42 años sin el Ruiseñor de América

Julio Jaramillo falleció un 9 de febrero en Guayaquil tras sufrir un paro cardiaco. Su legado sigue vigente en el corazón de los ecuatorianos y en honor a su trayectoria Radio la Voz del Río Tarqui emite cada año 24 horas de sus canciones.

Hace 42 años el país recibía una de las noticias más tristes de la década: “El ruiseñor de América” había fallecido.

Con 42 años de edad, los mismos de este aniversario, y tras un paro cardiaco, su voz se apagaba, más no su legado.

Nancy Jara, homónima de la viuda de Jaramillo, recuerda que desde el 9 de febrero de 1978 vivió por seis meses un luto estremecedor porque la vida le quitó a su voz favorita, esa que le ponía a las letras “sentimiento y corazón”.

Como ella, el profesor Manuel Pulla Cornejo sintió una gran pérdida el día que los medios nacionales informaban el deceso, por lo que no tardó en improvisar un programa radial que rindiese homenaje a la trayectoria de quien en vida fue su amigo.

Desde 1978 Radio la Voz del Río Tarqui emite un programa especial en honor al aniversario de muerte de quien fue bautizado en Chile, como el “Ruiseñor de América” en la década de los sesenta.

Así lo recuerda su hija Rosa Pulla Célleri, quien mantiene la tradición que inició su padre cada año, y quien además emite diariamente en la radio una hora de canciones del también apodado como “La voz de oro”.

Definido por los medios como “el máximo representante del pasillo ecuatoriano”, Julio Jaramillo alcanzó su máxima fama internacional en la misma década de los sesenta, cuando era la estrella que abría varios de los shows principales del Teatro Blanquita en Ciudad de México.

Varias naciones lo reclamaban como suyo, como un talento propio, sin embargo por las venas del ídolo corría indiscutiblemente sangre guayaquileña.

‘JJ’ creía en su talento, pues al terminar la primaria inmediatamente supo que quería ser artista. Según recuerda la historiadora Jenny Estrada, aún pequeño Julio Jaramillo pidió trabajo a un zapatero de su vecindad quien le enseñó el oficio, y mientras armaba calzado fino, su voz se alzaba en cantos que endulzaban la jornada. Ella misma asegura que en el corazón del pueblo, ningún artista ha podido superar hasta ahora, al “Ruiseñor de América”.

Desde las 00:00 de este 9 de febrero, Radio la Voz del Río Tarqui emite el programa tradicional de aniversario de Julio Jaramillo. (I)

Andrea Muñoz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

42 años sin el Ruiseñor de América

Julio Jaramillo falleció un 9 de febrero en Guayaquil tras sufrir un paro cardiaco. Su legado sigue vigente en el corazón de los ecuatorianos y en honor a su trayectoria Radio la Voz del Río Tarqui emite cada año 24 horas de sus canciones.

Hace 42 años el país recibía una de las noticias más tristes de la década: “El ruiseñor de América” había fallecido.

Con 42 años de edad, los mismos de este aniversario, y tras un paro cardiaco, su voz se apagaba, más no su legado.

Nancy Jara, homónima de la viuda de Jaramillo, recuerda que desde el 9 de febrero de 1978 vivió por seis meses un luto estremecedor porque la vida le quitó a su voz favorita, esa que le ponía a las letras “sentimiento y corazón”.

Como ella, el profesor Manuel Pulla Cornejo sintió una gran pérdida el día que los medios nacionales informaban el deceso, por lo que no tardó en improvisar un programa radial que rindiese homenaje a la trayectoria de quien en vida fue su amigo.

Desde 1978 Radio la Voz del Río Tarqui emite un programa especial en honor al aniversario de muerte de quien fue bautizado en Chile, como el “Ruiseñor de América” en la década de los sesenta.

Así lo recuerda su hija Rosa Pulla Célleri, quien mantiene la tradición que inició su padre cada año, y quien además emite diariamente en la radio una hora de canciones del también apodado como “La voz de oro”.

Definido por los medios como “el máximo representante del pasillo ecuatoriano”, Julio Jaramillo alcanzó su máxima fama internacional en la misma década de los sesenta, cuando era la estrella que abría varios de los shows principales del Teatro Blanquita en Ciudad de México.

Varias naciones lo reclamaban como suyo, como un talento propio, sin embargo por las venas del ídolo corría indiscutiblemente sangre guayaquileña.

‘JJ’ creía en su talento, pues al terminar la primaria inmediatamente supo que quería ser artista. Según recuerda la historiadora Jenny Estrada, aún pequeño Julio Jaramillo pidió trabajo a un zapatero de su vecindad quien le enseñó el oficio, y mientras armaba calzado fino, su voz se alzaba en cantos que endulzaban la jornada. Ella misma asegura que en el corazón del pueblo, ningún artista ha podido superar hasta ahora, al “Ruiseñor de América”.

Desde las 00:00 de este 9 de febrero, Radio la Voz del Río Tarqui emite el programa tradicional de aniversario de Julio Jaramillo. (I)

Andrea Muñoz
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.