Cine, arte y cultura tras la innovación educativa

 Investigación e innovación son las claves del proyecto ‘El arte perdido de la educación’, plasmado en un documental que se proyectará hoy en Cuenca. Se trata de una producción cuyo resultado es el vínculo de los investigadores con las formas de vida, tradiciones y saberes de las comunidades.
El coordinador del proyecto, el español Javier Collado-Ruano, se planteó la posibilidad de aterrizar en el país el capítulo II de la serie de documentales que registra las formas de vida de las comunidades.


A diferencia de España, en donde efectuaron entrevistas a pintores y docentes de una escuela que transversaliza el arte dentro de sus currículos, a más de abordar problemáticas sociales, en el país acudieron a comunidades de las tres regiones del Ecuador continental para captar la mayor cantidad de conocimientos y saberes que puedan adaptarse a la educación formal. Para lograrlo, Collado-Ruano buscó ayuda en la Universidad Nacional de Educación, UNAE, la Universidad de las Artes y la Universidad Regional Amazónica Ikiam. De ellas, salieron los estudiantes e investigadores que acudirían a las comunidades para obtener la información.
En compañía de docentes llegaron a Saraguro, Ingapirca, el barrio Nigeria en Guayaquil y a una comunidad indígena en Napo, con el objetivo de “integrar conocimientos científicos con saberes ancestrales”.


En estos lugares registraron audiovisualmente entrevistas a líderes y lideresas comunitarias de quienes, además de las manifestaciones culturales, música, danza, alimentación, recibieron información sobre sus necesidades y problemas sociales.


Con los resultados obtenidos, señaló el investigador del proyecto Lenín Carapas, se busca innovar las mallas curriculares actuales con miras a ver el arte  y la cultura como un elemento pedagógico clave en la educación formal.


En definitiva, el objetivo del proyecto consiste en integrar los conocimientos ancestrales a los conocimientos académicos.
Pese a los limitados fondos económicos con los que cuentan, según dijo el español Collado-Ruano, se plantean mantener el proyecto y llevarlo a otros países como México, Brasil, e Italia.


El material audiovisual, de 42 minutos de duración,  dirigido a docentes, estudiantes y ciudadanía en general, se proyectará esta noche, a partir de las 19:00, en el Museo de la Ciudad, antigua Escuela Central. El ingreso al evento es gratuito y luego de la proyección se abrirá un foro para dialogar con los realizadores. (F)
Entrevistar a cuatro mujeres lideresas y a cuatro hombres líderes tuvo el fin de conseguir equilibrio de género en este documental.
cortesía  EL TIEMPO

Cine, arte y cultura tras la innovación educativa

 Investigación e innovación son las claves del proyecto ‘El arte perdido de la educación’, plasmado en un documental que se proyectará hoy en Cuenca. Se trata de una producción cuyo resultado es el vínculo de los investigadores con las formas de vida, tradiciones y saberes de las comunidades.
El coordinador del proyecto, el español Javier Collado-Ruano, se planteó la posibilidad de aterrizar en el país el capítulo II de la serie de documentales que registra las formas de vida de las comunidades.


A diferencia de España, en donde efectuaron entrevistas a pintores y docentes de una escuela que transversaliza el arte dentro de sus currículos, a más de abordar problemáticas sociales, en el país acudieron a comunidades de las tres regiones del Ecuador continental para captar la mayor cantidad de conocimientos y saberes que puedan adaptarse a la educación formal. Para lograrlo, Collado-Ruano buscó ayuda en la Universidad Nacional de Educación, UNAE, la Universidad de las Artes y la Universidad Regional Amazónica Ikiam. De ellas, salieron los estudiantes e investigadores que acudirían a las comunidades para obtener la información.
En compañía de docentes llegaron a Saraguro, Ingapirca, el barrio Nigeria en Guayaquil y a una comunidad indígena en Napo, con el objetivo de “integrar conocimientos científicos con saberes ancestrales”.


En estos lugares registraron audiovisualmente entrevistas a líderes y lideresas comunitarias de quienes, además de las manifestaciones culturales, música, danza, alimentación, recibieron información sobre sus necesidades y problemas sociales.


Con los resultados obtenidos, señaló el investigador del proyecto Lenín Carapas, se busca innovar las mallas curriculares actuales con miras a ver el arte  y la cultura como un elemento pedagógico clave en la educación formal.


En definitiva, el objetivo del proyecto consiste en integrar los conocimientos ancestrales a los conocimientos académicos.
Pese a los limitados fondos económicos con los que cuentan, según dijo el español Collado-Ruano, se plantean mantener el proyecto y llevarlo a otros países como México, Brasil, e Italia.


El material audiovisual, de 42 minutos de duración,  dirigido a docentes, estudiantes y ciudadanía en general, se proyectará esta noche, a partir de las 19:00, en el Museo de la Ciudad, antigua Escuela Central. El ingreso al evento es gratuito y luego de la proyección se abrirá un foro para dialogar con los realizadores. (F)
Entrevistar a cuatro mujeres lideresas y a cuatro hombres líderes tuvo el fin de conseguir equilibrio de género en este documental.
cortesía  EL TIEMPO