Ceremonia a Yaku fue para evocar la sabiduría

El Pumapungo como lugar sagrado, la figura en espiral dibujada en el suelo junto al fuego y la wiphala, el bastón de mando y los pies descalzos, tienen un significado en la cosmovisión andina.
Taita Yuru Parayaku, durante la ceremonia de posesión del prefecto Yaku Pérez Guaratambel.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Rememorando tiempos ancestrales, el nuevo prefecto del Azuay, Yaku Pérez Guartambel, fue posesionado en una ceremonia milenaria cañari en el Kuri Kancha, levantado en la parte más alta del complejo Arqueológico Pumapungo.

Pero, qué significado tiene el ritual que estuvo presidido el pasado martes por el taita Yuru Parayaku oriundo de la provincia de Imbabura. Taita Yuru explica que la ceremonia, que es propia de los pueblos originarios andinos, es para evocar sabiduría, paz, poder, para que los Apus o dioses tutelares, que son guardianes del Pumpapungo, sean también guardianes de Yaku Pérez.

“Las ceremonias que se hacen en estos lugares sagrados, son fundamentalmente para que lo que se lleva en los genes, como hombres andinos que somos, aflore y haya una mejor predisposición, a la sabiduría, porque lo que va surgiendo de nuestros antepasados, nos hace ser mejores runas (seres humanos)”, aseguró.

El yachak agregó que este rito marca una pauta para que la nueva autoridad siga el camino que se ha trazado, para que sepa qué tiene que hacer y para luchar por sus convicciones pensando como parte de un pueblo originario. “Así va a hacer las cosas derechas. La ceremonia es para protegerlo de lo que se le presente en el camino, no faltará gente que esté poniéndole cascaritas de guineo para que se resbale y enlodarlo. Para cuidarse de todo eso es la ceremonia”.

Asimismo, taita Yuru resaltó el lugar en el que se desarrolló el acto, al que se refirió como una “huaca sagrada que concentra energía”. “Pumapungo o la Puerta del Puma es donde habitó Huayna Cápac, el padre de Atawallpa y el mismo Atawallpa, es entonces reconocer ese lugar sagrado para evocar los saberes ancestrales para Yaku Pérez”.

En medio del Kuri Kancha, las tres mamas del pueblo saraguro que acompañaron la ceremonia, elaboraron una figura en espiral con flores, frutas y plantas y en la mitad colocaron el fuego.

Se trata de un churo, un pachakutik. Pacha quiere decir ‘espacio/tiempo’ y Kutik significa ‘cambio/retorno’. “El espiral representa el pachakutik, que simboliza cuando venimos a este mundo y cuando nos vamos al Uku Pacha, al otro mundo”, subrayó el taita, quien hizo ayuno como parte de su preparación para cumplir el ritual, que incluyó inhalación de copal, palo santo, canela y azúcar en un sahumerio.

“Esto le hicieron a Yaku, para endulzar su vida, su camino, su salud y no solo a él, sino a la gente que está cerca, para que sienta esa energía como ser andino y recupere la identidad, para eso también son estas ceremonias”, manifestó.

Finalmente, el yachak explicó que asistir a la ceremonia con los pies descalzos, es hacer contacto con la Pacha Mama, para liberar la mala energía y evocar la salud y la tranquilidad. “Venimos desnudos y desnudos nos vamos”. (F)

DATOS
-Vestimenta. Yuru Parayaku vistió de blanco como símbolo de pureza y para no interferir con los Apus o seres tutelares que “hablan” a través de los taitas.
-Rito. En el ritual estuvieron presentes los 4 elementos de la vida: fuego, aire, agua y tierra. Además de la wiphala, símbolo de la geometría sagrada andina.
-Vida. Taita Yuru, cuyo nombre significa vasija donde se guardan saberes y semillas, es maestro en la Universidad Jatun Yachay Wasi en Colta, Riobamba.

“El bastón de mando para la autoridad lleva mucha espiritualidad”

El bastón de mando hay que prepararlo, no es cuestión solo de mandarlo a hacer o comprarlo, es algo serio que lleva mucha energía, mucha espiritualidad”, indicó taita Yuru Parayaku. Trabajado por un maestro shuar con meses de antelación, el bastón fue hecho en vara de chonta, que refleja la resistencia de esta palma al tiempo y al clima. “Resintiendo todo eso simboliza poder, fuerza, para darle a la persona que lo recibe”. La vara además fue sumergida en la laguna de Quimsacocha para recibir la energía del agua o yaku mama, con respeto a los cuatro elementos de la vida: agua, aire, tierra y fuego, También fue clavada en la tierra en contacto con la Pacha Mama. Según la cosmovisión andina, el bastón tiene relación con el cosmos. Así la cabeza de la vara representa el Hanan Pacha, donde están los astros; el final o pie representa el Uku Pacha, donde están las riquezas, los ayakuna (espíritus) de nuestros abuelos, las energías que dan vida; y finalmente el centro de la vara, representa al Kay Pacha o Pacha Mama, la vida del runa, por ello quien lleva la vara la toma por el centro. (F)

Ceremonia a Yaku fue para evocar la sabiduría

Taita Yuru Parayaku, durante la ceremonia de posesión del prefecto Yaku Pérez Guaratambel.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Rememorando tiempos ancestrales, el nuevo prefecto del Azuay, Yaku Pérez Guartambel, fue posesionado en una ceremonia milenaria cañari en el Kuri Kancha, levantado en la parte más alta del complejo Arqueológico Pumapungo.

Pero, qué significado tiene el ritual que estuvo presidido el pasado martes por el taita Yuru Parayaku oriundo de la provincia de Imbabura. Taita Yuru explica que la ceremonia, que es propia de los pueblos originarios andinos, es para evocar sabiduría, paz, poder, para que los Apus o dioses tutelares, que son guardianes del Pumpapungo, sean también guardianes de Yaku Pérez.

“Las ceremonias que se hacen en estos lugares sagrados, son fundamentalmente para que lo que se lleva en los genes, como hombres andinos que somos, aflore y haya una mejor predisposición, a la sabiduría, porque lo que va surgiendo de nuestros antepasados, nos hace ser mejores runas (seres humanos)”, aseguró.

El yachak agregó que este rito marca una pauta para que la nueva autoridad siga el camino que se ha trazado, para que sepa qué tiene que hacer y para luchar por sus convicciones pensando como parte de un pueblo originario. “Así va a hacer las cosas derechas. La ceremonia es para protegerlo de lo que se le presente en el camino, no faltará gente que esté poniéndole cascaritas de guineo para que se resbale y enlodarlo. Para cuidarse de todo eso es la ceremonia”.

Asimismo, taita Yuru resaltó el lugar en el que se desarrolló el acto, al que se refirió como una “huaca sagrada que concentra energía”. “Pumapungo o la Puerta del Puma es donde habitó Huayna Cápac, el padre de Atawallpa y el mismo Atawallpa, es entonces reconocer ese lugar sagrado para evocar los saberes ancestrales para Yaku Pérez”.

En medio del Kuri Kancha, las tres mamas del pueblo saraguro que acompañaron la ceremonia, elaboraron una figura en espiral con flores, frutas y plantas y en la mitad colocaron el fuego.

Se trata de un churo, un pachakutik. Pacha quiere decir ‘espacio/tiempo’ y Kutik significa ‘cambio/retorno’. “El espiral representa el pachakutik, que simboliza cuando venimos a este mundo y cuando nos vamos al Uku Pacha, al otro mundo”, subrayó el taita, quien hizo ayuno como parte de su preparación para cumplir el ritual, que incluyó inhalación de copal, palo santo, canela y azúcar en un sahumerio.

“Esto le hicieron a Yaku, para endulzar su vida, su camino, su salud y no solo a él, sino a la gente que está cerca, para que sienta esa energía como ser andino y recupere la identidad, para eso también son estas ceremonias”, manifestó.

Finalmente, el yachak explicó que asistir a la ceremonia con los pies descalzos, es hacer contacto con la Pacha Mama, para liberar la mala energía y evocar la salud y la tranquilidad. “Venimos desnudos y desnudos nos vamos”. (F)

DATOS
-Vestimenta. Yuru Parayaku vistió de blanco como símbolo de pureza y para no interferir con los Apus o seres tutelares que “hablan” a través de los taitas.
-Rito. En el ritual estuvieron presentes los 4 elementos de la vida: fuego, aire, agua y tierra. Además de la wiphala, símbolo de la geometría sagrada andina.
-Vida. Taita Yuru, cuyo nombre significa vasija donde se guardan saberes y semillas, es maestro en la Universidad Jatun Yachay Wasi en Colta, Riobamba.

“El bastón de mando para la autoridad lleva mucha espiritualidad”

El bastón de mando hay que prepararlo, no es cuestión solo de mandarlo a hacer o comprarlo, es algo serio que lleva mucha energía, mucha espiritualidad”, indicó taita Yuru Parayaku. Trabajado por un maestro shuar con meses de antelación, el bastón fue hecho en vara de chonta, que refleja la resistencia de esta palma al tiempo y al clima. “Resintiendo todo eso simboliza poder, fuerza, para darle a la persona que lo recibe”. La vara además fue sumergida en la laguna de Quimsacocha para recibir la energía del agua o yaku mama, con respeto a los cuatro elementos de la vida: agua, aire, tierra y fuego, También fue clavada en la tierra en contacto con la Pacha Mama. Según la cosmovisión andina, el bastón tiene relación con el cosmos. Así la cabeza de la vara representa el Hanan Pacha, donde están los astros; el final o pie representa el Uku Pacha, donde están las riquezas, los ayakuna (espíritus) de nuestros abuelos, las energías que dan vida; y finalmente el centro de la vara, representa al Kay Pacha o Pacha Mama, la vida del runa, por ello quien lleva la vara la toma por el centro. (F)