Arte, música y tradición en el ‘Museo Otavalango’

Otavalo es  uno de los cantones de Imbabura más representativos en la elaboración de artesanías, reconocido a nivel mundial por su cultura ancestral viviente. Tiene  variedad de atractivos naturales y manifestaciones culturales como vestimenta, idioma, tradiciones y gastronomía que son muy apreciados por turistas nacionales y extranjeros.


Un potencial epicentro cultural de este cantón es el ‘Museo Viviente Otavalango’ fundado en el 2011 en la antigua fábrica San Pedro que data del año 1821 y declarado patrimonio tangible e intangible por el Instituto de Patrimonio y Cultura.


En el año de 1821 se lo conocía como la Hacienda Quinta de San Pedro. Desde 1858 fue ocupada por la antigua Fábrica San Pedro, donde cientos de obreros se dedicaban a la elaboración de cobijas.


Tradiciones
En este lugar se vuelve al pasado. Se puede apreciar la elaboración de tejidos en telares artesanales y representaciones de las costumbres propias del pueblo indígena, con personajes en vivo conservando parte de su cultura. Se han acoplado piezas nativas que hablan de los antepasados.


Se han recreado sitios como el Obraje, La Casa Cruz, La Casa del Patrón o La Casa de las Artes, donde se encuentra instalada una sala de baile, canto y de exposición, un sitio en el que se puede encontrar a niños y jóvenes aprendiendo a tocar instrumentos andinos.


Las exposiciones incluyen además demostraciones como el matrimonio indígena, las fiestas y vivencias ancestrales, la práctica de la agricultura según el ciclo de la luna, medicina ancestral con el Yachak y el ciclo de la vida y de la muerte según las costumbres del mundo Kichwa.  


En una área se encuentran diversidad de trajes de fiesta, entre los que se destaca el de Coraza, tapizado de cadenas, medallas, mullos y monedas.  Representa a los antiguos caciques o líderes indígenas. En una de las paredes hay herramientas, como un yugo que era usado para arar la tierra.


En el año 2013 se reinauguró el inmueble que está ubicado en el norte de la ciudad de Otavalo, tras una rehabilitación. Se usaron recursos de un fondo concursable del Ministerio de Cultura. Se desarrollaron mingas con mano de obra de los integrantes del Museo.
Objetivo


El ‘Museo Viviente Otavalango’ tiene el objetivo de conservar el patrimonio material e inmaterial, con el fin de que la sociedad valore y conserve la identidad del pueblo Kichwa-Otavalo, siendo un gran aporte para la investigación y estudio para las presentes y futuras generaciones.
Se recolecta, se cuida y se conservan  piezas valiosas,  ya que para otras culturas es valiosa la historia de este pueblo originario que tiene como finalidad dejar un precedente para la sociedad más no para mostrar poder. (F)

Arte, música y tradición en el ‘Museo Otavalango’

Otavalo es  uno de los cantones de Imbabura más representativos en la elaboración de artesanías, reconocido a nivel mundial por su cultura ancestral viviente. Tiene  variedad de atractivos naturales y manifestaciones culturales como vestimenta, idioma, tradiciones y gastronomía que son muy apreciados por turistas nacionales y extranjeros.


Un potencial epicentro cultural de este cantón es el ‘Museo Viviente Otavalango’ fundado en el 2011 en la antigua fábrica San Pedro que data del año 1821 y declarado patrimonio tangible e intangible por el Instituto de Patrimonio y Cultura.


En el año de 1821 se lo conocía como la Hacienda Quinta de San Pedro. Desde 1858 fue ocupada por la antigua Fábrica San Pedro, donde cientos de obreros se dedicaban a la elaboración de cobijas.


Tradiciones
En este lugar se vuelve al pasado. Se puede apreciar la elaboración de tejidos en telares artesanales y representaciones de las costumbres propias del pueblo indígena, con personajes en vivo conservando parte de su cultura. Se han acoplado piezas nativas que hablan de los antepasados.


Se han recreado sitios como el Obraje, La Casa Cruz, La Casa del Patrón o La Casa de las Artes, donde se encuentra instalada una sala de baile, canto y de exposición, un sitio en el que se puede encontrar a niños y jóvenes aprendiendo a tocar instrumentos andinos.


Las exposiciones incluyen además demostraciones como el matrimonio indígena, las fiestas y vivencias ancestrales, la práctica de la agricultura según el ciclo de la luna, medicina ancestral con el Yachak y el ciclo de la vida y de la muerte según las costumbres del mundo Kichwa.  


En una área se encuentran diversidad de trajes de fiesta, entre los que se destaca el de Coraza, tapizado de cadenas, medallas, mullos y monedas.  Representa a los antiguos caciques o líderes indígenas. En una de las paredes hay herramientas, como un yugo que era usado para arar la tierra.


En el año 2013 se reinauguró el inmueble que está ubicado en el norte de la ciudad de Otavalo, tras una rehabilitación. Se usaron recursos de un fondo concursable del Ministerio de Cultura. Se desarrollaron mingas con mano de obra de los integrantes del Museo.
Objetivo


El ‘Museo Viviente Otavalango’ tiene el objetivo de conservar el patrimonio material e inmaterial, con el fin de que la sociedad valore y conserve la identidad del pueblo Kichwa-Otavalo, siendo un gran aporte para la investigación y estudio para las presentes y futuras generaciones.
Se recolecta, se cuida y se conservan  piezas valiosas,  ya que para otras culturas es valiosa la historia de este pueblo originario que tiene como finalidad dejar un precedente para la sociedad más no para mostrar poder. (F)