Ampuero: Ecuador está en deuda con sus escritores

Ecuador “tiene una deuda larguísima” con sus escritores, aseguró ayer María Fernanda Ampuero, gerente del Plan Nacional del Libro y la Lectura “José de la Cuadra”, que se prepara para inaugurar el miércoles la XII Feria Internacional de Libro de Quito.


“Ecuador tiene una deuda con sus propios artistas, y en concreto, con sus escritores, muy larga, larguísima”, dijo Ampuero al subrayar que en esta edición Ecuador será -a la vez- país invitado y anfitrión de la Feria.


Desde su designación en agosto pasado, Ampuero decidió que en la feria no hubiera un país invitado, sino que los escritores ecuatorianos que viven en el extranjero, “que nunca han estado juntos en una feria”, se reúnen, conozcan y reconozcan a aquellos que viven en el país.


Ello desembocó en que 70 de los 105 escritores de 12 países que participarán en la feria serán ecuatorianos, algo “inédito y casi una reparación” en Ecuador que -en su opinión- “padece un grave extranjerismo” al considerar “que todo lo de afuera es mejor”, aunque “la gente que escribe en Ecuador escribe magníficamente”.


La Feria se extenderá hasta el 22 de diciembre y también dará un espacio a los “booktubers” ecuatorianos que comentarán sobre literatura entre adolescentes.


En la feria “a todo el mundo se le paga y se le paga bien”, pues se busca que el creativo ecuatoriano y todos quienes trabajan en torno al libro ganen dinero porque escribir “es muy hermoso, muy creativo, muy bello y nos encanta, pero es un trabajo”, comentó.


“Ser escritores es un trabajo”
Autora de tres libros, dos de crónicas y un cuento, Ampuero cuestiona una falta de atención a los autores, y anota como ejemplo que si hay un plagio, el escritor debe buscar un abogado “porque no estás amparado por nadie, porque el trabajo del escritor está visto como una cosa simpática”.


“No hay una visión profesional del escritor en este país”, subrayó antes de recalcar que “ya es hora” de decirle a la gente que “ser escritor es un trabajo”.


Y espera que se incluya al libro en las campañas que se adelantan en el país para que se consuma “primero lo nuestro”, que ahora se centra básicamente en productos como alimentos o manufacturas.


Pero se lo debe hacer “no solamente porque es ecuatoriano sino porque es bueno”, añadió al recordar que en la reciente Feria del Libro de Guadalajara expusieron muchos libros de escritores ecuatorianos contemporáneos publicados por pequeñas editoriales locales independientes, “y fue un éxito”.


“Se vendieron un montón, la gente quiere saber sobre Ecuador, la gente quiere conocer a sus autores. Ahí tenemos una deuda también de internacionalización”, comentó al agregar como otro pasivo del Plan de Libro a “la profesionalización del autor ecuatoriano”. (F)

Ampuero: Ecuador está en deuda con sus escritores

Ecuador “tiene una deuda larguísima” con sus escritores, aseguró ayer María Fernanda Ampuero, gerente del Plan Nacional del Libro y la Lectura “José de la Cuadra”, que se prepara para inaugurar el miércoles la XII Feria Internacional de Libro de Quito.


“Ecuador tiene una deuda con sus propios artistas, y en concreto, con sus escritores, muy larga, larguísima”, dijo Ampuero al subrayar que en esta edición Ecuador será -a la vez- país invitado y anfitrión de la Feria.


Desde su designación en agosto pasado, Ampuero decidió que en la feria no hubiera un país invitado, sino que los escritores ecuatorianos que viven en el extranjero, “que nunca han estado juntos en una feria”, se reúnen, conozcan y reconozcan a aquellos que viven en el país.


Ello desembocó en que 70 de los 105 escritores de 12 países que participarán en la feria serán ecuatorianos, algo “inédito y casi una reparación” en Ecuador que -en su opinión- “padece un grave extranjerismo” al considerar “que todo lo de afuera es mejor”, aunque “la gente que escribe en Ecuador escribe magníficamente”.


La Feria se extenderá hasta el 22 de diciembre y también dará un espacio a los “booktubers” ecuatorianos que comentarán sobre literatura entre adolescentes.


En la feria “a todo el mundo se le paga y se le paga bien”, pues se busca que el creativo ecuatoriano y todos quienes trabajan en torno al libro ganen dinero porque escribir “es muy hermoso, muy creativo, muy bello y nos encanta, pero es un trabajo”, comentó.


“Ser escritores es un trabajo”
Autora de tres libros, dos de crónicas y un cuento, Ampuero cuestiona una falta de atención a los autores, y anota como ejemplo que si hay un plagio, el escritor debe buscar un abogado “porque no estás amparado por nadie, porque el trabajo del escritor está visto como una cosa simpática”.


“No hay una visión profesional del escritor en este país”, subrayó antes de recalcar que “ya es hora” de decirle a la gente que “ser escritor es un trabajo”.


Y espera que se incluya al libro en las campañas que se adelantan en el país para que se consuma “primero lo nuestro”, que ahora se centra básicamente en productos como alimentos o manufacturas.


Pero se lo debe hacer “no solamente porque es ecuatoriano sino porque es bueno”, añadió al recordar que en la reciente Feria del Libro de Guadalajara expusieron muchos libros de escritores ecuatorianos contemporáneos publicados por pequeñas editoriales locales independientes, “y fue un éxito”.


“Se vendieron un montón, la gente quiere saber sobre Ecuador, la gente quiere conocer a sus autores. Ahí tenemos una deuda también de internacionalización”, comentó al agregar como otro pasivo del Plan de Libro a “la profesionalización del autor ecuatoriano”. (F)