“Barro Vivo” resume 45 años de vida artística

En la Galería de los Oficios, GO, de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay el artista cuencano Fausto Bravo expone las obras que marcaron las etapas creativas de su carrera en las artes plásticas. También compartirá con los visitantes parte de los conocimientos que ha adquirido todos estos años.
El artesano ceramista Fausto Bravo durante el montaje de las obras en la Galería de lo Oficios de la Casa de la Cultura local.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Con barro y fuego se ha fundido la trayectoria del ceramista cuencano Fausto Bravo, quien con la exposición ‘Barro Vivo’, que hoy se inaugura en la Galería de los Oficios, GO, de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay, revelará los cambios que ha sufrido su obra a lo largo de 45 años.

La mujer indígena, trabajadora y madre, es la que más ha retratado en sus esculturas.

Ellas, cargando a sus hijos en sus brazos y espaldas, han dejado la labor del campo para convertirse, unas en ángeles, otras en guacamayas. Estas últimas son las protagonistas de la mitológica creación del pueblo cañari.

De entre las esculturas que Bravo expondrá, surge un toro, el animal que lo inspiró por primera vez a transformar el barro en artesanía. Dentro de la recopilación, también constan sus creaciones abstractas, en las que predominan prominentes manos y pies. Esto porque desconocía el principio de la proporción en el arte.

Sin saberlo, Bravo creaba una nueva tendencia artística que, hasta hoy, lo ha distinguido de los demás artesanos. Explica que hoy el concepto de los pies y manos grandes representan la fuerza y la energía del ser humano “con las manos creamos todo, hacemos todo, construimos (...) con los pies nos movemos, son sinónimo de poder, y junto con las manos son elementos básicos del cuerpo”.

El artista aprovechará el espacio para exponer unas 12 pinturas al óleo, en pequeño y mediano formato, con diferentes temas.

Pero es la mujer la pieza clave de su obra, “aquella que camina por los cerros, cargando leña, a las guaguas, jalando chanchos, a las vacas, a los borregos y a la mujer de trabajo”.

Ella viste trajes de la tradición rural y algunas poseen alas.

Para el artista la relación entre ambos seres es íntima por la capacidad infinita de amar y sorprender. Hoy, a sus 68 años de edad, dice que va a dejar el barro pues “ya no hay ventas, no se vende el trabajo”.

Según su experiencia, tanto el arte como las labores del campo, son actividades poco valoradas y remuneradas, y que estas son razones suficientes para dejar el oficio.

El acto inaugural será esta noche, en la Galería de Oficios, GO, ubicado en las calles Luis Cordero 7-22 y Presidente Córdova, a partir de las 19:00.

La expo-venta estará abierta durante 15 días y, además, ha llevado parte de su taller en el que compartirá su conocimiento sobre el manejo del barro y el fuego. (F)

DESTACADO
En septiembre, el museo del Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares, Cidap, rendirá homenaje a Bravo con muestra.

Fabián Campoverde S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

“Barro Vivo” resume 45 años de vida artística

El artesano ceramista Fausto Bravo durante el montaje de las obras en la Galería de lo Oficios de la Casa de la Cultura local.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Con barro y fuego se ha fundido la trayectoria del ceramista cuencano Fausto Bravo, quien con la exposición ‘Barro Vivo’, que hoy se inaugura en la Galería de los Oficios, GO, de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay, revelará los cambios que ha sufrido su obra a lo largo de 45 años.

La mujer indígena, trabajadora y madre, es la que más ha retratado en sus esculturas.

Ellas, cargando a sus hijos en sus brazos y espaldas, han dejado la labor del campo para convertirse, unas en ángeles, otras en guacamayas. Estas últimas son las protagonistas de la mitológica creación del pueblo cañari.

De entre las esculturas que Bravo expondrá, surge un toro, el animal que lo inspiró por primera vez a transformar el barro en artesanía. Dentro de la recopilación, también constan sus creaciones abstractas, en las que predominan prominentes manos y pies. Esto porque desconocía el principio de la proporción en el arte.

Sin saberlo, Bravo creaba una nueva tendencia artística que, hasta hoy, lo ha distinguido de los demás artesanos. Explica que hoy el concepto de los pies y manos grandes representan la fuerza y la energía del ser humano “con las manos creamos todo, hacemos todo, construimos (...) con los pies nos movemos, son sinónimo de poder, y junto con las manos son elementos básicos del cuerpo”.

El artista aprovechará el espacio para exponer unas 12 pinturas al óleo, en pequeño y mediano formato, con diferentes temas.

Pero es la mujer la pieza clave de su obra, “aquella que camina por los cerros, cargando leña, a las guaguas, jalando chanchos, a las vacas, a los borregos y a la mujer de trabajo”.

Ella viste trajes de la tradición rural y algunas poseen alas.

Para el artista la relación entre ambos seres es íntima por la capacidad infinita de amar y sorprender. Hoy, a sus 68 años de edad, dice que va a dejar el barro pues “ya no hay ventas, no se vende el trabajo”.

Según su experiencia, tanto el arte como las labores del campo, son actividades poco valoradas y remuneradas, y que estas son razones suficientes para dejar el oficio.

El acto inaugural será esta noche, en la Galería de Oficios, GO, ubicado en las calles Luis Cordero 7-22 y Presidente Córdova, a partir de las 19:00.

La expo-venta estará abierta durante 15 días y, además, ha llevado parte de su taller en el que compartirá su conocimiento sobre el manejo del barro y el fuego. (F)

DESTACADO
En septiembre, el museo del Centro Interamericano de Artesanías y Artes Populares, Cidap, rendirá homenaje a Bravo con muestra.

Fabián Campoverde S.
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.