Cábalas con optimismo y picardía

“El amarillo es para la suerte, el rojo para el amor, el negro es para el sexo y el tomate para demostrarles nuestro poder” manifestó un grupo de amigas que ayer ya adquirieron la ropa íntima que utilizarán el fin de año como cábalas.
Hay interiores que tienen estampados con textos relacionados al año viejo. EL TIEMPO

Al igual que ellas, desde el lunes de esta semana, decenas de compradores acuden a los centros de comercio para adquirir la ropa interior de su preferencia con la que recibirán al nuevo año. Como lo hace desde hace mucho tiempo Martha Macancela, de 65 años, quien ayer compró tres interiores amarillos para sus hijas.


Ella explica que, como es la tradición, las mujeres deben ponerse el interior 15 minutos antes de las 00:00 para que el resultado sea efectivo. Asegura que toda la vida ha tomado las cábalas con toda la seriedad del caso, pues si no eran los interiores amarillos, eran las 12 uvas o el vino.


En el mismo local, entre risas y conversaciones, un grupo de amigas, quienes prefirieron no identificarse, adquirieron prendas en cuatro colores: amarillo, rojo, negro y tomate. Comentaron que además de la ropa íntima, tiene cábalas como tomar dinero en la mano y pie derechos “para tener mas dinero el nuevo año” aunque otra se sinceró y añadió que los compraba “porque los calzones están en promoción”. También consumen uvas y vino para tener mejor suerte, amor y dinero.

Venta
Ximena Palacios, vendedora de vitrina de Ingesa, detalló que en el caso de las mujeres adquieren interiores y brasieres de color amarillo. Pero no solo ellas las compran, sino que se incluye a toda la familia, agregó la vendedora.
En promedio estima que cada año viejo se vende un promedio de 100 interiores, entre los que destacan modelos que van desde hilos, tangas, calzón clásico, cachetero, cachetero de randa, cachetero de algodón hasta el tipo clásico. Sin embargo aclaró que lo que mayor demanda tiene es el hilo y el cachetero.


Los interiores adquieren personas de todas las edades, “no hay un estrato específico que acude en mayor número”.
En el caso de los varones, dice que buscan boxers estampados con diseños “pícaros”, con preservativos con anuncios como “romper en caso de emergencia” y otros detalles. Otra de las novedades en vitrina, consiste en un interior que al colocar la mano sobre una figura, cambia de color en caso de que la temperatura corporal sea alta.


Los costos varían por prenda individuales desde dos dólares y tres por cinco dólares. Las prendas para año viejo más costosas van desde los 3,45 dólares.
De la misma forma, Sandra León, comerciante del mercado Diez de Agosto vende ropa interior variada con estampados de frases que dicen !Feliz Año Nuevo¡, cien por ciento bonita, cien por ciento virgen, cien por ciento tramposa, cien por ciento falsa, cien por ciento amorosa; entre otras. En su caso, las prendas íntimas van desde un dólar hasta tres dólares.
Variedad


Además de las cábalas en ropa íntima y el consumo de uvas y vino, existen otras como dar la vuelta a la manzana de su casa con una maleta en mano, algo que le daría mas posibilidades de viajar, tal como le pasó a la sobrina de Martha Macancela, quien tras varias veces de hacer esta acción, según ella, le llevó a vivir en Nueva York.


Por otra parte, aunque el día de venta estuvo malo, Angélica Rodríguez, exhibe maletas en la plazoleta de San Francisco desde 35 dólares. A pocos metros de este negocio, Doris Durán, expende en el puesto 56 del mercado Diez de Agosto, uvas negras a un dólar y rojas a 1,25 dólares. (FCS) (F)

A ritmo de cumbia y otros

géneros se despide el 2016

 

Cuenca. Los “cañonazos” bailables de fin de año son generalmente a ritmo de cumbia, señala Marlene Arévalo, vendedora de música en el mercado Diez de Agosto. Cuenta que lo que la gente más le pide son las “cumbias viejas” y hits del momento como María Chunchun y Ahora que estoy vivo.

A ello se suman temas como La revancha, La bruja el hijo ausente, El cartero, Ciclón, Mi cucu, Llamame, Nadie como tú y otros temas. Los discos tienen un costo de un dólar los que llevan el tradicional año viejo de Guayacán, Widinson, Margarita Lugue y otros.

Cuenca.

Cábalas con optimismo y picardía

Hay interiores que tienen estampados con textos relacionados al año viejo. EL TIEMPO

Al igual que ellas, desde el lunes de esta semana, decenas de compradores acuden a los centros de comercio para adquirir la ropa interior de su preferencia con la que recibirán al nuevo año. Como lo hace desde hace mucho tiempo Martha Macancela, de 65 años, quien ayer compró tres interiores amarillos para sus hijas.


Ella explica que, como es la tradición, las mujeres deben ponerse el interior 15 minutos antes de las 00:00 para que el resultado sea efectivo. Asegura que toda la vida ha tomado las cábalas con toda la seriedad del caso, pues si no eran los interiores amarillos, eran las 12 uvas o el vino.


En el mismo local, entre risas y conversaciones, un grupo de amigas, quienes prefirieron no identificarse, adquirieron prendas en cuatro colores: amarillo, rojo, negro y tomate. Comentaron que además de la ropa íntima, tiene cábalas como tomar dinero en la mano y pie derechos “para tener mas dinero el nuevo año” aunque otra se sinceró y añadió que los compraba “porque los calzones están en promoción”. También consumen uvas y vino para tener mejor suerte, amor y dinero.

Venta
Ximena Palacios, vendedora de vitrina de Ingesa, detalló que en el caso de las mujeres adquieren interiores y brasieres de color amarillo. Pero no solo ellas las compran, sino que se incluye a toda la familia, agregó la vendedora.
En promedio estima que cada año viejo se vende un promedio de 100 interiores, entre los que destacan modelos que van desde hilos, tangas, calzón clásico, cachetero, cachetero de randa, cachetero de algodón hasta el tipo clásico. Sin embargo aclaró que lo que mayor demanda tiene es el hilo y el cachetero.


Los interiores adquieren personas de todas las edades, “no hay un estrato específico que acude en mayor número”.
En el caso de los varones, dice que buscan boxers estampados con diseños “pícaros”, con preservativos con anuncios como “romper en caso de emergencia” y otros detalles. Otra de las novedades en vitrina, consiste en un interior que al colocar la mano sobre una figura, cambia de color en caso de que la temperatura corporal sea alta.


Los costos varían por prenda individuales desde dos dólares y tres por cinco dólares. Las prendas para año viejo más costosas van desde los 3,45 dólares.
De la misma forma, Sandra León, comerciante del mercado Diez de Agosto vende ropa interior variada con estampados de frases que dicen !Feliz Año Nuevo¡, cien por ciento bonita, cien por ciento virgen, cien por ciento tramposa, cien por ciento falsa, cien por ciento amorosa; entre otras. En su caso, las prendas íntimas van desde un dólar hasta tres dólares.
Variedad


Además de las cábalas en ropa íntima y el consumo de uvas y vino, existen otras como dar la vuelta a la manzana de su casa con una maleta en mano, algo que le daría mas posibilidades de viajar, tal como le pasó a la sobrina de Martha Macancela, quien tras varias veces de hacer esta acción, según ella, le llevó a vivir en Nueva York.


Por otra parte, aunque el día de venta estuvo malo, Angélica Rodríguez, exhibe maletas en la plazoleta de San Francisco desde 35 dólares. A pocos metros de este negocio, Doris Durán, expende en el puesto 56 del mercado Diez de Agosto, uvas negras a un dólar y rojas a 1,25 dólares. (FCS) (F)

A ritmo de cumbia y otros

géneros se despide el 2016

 

Cuenca. Los “cañonazos” bailables de fin de año son generalmente a ritmo de cumbia, señala Marlene Arévalo, vendedora de música en el mercado Diez de Agosto. Cuenta que lo que la gente más le pide son las “cumbias viejas” y hits del momento como María Chunchun y Ahora que estoy vivo.

A ello se suman temas como La revancha, La bruja el hijo ausente, El cartero, Ciclón, Mi cucu, Llamame, Nadie como tú y otros temas. Los discos tienen un costo de un dólar los que llevan el tradicional año viejo de Guayacán, Widinson, Margarita Lugue y otros.

Cuenca.