricar cada instrumento. Don Barahona es conocido en su localidad como el ‘bombero’. Su arte ha sido el sustento de su familia y aunque ha tenido nueve hijos, ninguno heredó el oficio. (F)

El tambor, símbolo de una potencia sobrenaturalen el África

El tambor Bomba tiene sus orígenes en la cultura africana, que fue traída a través de los esclavos hacia el Valle del Chota hace cinco siglos. Martha Barriga en su libro ‘La historia del tambor africano y su legado en el mundo’ resalta la importancia de este instrumento de percusión. “Un tambor en el África fue el símbolo de una potencia sobrenatural y continúa siéndolo. Por esta razón cada jefe de clan o de tribu tiene uno”, señala. Se conoce que los tambores siempre acompañaron a los negros en la guerra; pero sobretodo, los tambores llamaban a los dioses que acudían a ayudar a los creyentes.

Como bomba se denomina también al sensual baile de las mujeres que mueven sus caderas y colocan la botella sobre su cabeza.
Para el musicólogo Segundo Luis Moreno “las llaman así (bombas) porque las parejas bailan formando ‘bomba’ y le queda esta denominación además, porque la composición musical carece de cadencia perfecta para su terminación. Por esto vuelve constantemente al principio, en forma circular”. (F)

Patricia Naula H.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.