La Bienal, un icono de la cultura en Cuenca

Muestras de la Bienal de Cuenca en el Museo de Arte Moderno.

Han pasado 30 años desde el inicio de la Bienal Internacional de Cuenca, que nació con el objetivo de desarrollar el arte local. Sus primeras ediciones fueron exclusivamente de muestras de pintura. Con el tiempo dio paso a las otras artes y hoy acoge diferentes expresiones de arte contemporáneo.

Edición 2018

Este año se presentaron 47 obras. Los ganadores de la edición son: Erick Beltrán, de México; Julien Bismuth, de Francia; y Ana Guedes, de Portugal. El premio París se lo llevó la artista cuencana Juliana Vidal, mientras que el premio jurado fue otorgado a Santiago Reyes, de Ecuador.

123 cicatrices plasmados en una muestra

La obra con la que la artista Juliana Vidal, de 25 años, ganó el premio es ‘Geografías de la mortalidad’. Se trata de n cuarto con paneles blancos que dejan entrever brotes que, al acercarse, son cicatrices totalmente perceptibles

Esta obra contiene 123 moldes de cicatrices hechas con yeso, que representan accidentes, intervenciones quirúrgicas, mordeduras de perro, entre otras. La artista más joven del encuentro se llevó este galardón, que le permitirá viajar a estudiar en ‘La Cité Internationale des Arts’ de la capital francesa.

Inconsciente colectivo cuencano

El mexicano Erick Beltrán presentó una serie de máscaras basadas en los imaginarios que tiene la sociedad cuencana sobre el poder.

La obra el Totem Taboo se llevó a cabo desde la Plaza de las Flores hasta el monumento de Abdón Calderón, en el Parque Calderón. Un juez amorfo que representaba  la justicia encadenada a sus manos, un anciano que representaba al Gobierno, un lobo como símbolo de riqueza y varios panfletos protestaban a su lado. Beltrán quiso mostrar “la inocente relación con el poder que se tiene en el inconsciente colectivo”.


Poesía en lo urbano

Una instalación de poesía silente en medio del ruido urbano de Cuenca fue la muestra que recibió  el premio ‘El Guaraguao’, que se lo llevó el artista francés Julien Bismuth.

Durante las últimas semanas, Bismuth intervino la ciudad con textos escritos sobre papel y pegados en las paredes públicas, como si fueran instrucciones poéticas.Parte de su muestra se puede observar en el Museo de Arte Moderno, que acoge las obras de 20 artistas.


El sonido del recuerdo

Ana Guedes, de Portugal, presentó su obra Exodus maps of the Karl Marx’s Diaries: Chapter I: Shipwreck Beach. (Mapas del éxodo de los diarios de Karl Marx: Capítulo I: Naufragio de la playa;). Este proyecto sonoro histórico nace desde una experiencia de su niñez, donde vincula a la historia, migración y época colonial de su país. “un tema de nunca acabar y que se repite” dijo la artista.

En su muestra despliega equipos sonoros instalados en plataformas de madera que recuerdan las endebles embarcaciones, decenas de pescados de plomo colgados y tablas donde aprecia varias instalaciones con pequeños amplificadores se siente el sonido y vibración.


Libertad en Cuenca

El premio "Libertad de expresión" fue entregado para el ecuatoriano Santiago Reyes, quien, literalmente, entregó su cuerpo a la ciudad en distintas performance, acciones hechas durante esta semana.




eltiempo.com.ec


 



La Bienal, un icono de la cultura en Cuenca

Muestras de la Bienal de Cuenca en el Museo de Arte Moderno.

Han pasado 30 años desde el inicio de la Bienal Internacional de Cuenca, que nació con el objetivo de desarrollar el arte local. Sus primeras ediciones fueron exclusivamente de muestras de pintura. Con el tiempo dio paso a las otras artes y hoy acoge diferentes expresiones de arte contemporáneo.

Edición 2018

Este año se presentaron 47 obras. Los ganadores de la edición son: Erick Beltrán, de México; Julien Bismuth, de Francia; y Ana Guedes, de Portugal. El premio París se lo llevó la artista cuencana Juliana Vidal, mientras que el premio jurado fue otorgado a Santiago Reyes, de Ecuador.

123 cicatrices plasmados en una muestra

La obra con la que la artista Juliana Vidal, de 25 años, ganó el premio es ‘Geografías de la mortalidad’. Se trata de n cuarto con paneles blancos que dejan entrever brotes que, al acercarse, son cicatrices totalmente perceptibles

Esta obra contiene 123 moldes de cicatrices hechas con yeso, que representan accidentes, intervenciones quirúrgicas, mordeduras de perro, entre otras. La artista más joven del encuentro se llevó este galardón, que le permitirá viajar a estudiar en ‘La Cité Internationale des Arts’ de la capital francesa.

Inconsciente colectivo cuencano

El mexicano Erick Beltrán presentó una serie de máscaras basadas en los imaginarios que tiene la sociedad cuencana sobre el poder.

La obra el Totem Taboo se llevó a cabo desde la Plaza de las Flores hasta el monumento de Abdón Calderón, en el Parque Calderón. Un juez amorfo que representaba  la justicia encadenada a sus manos, un anciano que representaba al Gobierno, un lobo como símbolo de riqueza y varios panfletos protestaban a su lado. Beltrán quiso mostrar “la inocente relación con el poder que se tiene en el inconsciente colectivo”.


Poesía en lo urbano

Una instalación de poesía silente en medio del ruido urbano de Cuenca fue la muestra que recibió  el premio ‘El Guaraguao’, que se lo llevó el artista francés Julien Bismuth.

Durante las últimas semanas, Bismuth intervino la ciudad con textos escritos sobre papel y pegados en las paredes públicas, como si fueran instrucciones poéticas.Parte de su muestra se puede observar en el Museo de Arte Moderno, que acoge las obras de 20 artistas.


El sonido del recuerdo

Ana Guedes, de Portugal, presentó su obra Exodus maps of the Karl Marx’s Diaries: Chapter I: Shipwreck Beach. (Mapas del éxodo de los diarios de Karl Marx: Capítulo I: Naufragio de la playa;). Este proyecto sonoro histórico nace desde una experiencia de su niñez, donde vincula a la historia, migración y época colonial de su país. “un tema de nunca acabar y que se repite” dijo la artista.

En su muestra despliega equipos sonoros instalados en plataformas de madera que recuerdan las endebles embarcaciones, decenas de pescados de plomo colgados y tablas donde aprecia varias instalaciones con pequeños amplificadores se siente el sonido y vibración.


Libertad en Cuenca

El premio "Libertad de expresión" fue entregado para el ecuatoriano Santiago Reyes, quien, literalmente, entregó su cuerpo a la ciudad en distintas performance, acciones hechas durante esta semana.




eltiempo.com.ec