Los vehículos eléctricos requieren más impulso

La reducción de aranceles de importación anunciada por el Gobierno Nacional alienta a los concesionarios, pero aducen que esto no es suficiente para dar un giro que permita tener una movilidad sostenible.

A nivel nacional están en circulación algo más de 350 vehículos totalmente eléctricos, según cifras de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador, AEADE; un 10 por ciento de esa flota circula en Cuenca, una ciudad que se esfuerza por la movilidad sostenible pero en la que un incremento de carros eléctricos privados está aún lejos de ser una realidad, según los expertos.


El gerente de marketing de Neohyundai en Cuenca, César Padilla, indica que la reducción de los aranceles de importación de vehículos eléctricos, baterías y electrolineras alienta al sector, pero no es suficiente para empezar a masificar su producto.


Los vehículos eléctricos necesitan principalmente de electrolineras y de un precio accesible para el cliente interesado.
En el primer caso la empresa privada firmó un convenio con Centrosur para la colocación de electrolineras en Cuenca, Gualaceo, Paute, Girón, Santa Isabel y Molleturo, pero aún se espera por la importación de las estaciones de carga que serán gratuitas hasta diciembre del 2020.


En el segundo caso, las concesionarias piden que a más del impuesto a la importación se reduzca el Impuesto a Consumos Especiales y el Impuesto al Valor Agregado, IVA, para este tipo de vehículos, con lo que su valor se reduciría de manera considerable. Por el momento los vehículos eléctricos alcanzan los 35.000 dólares.


Hyundai tiene en la ciudad un vehículo eléctrico  de prueba, pero no ha empezado a ofertarlo. Padilla indica que temen que la política de Gobierno no sea permanente y un cambio afecte la demanda, algo que ya pasa con los vehículos híbridos a los que en septiembre del 2018 se les gravó con una tarifa del 12 por ciento, una medida que redujo la demanda del producto importado.


No existe en la actualidad un estudio de demanda pero la baja presencia de autos eléctricos en las calles del país es un indicador de la poca aceptación de este tipo de modelos.


Gustavo Sánchez, taxista desde hace 12 años, indica que en su caso no compraría una unidad por la dependencia de la carga. “Nosotros hacemos carreras largas y no podemos estar amarrados a un tiempo de carga”, sostiene.


El chofer de la Alcaldía, Juan Sarmiento, quien maneja una de las pocas unidades de este tipo en la ciudad, señala por su parte que la autonomía del vehículo, 180 kilómetros, no le alcanzaría, por ejemplo para hacer un viaje ida y vuelta a Guayaquil.


Padilla admite que la decisión del Gobierno es positiva pero sostiene que eso no es todo lo que se necesita. “Esta tecnología es nueva y como tal requiere de una fuerte inversión para despegar”, aseguró. (I)


Pedidos. Los concesionarios piden que a más del impuesto a la importación se revise el pago del ICE e IVA para estos carros.
Valor. El valor en el mercado de los vehículos eléctricos que se ofertan en el país alcanza los 35.000 dólares por unidad.
Convenio. La empresa eléctrica Centrosur se comprometió a colaborar en la instalación de electrolineras.  
Los concesionarios piden reducción de otros impuestos y políticas sostenibles a largo plazo para mejorar su inversión en autos eléctricos.
358 vehículos netamente eléctricos circulan en Ecuador, de acuerdo con la AEADE.

Los vehículos eléctricos requieren más impulso

La reducción de aranceles de importación anunciada por el Gobierno Nacional alienta a los concesionarios, pero aducen que esto no es suficiente para dar un giro que permita tener una movilidad sostenible.

A nivel nacional están en circulación algo más de 350 vehículos totalmente eléctricos, según cifras de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador, AEADE; un 10 por ciento de esa flota circula en Cuenca, una ciudad que se esfuerza por la movilidad sostenible pero en la que un incremento de carros eléctricos privados está aún lejos de ser una realidad, según los expertos.


El gerente de marketing de Neohyundai en Cuenca, César Padilla, indica que la reducción de los aranceles de importación de vehículos eléctricos, baterías y electrolineras alienta al sector, pero no es suficiente para empezar a masificar su producto.


Los vehículos eléctricos necesitan principalmente de electrolineras y de un precio accesible para el cliente interesado.
En el primer caso la empresa privada firmó un convenio con Centrosur para la colocación de electrolineras en Cuenca, Gualaceo, Paute, Girón, Santa Isabel y Molleturo, pero aún se espera por la importación de las estaciones de carga que serán gratuitas hasta diciembre del 2020.


En el segundo caso, las concesionarias piden que a más del impuesto a la importación se reduzca el Impuesto a Consumos Especiales y el Impuesto al Valor Agregado, IVA, para este tipo de vehículos, con lo que su valor se reduciría de manera considerable. Por el momento los vehículos eléctricos alcanzan los 35.000 dólares.


Hyundai tiene en la ciudad un vehículo eléctrico  de prueba, pero no ha empezado a ofertarlo. Padilla indica que temen que la política de Gobierno no sea permanente y un cambio afecte la demanda, algo que ya pasa con los vehículos híbridos a los que en septiembre del 2018 se les gravó con una tarifa del 12 por ciento, una medida que redujo la demanda del producto importado.


No existe en la actualidad un estudio de demanda pero la baja presencia de autos eléctricos en las calles del país es un indicador de la poca aceptación de este tipo de modelos.


Gustavo Sánchez, taxista desde hace 12 años, indica que en su caso no compraría una unidad por la dependencia de la carga. “Nosotros hacemos carreras largas y no podemos estar amarrados a un tiempo de carga”, sostiene.


El chofer de la Alcaldía, Juan Sarmiento, quien maneja una de las pocas unidades de este tipo en la ciudad, señala por su parte que la autonomía del vehículo, 180 kilómetros, no le alcanzaría, por ejemplo para hacer un viaje ida y vuelta a Guayaquil.


Padilla admite que la decisión del Gobierno es positiva pero sostiene que eso no es todo lo que se necesita. “Esta tecnología es nueva y como tal requiere de una fuerte inversión para despegar”, aseguró. (I)


Pedidos. Los concesionarios piden que a más del impuesto a la importación se revise el pago del ICE e IVA para estos carros.
Valor. El valor en el mercado de los vehículos eléctricos que se ofertan en el país alcanza los 35.000 dólares por unidad.
Convenio. La empresa eléctrica Centrosur se comprometió a colaborar en la instalación de electrolineras.  
Los concesionarios piden reducción de otros impuestos y políticas sostenibles a largo plazo para mejorar su inversión en autos eléctricos.
358 vehículos netamente eléctricos circulan en Ecuador, de acuerdo con la AEADE.