Artista lleva a México obras sobre la mujer Kichwa Otavalo

Con técnicas de grabado sobre cartón-paja y acrílico sobre tela de anaco, el artista originario de Peguche, Dino Lema, presenta a una nueva y transgresora mujer indígena, haciendo énfasis en conductas más libres, más rebeldes y, por tanto, más humanas para dejar de lado los estereotipos moralistas y folklóricos.

Desde pequeño le encantaba dibujar y pintar. En la secundaria utilizaba sus cuadernos para dar rienda suelta a su imaginación. Esto le llevó a tener una experiencia decepcionante con un maestro que rompió sus cuadernos, y junto con ellos, sus sueños.

Abandonó su arte por casi una década, pero a los 24 años retomó con fuerza y se dedicó a estudiar el arte y la cultura.

Hoy Dino Lema es un artista plástico del pueblo Kichwa-Otavalo y ha trascendido fronteras. Actualmente está en México con la exposición ‘Kishpi Warmikuna: Yo no soy María’, que significa ‘Mujeres libres’ y aborda el machismo dentro de las culturas indígenas, así como la discriminación en la sociedad.

Con su propuesta pictórica el artista presenta a una nueva y transgresora mujer kichwa-otavaleña, con énfasis en conductas más libres, más rebeldes y más humanas.

Dino pretende dejar de lado los estereotipos moralistas y folklóricos de la cultura indígena y de la sociedad mestiza para mostrar a una mujer más apegada a la realidad cambiante e intentar quitar ese velo prefabricado sobre la indígena.

Son 18 obras que se exhiben en la galería de la Alcaldía de Xochimilco, en México. Con técnicas de grabado sobre cartón-paja y acrílico sobre tela de anaco, el artista plasma problemas sociales, problemas psicológicos y muestra una realidad más cruda del ser humano.

“Me inspira la naturaleza humana, la mente de los individuos. También trato de contar mis sueños y pinto surrealismo”, relata Dino en una entrevista con EL TIEMPO.

Esta muestra forma parte de su proyecto de titulación de la Universidad Técnica del Norte, UTN, en Ibarra; sin embargo, Dino lo considera un trabajo de crítica social.

La investigación y la creación de las 18 pinturas le tomó tres años y medio. ‘Kishpi Warmikuna’ incluye ocho obras en xilografía. Y ‘Yo no soy María’ son 10 obras hechas en anacos.

Concebir esta exposición lo llevó a conocerse más como individuo. “Uno de los conflictos más grandes que tuve fue conmigo mismo. Me encontré muchas falencias”, admite.

La exposición ‘Kishpi Warmikuna: Yo no soy María’ inició el pasado 15 de octubre y estará abierta hasta finales de este mes.

David Lema, hermano de Dino y gestor cultural radicado en México, tramitó con la Embajada de Ecuador para llevar a cabo la exposición que forma parte de la ‘Feria de Ciudades Patrimonio’, y Ecuador, como país invitado, cuenta con un pabellón con muestras artesanales, artísticas y gastronómicas. (F)

“La fascinación por el arte la llevamos en la sangre, viene de familia”

Dino Lema es originario de la comunidad de Peguche, de la ciudad de Otavalo, provincia de Imbabura. Nació en julio de 1987. Desde los cinco años tuvo la influencia de su familia en el mundo del arte.

Su tío Second y su primo Luis Lema se dedican a la pintura al óleo, acrílico y técnicas mixtas. “Crecí viendo como ellos pintaban en su taller. Eso me llevó a hacer mis primeros dibujos. Esta pasión se fortaleció en la primaria y secundaria, hasta el incidente con un maestro” recuerda. Ahora el artista tiene diversos proyectos. En enero llevará su muestra ‘Kishpi Warmikuna: Yo no soy María’, a la Casa de la Cultura de la Alcaldía de Azcapotzalco, México.

A su retorno al Ecuador, en febrero próximo, analiza llevar a cabo un proyecto para narrar su vida como individuo y como artista, sin dejar de lado su visión de abordar problemáticas sociales. Dino ha expuesto en galerías de ciudades como Ibarra, Otavalo, Cotacachi y Quito. Entre las muestras figuran ‘Awak Runakuna’, ‘Desmoronanse mis pasos’ y ‘Mi pueblo azul es gris’. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Artista lleva a México obras sobre la mujer Kichwa Otavalo

Con técnicas de grabado sobre cartón-paja y acrílico sobre tela de anaco, el artista originario de Peguche, Dino Lema, presenta a una nueva y transgresora mujer indígena, haciendo énfasis en conductas más libres, más rebeldes y, por tanto, más humanas para dejar de lado los estereotipos moralistas y folklóricos.

Desde pequeño le encantaba dibujar y pintar. En la secundaria utilizaba sus cuadernos para dar rienda suelta a su imaginación. Esto le llevó a tener una experiencia decepcionante con un maestro que rompió sus cuadernos, y junto con ellos, sus sueños.

Abandonó su arte por casi una década, pero a los 24 años retomó con fuerza y se dedicó a estudiar el arte y la cultura.

Hoy Dino Lema es un artista plástico del pueblo Kichwa-Otavalo y ha trascendido fronteras. Actualmente está en México con la exposición ‘Kishpi Warmikuna: Yo no soy María’, que significa ‘Mujeres libres’ y aborda el machismo dentro de las culturas indígenas, así como la discriminación en la sociedad.

Con su propuesta pictórica el artista presenta a una nueva y transgresora mujer kichwa-otavaleña, con énfasis en conductas más libres, más rebeldes y más humanas.

Dino pretende dejar de lado los estereotipos moralistas y folklóricos de la cultura indígena y de la sociedad mestiza para mostrar a una mujer más apegada a la realidad cambiante e intentar quitar ese velo prefabricado sobre la indígena.

Son 18 obras que se exhiben en la galería de la Alcaldía de Xochimilco, en México. Con técnicas de grabado sobre cartón-paja y acrílico sobre tela de anaco, el artista plasma problemas sociales, problemas psicológicos y muestra una realidad más cruda del ser humano.

“Me inspira la naturaleza humana, la mente de los individuos. También trato de contar mis sueños y pinto surrealismo”, relata Dino en una entrevista con EL TIEMPO.

Esta muestra forma parte de su proyecto de titulación de la Universidad Técnica del Norte, UTN, en Ibarra; sin embargo, Dino lo considera un trabajo de crítica social.

La investigación y la creación de las 18 pinturas le tomó tres años y medio. ‘Kishpi Warmikuna’ incluye ocho obras en xilografía. Y ‘Yo no soy María’ son 10 obras hechas en anacos.

Concebir esta exposición lo llevó a conocerse más como individuo. “Uno de los conflictos más grandes que tuve fue conmigo mismo. Me encontré muchas falencias”, admite.

La exposición ‘Kishpi Warmikuna: Yo no soy María’ inició el pasado 15 de octubre y estará abierta hasta finales de este mes.

David Lema, hermano de Dino y gestor cultural radicado en México, tramitó con la Embajada de Ecuador para llevar a cabo la exposición que forma parte de la ‘Feria de Ciudades Patrimonio’, y Ecuador, como país invitado, cuenta con un pabellón con muestras artesanales, artísticas y gastronómicas. (F)

“La fascinación por el arte la llevamos en la sangre, viene de familia”

Dino Lema es originario de la comunidad de Peguche, de la ciudad de Otavalo, provincia de Imbabura. Nació en julio de 1987. Desde los cinco años tuvo la influencia de su familia en el mundo del arte.

Su tío Second y su primo Luis Lema se dedican a la pintura al óleo, acrílico y técnicas mixtas. “Crecí viendo como ellos pintaban en su taller. Eso me llevó a hacer mis primeros dibujos. Esta pasión se fortaleció en la primaria y secundaria, hasta el incidente con un maestro” recuerda. Ahora el artista tiene diversos proyectos. En enero llevará su muestra ‘Kishpi Warmikuna: Yo no soy María’, a la Casa de la Cultura de la Alcaldía de Azcapotzalco, México.

A su retorno al Ecuador, en febrero próximo, analiza llevar a cabo un proyecto para narrar su vida como individuo y como artista, sin dejar de lado su visión de abordar problemáticas sociales. Dino ha expuesto en galerías de ciudades como Ibarra, Otavalo, Cotacachi y Quito. Entre las muestras figuran ‘Awak Runakuna’, ‘Desmoronanse mis pasos’ y ‘Mi pueblo azul es gris’. (F)

Patricia Naula Herembás
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.