Vendedores informales se “toman” las calles de Cuenca

FERNANDO MACHADo EL TELÉGRAFO Rodrigo Matute [email protected]

Son más de 3.000 comerciantes que trabajan en los espacios públicos de Cuenca. La Dirección de Mercados labora en un proyecto para ubicarles y se prevé la actualización de un carnet para los vendedores.


Vendedores en los alrededores del mercado Nueve de Octubre ofrecen toda clase de productos, su presencia complica la movilidad de los vehículos y de los peatones en este sector de la ciudad.

Los días jueves resulta casi imposible transitar por las calles Tomás Ordóñez, Pío Bravo, Mariano Cueva, cerca al mercado Nueves de Octubre de esta ciudad.
Los vendedores informales se han “adueñado” de estas vías para vender sus productos. Legumbres, frutas, pescado, maíz, entre otros, comercializan utilizando la acera, ante la mirada de los guardias ciudadanos y vecinos que solo se limitan a mirar como venden sus productos.


“Señor, no nos dejan vender en ninguna parte y es por eso que hemos venido por acá”, reclamó una de las vendedoras, quien según relata, llegó desde la parroquia Cumbe a vender sus legumbres.


El tráfico vehicular se caotiza en estos espacios. Los buses del transporte público y carros no pueden circular por temor a atropellar a las personas quienes transitan por este sitio.


“Cada jueves es un tormento venir por este sector”, indicó Jorge Parra, un chofer quien se dirigía con su vehículo hasta el parque de San Blas.
Las amas de casa no se quedan atrás, ellas también en medio de los vehículos tratan de llegar donde están las personas con las ventas. “Yo vengo porque los precios son más baratos de los productos”, indicó una vecina y sostuvo que los comerciantes no deben ser desalojados, más bien se les debe buscar un sitio donde puedan trabajar.


Según el director de Mercados de Cuenca, Marcelo Álvarez, son alrededor de 3.000 personas que están calificadas como comerciantes informales y que mediante un convenio con la anterior administración muchos de ellos comenzaron a ocupar la vía pública, lo que fue calificado por el funcionario como un acto demagógico, ahora el Municipio de busca una salida para sus trabajos “y no seguir permitiendo que ocupen las calles”.


Según el funcionario, existe una ordenanza que impide que las personas ocupen las veredas. “En el sector de Narancay se puso en funcionamiento una plataforma hace más de 2 años con 700 puestos para los comerciantes, pero alrededor de 200 personas han dejado el espacio”, apuntó. Agregó que se va a repotenciar el sitio con mayores atractivos para que los clientes puedan llegar al lugar y no vayan a las calles a hacer las compras. (I)


ESPACIOS. Los vendedores ambulantes señalan que no tienen espacios para ofertar sus productos.
COMERCIANTES. Según la Dirección de Mercados son alrededor de 3.000 comerciantes en las calles.
CONTROL.  La Guardia Ciudadana ejecuta el control de ventas informales en las calles de la ciudad.

Vendedores informales se “toman” las calles de Cuenca

FERNANDO MACHADo EL TELÉGRAFO Rodrigo Matute [email protected]

Son más de 3.000 comerciantes que trabajan en los espacios públicos de Cuenca. La Dirección de Mercados labora en un proyecto para ubicarles y se prevé la actualización de un carnet para los vendedores.


Vendedores en los alrededores del mercado Nueve de Octubre ofrecen toda clase de productos, su presencia complica la movilidad de los vehículos y de los peatones en este sector de la ciudad.

Los días jueves resulta casi imposible transitar por las calles Tomás Ordóñez, Pío Bravo, Mariano Cueva, cerca al mercado Nueves de Octubre de esta ciudad.
Los vendedores informales se han “adueñado” de estas vías para vender sus productos. Legumbres, frutas, pescado, maíz, entre otros, comercializan utilizando la acera, ante la mirada de los guardias ciudadanos y vecinos que solo se limitan a mirar como venden sus productos.


“Señor, no nos dejan vender en ninguna parte y es por eso que hemos venido por acá”, reclamó una de las vendedoras, quien según relata, llegó desde la parroquia Cumbe a vender sus legumbres.


El tráfico vehicular se caotiza en estos espacios. Los buses del transporte público y carros no pueden circular por temor a atropellar a las personas quienes transitan por este sitio.


“Cada jueves es un tormento venir por este sector”, indicó Jorge Parra, un chofer quien se dirigía con su vehículo hasta el parque de San Blas.
Las amas de casa no se quedan atrás, ellas también en medio de los vehículos tratan de llegar donde están las personas con las ventas. “Yo vengo porque los precios son más baratos de los productos”, indicó una vecina y sostuvo que los comerciantes no deben ser desalojados, más bien se les debe buscar un sitio donde puedan trabajar.


Según el director de Mercados de Cuenca, Marcelo Álvarez, son alrededor de 3.000 personas que están calificadas como comerciantes informales y que mediante un convenio con la anterior administración muchos de ellos comenzaron a ocupar la vía pública, lo que fue calificado por el funcionario como un acto demagógico, ahora el Municipio de busca una salida para sus trabajos “y no seguir permitiendo que ocupen las calles”.


Según el funcionario, existe una ordenanza que impide que las personas ocupen las veredas. “En el sector de Narancay se puso en funcionamiento una plataforma hace más de 2 años con 700 puestos para los comerciantes, pero alrededor de 200 personas han dejado el espacio”, apuntó. Agregó que se va a repotenciar el sitio con mayores atractivos para que los clientes puedan llegar al lugar y no vayan a las calles a hacer las compras. (I)


ESPACIOS. Los vendedores ambulantes señalan que no tienen espacios para ofertar sus productos.
COMERCIANTES. Según la Dirección de Mercados son alrededor de 3.000 comerciantes en las calles.
CONTROL.  La Guardia Ciudadana ejecuta el control de ventas informales en las calles de la ciudad.