Censura y polémica en cierre de muestra

La exposición del guayaquileño Marco Alvarado, titulada ‘Difícil de leer, entre mi luto y mi fantasma’, fue clausurada antes de tiempo, acto que generó reacciones a nivel local y nacional.
Ingreso principal al Museo del Monasterio de las Conceptas en la calle Hermano Miguel. Cortesía


La exposición fue retirada del Museo de Las Conceptas por no ser "adecuado" para el espacio religioso, pero, desde hace unas semanas, se alberga la Sala Proceso/Arte Contemporáneo de la Casa de la Cultura, Núcleo del Azuay.
La cambió de espacio con el fin de generar un diálogo, señaló la encargada de la sala Proceso, Tatiana Avendaño, quien considera urgente mantener el debate sobre la censura.


Para el curador de la muestra, Juan Pablo Ordóñez, es indispensable recurrir a estos espacios en los que se hagan visibles temas como “la indefención artística, la informalidad y la falta de oficio de algunas instituciones para manejar temas culturales”, agregó. En redes sociales, en cartas y en otros medios de comunicación, se hizo eco del criterio de personas que se mostraron contrarios a estos hechos. (FCS) (F)

Cuenca.