Creatividad y arte enseñan tejedoras de paja toquilla

Con la V Feria ‘Tejiendo Identidad’ que se desarrolló en el parque Calderón, se celebró ayer el sexto aniversario de la declaratoria del tejido tradicional del sombrero de paja toquilla como Patrimonio Cultural Inmaterial por la UNESCO. Participaron 20 asociaciones de Azuay y Cañar.
Elsa Barbecho, de la tienda ‘Crabs and hats’, muestra sus artículos durante la V Feria Artesanal de paja toquilla ‘Tejiendo Identidad’.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Los tradicionales sombreros protagonizaron ayer la V Feria Artesanal de paja toquilla ‘Tejiendo Identidad’, que se desarrolló en el parque Calderón, donde las hábiles artesanas ofrecieron variedad de productos como zapatos, billeteras, monederos, piezas de joyería, adornos navideños y nacimientos, entre otros.

La feria se cumplió con motivo del sexto aniversario de la inscripción del tejido del sombrero de paja toquilla como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

En el acto de inauguración, Julia Peláez, de la Asociación de Artesanas Tesoro del Inca de Chordeleg, señaló que las toquilleras buscan conseguir mejores condiciones por su labor. Agregó que constantemente se elaboran nuevos y mejores productos y pidió a los consumidores “que se concienticen, valoren nuestro trabajo y paguen el precio justo”.

Por su parte, el alcalde Marcelo Cabrera, expresó el compromiso, para conjuntamente con el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, y otros entes gubernamentales, “buscar las mejores alternativas para la comercialización de los productos”.

El Alcalde subrayó que con esta feria se busca “promover y salvaguardar los saberes tradicionales y su transmisión a las nuevas generaciones, de este invaluable legado de patrimonio que ahora le pertenece a toda la humanidad”.

Variedad
Un total de 20 asociaciones de Chordeleg, Sígsig, Azogues, entre otras localidades, participaron en la feria que se desarrolló desde las 09:00 hasta las 18:00.

“Ayude un sombrerito pal sol, mamita”, ofrece la tejedora María Samaniego de la parroquia Principal del Sísgig, mientras entrelaza las finas hebras entre sí para ir dando forma a un sombrero. La artesana de 75 años destacó la ardua labor de las toquilleras que han mantenido esta tradición por siglos. Ella se dedica a este oficio desde la niñez, conocimiento que lo heredó de su madre.

Las artífices de grandes obras de arte ofrecieron variedad de artículos al fusionar la paja con materiales como cuero, metal y madera. Priscila Ávila, elabora aretes y collares. Ella combinó la enseña de su abuelo materno de la joyería, con la de la paja toquilla de su abuelo paterno para confeccionar estas finas piezas.

Elsa Barbecho de la tienda ‘Crabs and hats’, presentó, además de los tradicionales sombreros, nacimientos y ornamentos.

Asimismo, las tejedoras Fabiola Pérez, Rosa Castro, Mercedes Saula, Inés Naranjo y Lourdes Jeras, calificaron como positiva la organización de estas ferias e invitaron a la ciudadanía a valorar sus productos y adquirirlos, sobre todo, como presentes para obsequiar en esta época navideña. (F)

FRASES
"Pido el compromiso de todos para que el tejido de paja toquilla se siga transmitiendo”
Julia Peláez, artesana de Chordeleg.

"Debemos, como entidades del Estado, buscar cómo mejorar la comercialización”
Marcelo Cabrera, alcalde de Cuenca.

DATOS
-Petición. Las artesanas piden a las autoridades que se organicen ferias con más frecuencia para poder vender sus productos.
-Obsequios. Las tejedoras invitan a la ciudadanía a adquirir los sombreros u otros artículos de paja para obsequiarlos en la época navideña y de fin de año.
-Tradición. La producción de los sombreros tejidos con paja toquilla se concentra en las provincias de Azuay, Cañar, Manabí y Santa Elena.



El sombrero, una artesanía tradicional y emblemática del Ecuador
El sombrero, una emblemática prenda elaborada por hábiles artesanos en las provincias de Azuay, Cañar, Manabí y Santa Elena se luce a escala mundial. La tradición familiar y el amor al arte por parte de los toquilleros, han permitido que se mantenga la producción y han hecho posible también la venta de los sombreros en el mercado local, nacional y la exportación a países como Argentina, Brasil, España, EE.UU., y Francia, entre otros.

Patricio Zamora, director de la Regional 6 del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, señaló que “año a año organizamos la feria ‘Tejiendo dentidad’ para mostrar a la gente el trabajo de nuestra hábiles artesanas, quienes permiten que la identidad de nuestros pueblos perdure con el paso del tiempo, y se transmitan de generación en generación esos saberes ancestrales”.

Zamora considera que la “declaratoria como patrimonio visibilizó el producto y lo puso en valor”, pero aseguró que aún queda mucho por hacer. Agregó que desde el 2013, el INPC elaboró un plan de salvaguardia con el fin de preservar la milenaria tradición.

En la Regional 6, que abarca las provincias del Azuay, Cañar y Morona Santiago, se registran 28 agrupaciones toquilleras. “La mayoría están en el Azuay, mientras que en Cañar son únicamente de los cantones Biblián y Azogues, y hay una asociación en Sucúa”, según Paola Moreno, analista de patrimonio cultural inmaterial del INPC.

El INPC destacó que la innovación y creatividad de las artesanas, constituye un factor importante. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Creatividad y arte enseñan tejedoras de paja toquilla

Elsa Barbecho, de la tienda ‘Crabs and hats’, muestra sus artículos durante la V Feria Artesanal de paja toquilla ‘Tejiendo Identidad’.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Los tradicionales sombreros protagonizaron ayer la V Feria Artesanal de paja toquilla ‘Tejiendo Identidad’, que se desarrolló en el parque Calderón, donde las hábiles artesanas ofrecieron variedad de productos como zapatos, billeteras, monederos, piezas de joyería, adornos navideños y nacimientos, entre otros.

La feria se cumplió con motivo del sexto aniversario de la inscripción del tejido del sombrero de paja toquilla como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

En el acto de inauguración, Julia Peláez, de la Asociación de Artesanas Tesoro del Inca de Chordeleg, señaló que las toquilleras buscan conseguir mejores condiciones por su labor. Agregó que constantemente se elaboran nuevos y mejores productos y pidió a los consumidores “que se concienticen, valoren nuestro trabajo y paguen el precio justo”.

Por su parte, el alcalde Marcelo Cabrera, expresó el compromiso, para conjuntamente con el Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, y otros entes gubernamentales, “buscar las mejores alternativas para la comercialización de los productos”.

El Alcalde subrayó que con esta feria se busca “promover y salvaguardar los saberes tradicionales y su transmisión a las nuevas generaciones, de este invaluable legado de patrimonio que ahora le pertenece a toda la humanidad”.

Variedad
Un total de 20 asociaciones de Chordeleg, Sígsig, Azogues, entre otras localidades, participaron en la feria que se desarrolló desde las 09:00 hasta las 18:00.

“Ayude un sombrerito pal sol, mamita”, ofrece la tejedora María Samaniego de la parroquia Principal del Sísgig, mientras entrelaza las finas hebras entre sí para ir dando forma a un sombrero. La artesana de 75 años destacó la ardua labor de las toquilleras que han mantenido esta tradición por siglos. Ella se dedica a este oficio desde la niñez, conocimiento que lo heredó de su madre.

Las artífices de grandes obras de arte ofrecieron variedad de artículos al fusionar la paja con materiales como cuero, metal y madera. Priscila Ávila, elabora aretes y collares. Ella combinó la enseña de su abuelo materno de la joyería, con la de la paja toquilla de su abuelo paterno para confeccionar estas finas piezas.

Elsa Barbecho de la tienda ‘Crabs and hats’, presentó, además de los tradicionales sombreros, nacimientos y ornamentos.

Asimismo, las tejedoras Fabiola Pérez, Rosa Castro, Mercedes Saula, Inés Naranjo y Lourdes Jeras, calificaron como positiva la organización de estas ferias e invitaron a la ciudadanía a valorar sus productos y adquirirlos, sobre todo, como presentes para obsequiar en esta época navideña. (F)

FRASES
"Pido el compromiso de todos para que el tejido de paja toquilla se siga transmitiendo”
Julia Peláez, artesana de Chordeleg.

"Debemos, como entidades del Estado, buscar cómo mejorar la comercialización”
Marcelo Cabrera, alcalde de Cuenca.

DATOS
-Petición. Las artesanas piden a las autoridades que se organicen ferias con más frecuencia para poder vender sus productos.
-Obsequios. Las tejedoras invitan a la ciudadanía a adquirir los sombreros u otros artículos de paja para obsequiarlos en la época navideña y de fin de año.
-Tradición. La producción de los sombreros tejidos con paja toquilla se concentra en las provincias de Azuay, Cañar, Manabí y Santa Elena.



El sombrero, una artesanía tradicional y emblemática del Ecuador
El sombrero, una emblemática prenda elaborada por hábiles artesanos en las provincias de Azuay, Cañar, Manabí y Santa Elena se luce a escala mundial. La tradición familiar y el amor al arte por parte de los toquilleros, han permitido que se mantenga la producción y han hecho posible también la venta de los sombreros en el mercado local, nacional y la exportación a países como Argentina, Brasil, España, EE.UU., y Francia, entre otros.

Patricio Zamora, director de la Regional 6 del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, señaló que “año a año organizamos la feria ‘Tejiendo dentidad’ para mostrar a la gente el trabajo de nuestra hábiles artesanas, quienes permiten que la identidad de nuestros pueblos perdure con el paso del tiempo, y se transmitan de generación en generación esos saberes ancestrales”.

Zamora considera que la “declaratoria como patrimonio visibilizó el producto y lo puso en valor”, pero aseguró que aún queda mucho por hacer. Agregó que desde el 2013, el INPC elaboró un plan de salvaguardia con el fin de preservar la milenaria tradición.

En la Regional 6, que abarca las provincias del Azuay, Cañar y Morona Santiago, se registran 28 agrupaciones toquilleras. “La mayoría están en el Azuay, mientras que en Cañar son únicamente de los cantones Biblián y Azogues, y hay una asociación en Sucúa”, según Paola Moreno, analista de patrimonio cultural inmaterial del INPC.

El INPC destacó que la innovación y creatividad de las artesanas, constituye un factor importante. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.