Covid-19 acecha a los pueblos indígenas

La sombra del coronavirus se cierne sobre los pueblos indígenas de la Amazonía, donde se registran casos positivos de contagio en las nacionalidades Achuar, Siekopai y Waorani. Dirigentes y líderes expresan su preocupación ante la vulnerabilidad de sus poblaciones, mientras organizaciones alertan del “grave riesgo” frente a esta pandemia que puede acarrear consecuencias “irreparables”.


Los casos de covid-19 en territorio Siekopai ascendieron a 30, informó el presidente de la nacionalidad, Justino Piguaje. En un comunicado, dio a conocer que el Ministerio de Salud confirmó que de 80 pruebas rápidas, 30 dieron positivas a reactivos de covid-19 y se confirmó la existencia de siete casos a través de pruebas PCR.


Piguaje aseguró que uno de sus maestros, hijo de un anciano que falleció días atrás con síntomas relacionados al virus, se encuentra “grave en una unidad de cuidados intensivos”.


Conocidos como secoyas, los Siekopai habitan en la zona fronteriza de Ecuador y Perú. En el lado ecuatoriano su población apenas alcanza los 721 habitantes. Sus dirigentes han advertido que el coronavirus puede llevarlos a la extinción y a la pérdida de su cultura, guardada en la tradición oral de sus mayores.


Piguaje advirtió que los contagios aumentan con rapidez, por lo que pidió que se hagan pruebas masivas.
A este panorama se suman los 12 contagios que se han reportado en la nacionalidad Achuar, siete en la comunidad de Charapa y cinco en

Copataza.
Tiyua Uyunkar. presidente de ese pueblo, denunció la falta de apoyo del Gobierno para la detección rápida de casos de coronavirus y la formación de cercos epidemiológicos.


En una rueda de prensa virtual, el dirigente apeló a la unidad de todas las organizaciones indígenas para mitigar los efectos de la pandemia en la Amazonía. “Si estamos esperando respuesta del COE provincial, los pueblos y nacionalidades seremos afectados, pero si no actuamos, seremos cómplices del desastre”, aseguró Uyunkar.


La población de esta nacionalidad bordea las 7.000 personas en las provincias de Pastaza y Morona Santiago. Sus líderes combinan la medicina ancestral y la occidental para evitar que los contagiados pierdan la batalla contra el covid-19.


Jaime Vargas, titular de la CONAIE, señaló que una de las causas de la propagación del virus en sus comunidades fue el desplazamiento de estudiantes para recibir educación virtual.


Por su parte, la nacionalidad Waorani también ha reportado el deceso de un adulto mayor con sintomatología relacionada al virus.


Oswaldo Nenquimo relató que el pikenani (abuelo sabio) Carlos Bay Ima, de la comunidad de Bataboro en la provincia de Orellana, presentó gripe y fiebre y fue trasladado al subcentro de salud de Tigüino. Su muerte se confirmó el pasado domingo. El fin de semana, la comunidad Miwaguno, ubicada también en Orellana, dio a conocer el primer caso de coronavirus en una mujer waorani. El Ministerio de Salud confirmó que la joven fue internada en un centro de salud de Quito.


“Los médicos realizaron el cerco epidemiológico y tomaron pruebas rápidas. Hay preocupación en las comunidades”, aseguró Nenquimo.
Ante la emergencia sanitaria, la CONAIE y la Confeniae expresaron su disposición a mantener la cuarentena en los territorios de pueblos y nacionalidades durante mayo. Los resultados serán evaluados a finales de este mes.


El Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe, FILAC, alerta que unos 700 pueblos indígenas de la región están en condiciones de grave riesgo frente a la pandemia, que se suma a adversidades previas como dengue, malaria, limitados servicios de salud y servicios básicos. (F)

Covid-19 acecha a los pueblos indígenas

La sombra del coronavirus se cierne sobre los pueblos indígenas de la Amazonía, donde se registran casos positivos de contagio en las nacionalidades Achuar, Siekopai y Waorani. Dirigentes y líderes expresan su preocupación ante la vulnerabilidad de sus poblaciones, mientras organizaciones alertan del “grave riesgo” frente a esta pandemia que puede acarrear consecuencias “irreparables”.


Los casos de covid-19 en territorio Siekopai ascendieron a 30, informó el presidente de la nacionalidad, Justino Piguaje. En un comunicado, dio a conocer que el Ministerio de Salud confirmó que de 80 pruebas rápidas, 30 dieron positivas a reactivos de covid-19 y se confirmó la existencia de siete casos a través de pruebas PCR.


Piguaje aseguró que uno de sus maestros, hijo de un anciano que falleció días atrás con síntomas relacionados al virus, se encuentra “grave en una unidad de cuidados intensivos”.


Conocidos como secoyas, los Siekopai habitan en la zona fronteriza de Ecuador y Perú. En el lado ecuatoriano su población apenas alcanza los 721 habitantes. Sus dirigentes han advertido que el coronavirus puede llevarlos a la extinción y a la pérdida de su cultura, guardada en la tradición oral de sus mayores.


Piguaje advirtió que los contagios aumentan con rapidez, por lo que pidió que se hagan pruebas masivas.
A este panorama se suman los 12 contagios que se han reportado en la nacionalidad Achuar, siete en la comunidad de Charapa y cinco en

Copataza.
Tiyua Uyunkar. presidente de ese pueblo, denunció la falta de apoyo del Gobierno para la detección rápida de casos de coronavirus y la formación de cercos epidemiológicos.


En una rueda de prensa virtual, el dirigente apeló a la unidad de todas las organizaciones indígenas para mitigar los efectos de la pandemia en la Amazonía. “Si estamos esperando respuesta del COE provincial, los pueblos y nacionalidades seremos afectados, pero si no actuamos, seremos cómplices del desastre”, aseguró Uyunkar.


La población de esta nacionalidad bordea las 7.000 personas en las provincias de Pastaza y Morona Santiago. Sus líderes combinan la medicina ancestral y la occidental para evitar que los contagiados pierdan la batalla contra el covid-19.


Jaime Vargas, titular de la CONAIE, señaló que una de las causas de la propagación del virus en sus comunidades fue el desplazamiento de estudiantes para recibir educación virtual.


Por su parte, la nacionalidad Waorani también ha reportado el deceso de un adulto mayor con sintomatología relacionada al virus.


Oswaldo Nenquimo relató que el pikenani (abuelo sabio) Carlos Bay Ima, de la comunidad de Bataboro en la provincia de Orellana, presentó gripe y fiebre y fue trasladado al subcentro de salud de Tigüino. Su muerte se confirmó el pasado domingo. El fin de semana, la comunidad Miwaguno, ubicada también en Orellana, dio a conocer el primer caso de coronavirus en una mujer waorani. El Ministerio de Salud confirmó que la joven fue internada en un centro de salud de Quito.


“Los médicos realizaron el cerco epidemiológico y tomaron pruebas rápidas. Hay preocupación en las comunidades”, aseguró Nenquimo.
Ante la emergencia sanitaria, la CONAIE y la Confeniae expresaron su disposición a mantener la cuarentena en los territorios de pueblos y nacionalidades durante mayo. Los resultados serán evaluados a finales de este mes.


El Fondo para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de América Latina y El Caribe, FILAC, alerta que unos 700 pueblos indígenas de la región están en condiciones de grave riesgo frente a la pandemia, que se suma a adversidades previas como dengue, malaria, limitados servicios de salud y servicios básicos. (F)