Biblioteca de la UDA aplica una renovación futurista

Un edificio autosustentable que ha instaurado desde paneles fotovoltaicos hasta jardines y espacios de trabajo individual son parte de la modernización de este espacio académico de la Universidad del Azuay. El 25 de abril se inaugura oficialmente, aunque el público ya tiene acceso para usarla y reconocerla.
La biblioteca de la Universidad del Azuay cuenta con 350 estaciones de investigación y estudio, distribuidas en los dos edificios.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

De esos cambios de imagen que provocan sorpresa y se asimilan de a poco ha tenido la biblioteca Hernán Malo, de la Universidad del Azuay, UDA, a sus 50 años de creación.

Un proyecto de renovación que arrancó en septiembre de 2018, finalmente será presentado al público y, de forma oficial, el próximo jueves 25 de abril.

La cantidad de luz que despide el nuevo edificio, de 750 metros cuadrados, es lo primero con lo que el visitante se encuentra. Pero mucho más allá de la intención arquitectónica, esto se debe a la implementación de paneles fotovoltaicos o solares que producen electricidad a partir de la luz solar, lo que hace que la primera impresión sea la de una edificación autosustentable.

Sin embargo, esta nueva edificación tendrá una conexión directa con la antigua biblioteca de 900 metros cuadrados, a través de un puente que formará “una biblioteca al futuro” como la ha llamado el rector de la UDA, Francisco Salgado.

Clasificación
El apego de los estudiantes hacia las nuevas tecnologías y a la opción de ser autodidactas ha hecho que se actualice una base de datos importante de libros digitales, según Paola Merchán, coordinadora de la biblioteca Hernán Malo.

Aunque no se ha descartado el cuidado y promoción de la valiosa colección de 60.000 libros físicos que se encuentran en estado de clasificación.

Merchán explica que llevan 13.000 libros clasificados, pues se trata de un proceso complejo que se realiza a través del Sistema Dewey, donde se agrupan los libros por temas y de acuerdo con el área de conocimiento. Por ejemplo, si las obras están relacionadas con el Derecho, estas tendrán subclasificaciones en derecho penal, constitucional, y en ese orden.

Ambiente
Tanto el primer como el segundo piso de la biblioteca Hernán Malo, cuyo nombre está dedicado a uno de los precursores de la creación de la Universidad del Azuay, que inicialmente estuvo anexa a la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE, presentan una infraestructura de madera y vidrio en casi todos los espacios.

Aquí se divisan estaciones de trabajo individuales para quienes requieren de una mayor concentración o de un lugar privado para usar su computador y leer.

También están disponibles las estaciones grupales en cuartos cerrados que cuentan con una pantalla digital, destinada a proyectar trabajos o realizar videoconferencias.

A esto se incluyen los puestos de trabajo tradicionales que contabilizan entre los espacios del antiguo y nuevo edificio, un total de 350 estaciones de investigación y estudio.

Los bustos de cemento y madera, de personajes notables como Benjamín Carrión, Isidro Ayora, Carlos Cueva Tamariz, entre otros, recrean un ambiente de museo; lo que se afianza con la presencia de reliquias en papel como una mini versión del tomo III de ‘Don Quijote de la Mancha’ o ‘Joya Literaria’ del ambateño Juan Montalvo.

En la parte externa y para quienes prefieren alejarse del encierro y leer en libertad, se han creado pequeños jardines y bancas, junto a un espejo de agua.

Inclusión
Un concepto inclusivo es el que trata de implementar el espacio académico, con la construcción de un ascensor y rampas. Los libros, además, se podrán usar con dispositivos de lectura que convierten el texto en audio para las personas con discapacidad visual y motriz.

Seguridad
El plan de construcción de la biblioteca se ha preocupado también por la seguridad de los estudiantes y de los libros, con la implementación de un sistema de reconocimiento facial.

Dos millones de dólares fueron invertidos en la renovación total de la biblioteca Hernán Malo González, pionera en cuanto al aporte y desarrollo de una energía sustentable. (I)

DATOS
-Conexión. El espacio antiguo de la biblioteca Hernán Malo tendrá una conexión con el edificio nuevo, a través de un “puente al futuro”.
-Libros. La biblioteca de la UDA cuenta con una colección de 60.000 libros. Hasta el momento se han catalogado 13.000 en el sistema.
-Estaciones. Son 350 estaciones de investigación y estudio, individuales y grupales, que se contabilizan en el centro académico de la universidad.

LA CIFRA
60
mil libros se registran en la colección de la bliblioteca Hernán Malo de la UDA.

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Biblioteca de la UDA aplica una renovación futurista

La biblioteca de la Universidad del Azuay cuenta con 350 estaciones de investigación y estudio, distribuidas en los dos edificios.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

De esos cambios de imagen que provocan sorpresa y se asimilan de a poco ha tenido la biblioteca Hernán Malo, de la Universidad del Azuay, UDA, a sus 50 años de creación.

Un proyecto de renovación que arrancó en septiembre de 2018, finalmente será presentado al público y, de forma oficial, el próximo jueves 25 de abril.

La cantidad de luz que despide el nuevo edificio, de 750 metros cuadrados, es lo primero con lo que el visitante se encuentra. Pero mucho más allá de la intención arquitectónica, esto se debe a la implementación de paneles fotovoltaicos o solares que producen electricidad a partir de la luz solar, lo que hace que la primera impresión sea la de una edificación autosustentable.

Sin embargo, esta nueva edificación tendrá una conexión directa con la antigua biblioteca de 900 metros cuadrados, a través de un puente que formará “una biblioteca al futuro” como la ha llamado el rector de la UDA, Francisco Salgado.

Clasificación
El apego de los estudiantes hacia las nuevas tecnologías y a la opción de ser autodidactas ha hecho que se actualice una base de datos importante de libros digitales, según Paola Merchán, coordinadora de la biblioteca Hernán Malo.

Aunque no se ha descartado el cuidado y promoción de la valiosa colección de 60.000 libros físicos que se encuentran en estado de clasificación.

Merchán explica que llevan 13.000 libros clasificados, pues se trata de un proceso complejo que se realiza a través del Sistema Dewey, donde se agrupan los libros por temas y de acuerdo con el área de conocimiento. Por ejemplo, si las obras están relacionadas con el Derecho, estas tendrán subclasificaciones en derecho penal, constitucional, y en ese orden.

Ambiente
Tanto el primer como el segundo piso de la biblioteca Hernán Malo, cuyo nombre está dedicado a uno de los precursores de la creación de la Universidad del Azuay, que inicialmente estuvo anexa a la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, PUCE, presentan una infraestructura de madera y vidrio en casi todos los espacios.

Aquí se divisan estaciones de trabajo individuales para quienes requieren de una mayor concentración o de un lugar privado para usar su computador y leer.

También están disponibles las estaciones grupales en cuartos cerrados que cuentan con una pantalla digital, destinada a proyectar trabajos o realizar videoconferencias.

A esto se incluyen los puestos de trabajo tradicionales que contabilizan entre los espacios del antiguo y nuevo edificio, un total de 350 estaciones de investigación y estudio.

Los bustos de cemento y madera, de personajes notables como Benjamín Carrión, Isidro Ayora, Carlos Cueva Tamariz, entre otros, recrean un ambiente de museo; lo que se afianza con la presencia de reliquias en papel como una mini versión del tomo III de ‘Don Quijote de la Mancha’ o ‘Joya Literaria’ del ambateño Juan Montalvo.

En la parte externa y para quienes prefieren alejarse del encierro y leer en libertad, se han creado pequeños jardines y bancas, junto a un espejo de agua.

Inclusión
Un concepto inclusivo es el que trata de implementar el espacio académico, con la construcción de un ascensor y rampas. Los libros, además, se podrán usar con dispositivos de lectura que convierten el texto en audio para las personas con discapacidad visual y motriz.

Seguridad
El plan de construcción de la biblioteca se ha preocupado también por la seguridad de los estudiantes y de los libros, con la implementación de un sistema de reconocimiento facial.

Dos millones de dólares fueron invertidos en la renovación total de la biblioteca Hernán Malo González, pionera en cuanto al aporte y desarrollo de una energía sustentable. (I)

DATOS
-Conexión. El espacio antiguo de la biblioteca Hernán Malo tendrá una conexión con el edificio nuevo, a través de un “puente al futuro”.
-Libros. La biblioteca de la UDA cuenta con una colección de 60.000 libros. Hasta el momento se han catalogado 13.000 en el sistema.
-Estaciones. Son 350 estaciones de investigación y estudio, individuales y grupales, que se contabilizan en el centro académico de la universidad.

LA CIFRA
60
mil libros se registran en la colección de la bliblioteca Hernán Malo de la UDA.

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.