Agricultores promueven producción sustentable

Las fundaciones ‘Heifer Ecuador’ y ‘Futuro’ trabajan en las comunidades San José de Mashpi y Guayabillas en Pichincha para impulsar la producción sostenible y el crecimiento económico de los campesinos.

El desarrollo basado en la protección del medio ambiente, la alimentación nutritiva y el cultivo de productos sustentables define a las comunidades de San José de Mashpi y Guayabillas, ubicadas en la parroquia Pacto, al noroccidente de Pichincha.

El proceso para llegar a este ecosistema es incentivado por las fundaciones ‘Heifer Ecuador’ y ‘Futuro’, que juntas trabajan en la zona a través de talleres con los residentes a afin de para fomentar su crecimiento económico.

“La zona tiene potencial en producción agrícola, por lo que es necesario fortalecer los negocios rurales y así garantizarles un mercado fijo”, afirmó Rosa Rodríguez, directora de la fundación ‘Heifer’.

Los talleres son conocidos como ‘Escuela de Agroecología Saberes del Chocó Andino’. “Es un proceso para que las fincas del sector mejoren su producción (basada en la nutrición), desarrollen su mercado y fomenten el turismo”, destaca la directora.

La agroecología es una alternativa viable a la producción agrícola industrial. Se basa en las relaciones y ciclos ecológicos para evitar el uso de agroquímicos.

Transición
El objetivo es capacitar a 60 familias de las comunidades de Mashpi y Guayabillas en el proceso llamado transición agroecológica. La intención es mejorar la economía de las familias campesinas con la producción de alimentos saludables, fortaleciendo los emprendimientos y los canales de comercialización alternativos.

Los productos son varios, van desde la yuca, hasta el cacao, el guineo, el plátano verde, entre otros. “Hay que producir pensando en el mercado para que con el tiempo genere ingresos en distintos campos”. La importancia del proyecto también radica en que se encuentra en la biósfera del Chocó Andino, una de las zonas más biodiversas del mundo.

El Chocó Andino fue declarado por la UNESCO como Reserva de Biosfera, que promueve en el territorio la conservación, investigación y uso sostenible de los recursos.

“Trabajamos en el cambio climático, pero también en la cultura de sostenibilidad; tenemos un año en la zona, pero en la reserva 20”, manifestó Carolina Proaño, directora de la fundación ‘Futuro’. Por ello, ambas entidades colaboran para fomentar la producción sostenible en el sector.

Para la directora de la fundación ‘Futuro’ el objetivo es “contribuir a que los productores agropecuarios emprendan una transición agroecológica que diversifique su producción y a la vez fortalezca las oportunidades comerciales”.

En la comunidad de San José de Mashpi existen ya cuatro fincas agroecológicas que llevan entre tres y 10 años de esta práctica. Estas son ‘Yakunina’, ‘Pambiliño’, ‘Chontaloma’ y ‘MashpiShungo’.

Esta última cultiva el cacao con el que se produce el chocolate artesanal ‘Mashpi’, comercializado en diferentes tiendas orgánicas de Quito.

Iniciativa
Alejandro Solano, de la finca ‘MashpiShungo’, señala que el cacao nacional es un patrimonio biocultural, por lo que decidieron lanzar un producto diferenciado. La experiencia de estas fincas, conocidas también como ‘Fincas Faro’, demuestra que es posible alcanzar una producción agrícola rentable.

El objetivo además apunta a reproducir los conocimientos recibidos en la ‘Escuela Agroecológica’ hacia otras familias vecinas, triplicando el número de fincas con un enfoque productivo y sustentable.

‘Fundación Futuro’ basa su labor en la conservación y el manejo sostenible del Chocó Andino y la fundación ‘Heifer Ecuador’ trabaja con familias de los sectores rurales en la perspectiva de la equidad. Apoya los emprendimientos que generen autonomía. (F)

Agricultores promueven producción sustentable

Las fundaciones ‘Heifer Ecuador’ y ‘Futuro’ trabajan en las comunidades San José de Mashpi y Guayabillas en Pichincha para impulsar la producción sostenible y el crecimiento económico de los campesinos.

El desarrollo basado en la protección del medio ambiente, la alimentación nutritiva y el cultivo de productos sustentables define a las comunidades de San José de Mashpi y Guayabillas, ubicadas en la parroquia Pacto, al noroccidente de Pichincha.

El proceso para llegar a este ecosistema es incentivado por las fundaciones ‘Heifer Ecuador’ y ‘Futuro’, que juntas trabajan en la zona a través de talleres con los residentes a afin de para fomentar su crecimiento económico.

“La zona tiene potencial en producción agrícola, por lo que es necesario fortalecer los negocios rurales y así garantizarles un mercado fijo”, afirmó Rosa Rodríguez, directora de la fundación ‘Heifer’.

Los talleres son conocidos como ‘Escuela de Agroecología Saberes del Chocó Andino’. “Es un proceso para que las fincas del sector mejoren su producción (basada en la nutrición), desarrollen su mercado y fomenten el turismo”, destaca la directora.

La agroecología es una alternativa viable a la producción agrícola industrial. Se basa en las relaciones y ciclos ecológicos para evitar el uso de agroquímicos.

Transición
El objetivo es capacitar a 60 familias de las comunidades de Mashpi y Guayabillas en el proceso llamado transición agroecológica. La intención es mejorar la economía de las familias campesinas con la producción de alimentos saludables, fortaleciendo los emprendimientos y los canales de comercialización alternativos.

Los productos son varios, van desde la yuca, hasta el cacao, el guineo, el plátano verde, entre otros. “Hay que producir pensando en el mercado para que con el tiempo genere ingresos en distintos campos”. La importancia del proyecto también radica en que se encuentra en la biósfera del Chocó Andino, una de las zonas más biodiversas del mundo.

El Chocó Andino fue declarado por la UNESCO como Reserva de Biosfera, que promueve en el territorio la conservación, investigación y uso sostenible de los recursos.

“Trabajamos en el cambio climático, pero también en la cultura de sostenibilidad; tenemos un año en la zona, pero en la reserva 20”, manifestó Carolina Proaño, directora de la fundación ‘Futuro’. Por ello, ambas entidades colaboran para fomentar la producción sostenible en el sector.

Para la directora de la fundación ‘Futuro’ el objetivo es “contribuir a que los productores agropecuarios emprendan una transición agroecológica que diversifique su producción y a la vez fortalezca las oportunidades comerciales”.

En la comunidad de San José de Mashpi existen ya cuatro fincas agroecológicas que llevan entre tres y 10 años de esta práctica. Estas son ‘Yakunina’, ‘Pambiliño’, ‘Chontaloma’ y ‘MashpiShungo’.

Esta última cultiva el cacao con el que se produce el chocolate artesanal ‘Mashpi’, comercializado en diferentes tiendas orgánicas de Quito.

Iniciativa
Alejandro Solano, de la finca ‘MashpiShungo’, señala que el cacao nacional es un patrimonio biocultural, por lo que decidieron lanzar un producto diferenciado. La experiencia de estas fincas, conocidas también como ‘Fincas Faro’, demuestra que es posible alcanzar una producción agrícola rentable.

El objetivo además apunta a reproducir los conocimientos recibidos en la ‘Escuela Agroecológica’ hacia otras familias vecinas, triplicando el número de fincas con un enfoque productivo y sustentable.

‘Fundación Futuro’ basa su labor en la conservación y el manejo sostenible del Chocó Andino y la fundación ‘Heifer Ecuador’ trabaja con familias de los sectores rurales en la perspectiva de la equidad. Apoya los emprendimientos que generen autonomía. (F)