Vacuna, un recurso que salva vidas

La inmunización salva millones de vidas y en todo el mundo se la reconoce como una de las intervenciones de salud más eficaces y que da óptimos resultados. Actualmente, en el mundo existen 19,4 millones de niños sin vacunar o insuficientemente vacunados, según informa la Organización Mundial de la Salud, OMS.

Se estima que este año, el Plan de acción mundial sobre vacunas llegará a medio camino. En mayo de 2012 fue ratificado por 194 Estados miembros en la Asamblea Mundial de la Salud y tiene el objetivo de haber prevenido millones de muertes por enfermedades prevenibles mediante vacunación, hasta el final de 2020.

El Ministerio de Salud llevará a cabo estos días una campaña internacional denominada la Semana de la Inmunización de las Américas. A través de esta campaña, el Ministerio invertirá ocho millones de dólares en biológicos, según detalla Jorge Andrés Torres, director zonal 6 de Vigilancia de la Salud.

Esto se realiza a través de la Organización Panamericana de la Salud que maneja estrategias a nivel mundial, garantizando así la calidad de las vacunas. “Tiene estándares elevados para que se siga manteniendo a la inmunización como una de las medidas de prevención más efectivas”, asegura el funcionario.

  Esquema

Dentro del esquema de vacunaciones que maneja la Coordinación Zonal 6 se previenen 15 enfermedades de repercusión pública y coincide con los biológicos administrados a nivel mundial. Principalmente, las vacunas se aplican a niños, a mujeres embarazadas y a personas mayores de 65 años.

En la zona 6 el Ministerio de Salud tiene 280 centros de salud: 121 en Azuay, 70 en Cañar y 89 en Morona Santiago. Durante esta semana se van a administrar vacunas a libre demanda, a quienes lo necesiten, y también se ejecutarán brigadas médicas para completar o reforzar biológicos en comunidades más lejanas.

“Estamos organizando brigadas que implican grandes recursos, en cuanto a logística…nuestras enfermeras caminan horas para llegar hasta las últimas comunidades”, añade Torres.

En lo que va de año, el Ministerio de Salud en la zona 6 ha administrado 82.692 dosis, con una cobertura del más de 90 por ciento, lo que según el director de Vigilancia de la Salud ha superado los índices de años anteriores.

También se llevará a cabo una campaña de revisión de carnets de vacunación de todos los niños menores de dos años para que se cumpla con el esquema que exige el Ministerio de Salud.

  Importancia

Las inmunizaciones o vacunas son esenciales. Protegen contra enfermedades como el sarampión, paperas, rubéola, hepatitis B, polio, tétanos, difteria y tos ferina. Las vacunas son importantes tanto para los adultos, como para los niños.   

El sistema inmunitario refuerza a que su cuerpo luche contra gérmenes produciendo sustancias para combatirlos.

Una vez que lo hace, el sistema inmunitario “recuerda” el germen y puede lidiar con él. Las vacunas contienen gérmenes muertos o debilitados. Cuando se le pone a una persona sana, la vacuna libera una respuesta del sistema inmunitario para que responda, generando inmunidad.

Responsabilidad

Los padres deben tomar medidas responsables con respecto a sus hijos.

Hay enfermedades por las que te infectas y solo te afectas tú, como por ejemplo el tétanos, mientras que la mayoría de las enfermedades prevenibles mediante vacunación son contagiosas, por lo que tus decisiones afectan a la comunidad.

“A veces, la gente no se concientiza de la importancia de las vacunas”, indica Luis Enríquez, responsable de Vigilancia de la Salud del Distrito 01D01. “Lógicamente, hay gente que por desconocimiento no quiere vacunar a sus niños, pero se les explica la importancia de la vacunación… para evitar posibles enfermedades que afectan a la salud de la colectividad”, añade.

Hay personas que se asustan de la reacción de una vacuna, tal como fiebre, malestar, pero el médico asegura que es algo normal, dentro de los parámetros que el Ministerio maneja.

  Vacunar o no

El médico homeópata Patricio Pesántez explica que hay una corriente importante de personas que consideran que el consumo de muchos “productos” que nos propone el mercado o la sociedad misma, debe ser analizado con mucho cuidado.

“Me refiero a casi todo, dígase alimentos industrializados, formas de distracción: juegos informáticos, deportes extremos, medicamentos de venta libre o aquellos restringidos, elementos de confort en el hogar, etc. y las vacunas no son la excepción, si estos padres de familia han investigado sobre el riesgo-beneficio de aplicar la vacuna, tomarán la decisión que les parezca más apropiada para sus hijos o para ellos mismos.”

Si se necesita o no las vacunas todavía está en debate, a nivel mundial. Sin embargo, hay estudios que indican que entre dos y tres millones de vidas se salvan anualmente con la vacunación.

Según el Ministerio de Salud Pública de Ecuador la vacunación es una medida preventiva eficaz para salvaguardarse de enfermedades. Ayuda a proteger a niños y adultos, especialmente de enfermedades infecciosas que pueden incapacitarlos, dejar secuelas e incluso graves complicaciones a largo plazo.

Los beneficios que han aportado las vacunas son extensibles a toda la población porque éstas protegen incluso a la población que no recibe la inmunización, ya que se rompe la cadena de transmisión. (MIB) (I)

Vacuna, un recurso que salva vidas

Se estima que este año, el Plan de acción mundial sobre vacunas llegará a medio camino. En mayo de 2012 fue ratificado por 194 Estados miembros en la Asamblea Mundial de la Salud y tiene el objetivo de haber prevenido millones de muertes por enfermedades prevenibles mediante vacunación, hasta el final de 2020.

El Ministerio de Salud llevará a cabo estos días una campaña internacional denominada la Semana de la Inmunización de las Américas. A través de esta campaña, el Ministerio invertirá ocho millones de dólares en biológicos, según detalla Jorge Andrés Torres, director zonal 6 de Vigilancia de la Salud.

Esto se realiza a través de la Organización Panamericana de la Salud que maneja estrategias a nivel mundial, garantizando así la calidad de las vacunas. “Tiene estándares elevados para que se siga manteniendo a la inmunización como una de las medidas de prevención más efectivas”, asegura el funcionario.

  Esquema

Dentro del esquema de vacunaciones que maneja la Coordinación Zonal 6 se previenen 15 enfermedades de repercusión pública y coincide con los biológicos administrados a nivel mundial. Principalmente, las vacunas se aplican a niños, a mujeres embarazadas y a personas mayores de 65 años.

En la zona 6 el Ministerio de Salud tiene 280 centros de salud: 121 en Azuay, 70 en Cañar y 89 en Morona Santiago. Durante esta semana se van a administrar vacunas a libre demanda, a quienes lo necesiten, y también se ejecutarán brigadas médicas para completar o reforzar biológicos en comunidades más lejanas.

“Estamos organizando brigadas que implican grandes recursos, en cuanto a logística…nuestras enfermeras caminan horas para llegar hasta las últimas comunidades”, añade Torres.

En lo que va de año, el Ministerio de Salud en la zona 6 ha administrado 82.692 dosis, con una cobertura del más de 90 por ciento, lo que según el director de Vigilancia de la Salud ha superado los índices de años anteriores.

También se llevará a cabo una campaña de revisión de carnets de vacunación de todos los niños menores de dos años para que se cumpla con el esquema que exige el Ministerio de Salud.

  Importancia

Las inmunizaciones o vacunas son esenciales. Protegen contra enfermedades como el sarampión, paperas, rubéola, hepatitis B, polio, tétanos, difteria y tos ferina. Las vacunas son importantes tanto para los adultos, como para los niños.   

El sistema inmunitario refuerza a que su cuerpo luche contra gérmenes produciendo sustancias para combatirlos.

Una vez que lo hace, el sistema inmunitario “recuerda” el germen y puede lidiar con él. Las vacunas contienen gérmenes muertos o debilitados. Cuando se le pone a una persona sana, la vacuna libera una respuesta del sistema inmunitario para que responda, generando inmunidad.

Responsabilidad

Los padres deben tomar medidas responsables con respecto a sus hijos.

Hay enfermedades por las que te infectas y solo te afectas tú, como por ejemplo el tétanos, mientras que la mayoría de las enfermedades prevenibles mediante vacunación son contagiosas, por lo que tus decisiones afectan a la comunidad.

“A veces, la gente no se concientiza de la importancia de las vacunas”, indica Luis Enríquez, responsable de Vigilancia de la Salud del Distrito 01D01. “Lógicamente, hay gente que por desconocimiento no quiere vacunar a sus niños, pero se les explica la importancia de la vacunación… para evitar posibles enfermedades que afectan a la salud de la colectividad”, añade.

Hay personas que se asustan de la reacción de una vacuna, tal como fiebre, malestar, pero el médico asegura que es algo normal, dentro de los parámetros que el Ministerio maneja.

  Vacunar o no

El médico homeópata Patricio Pesántez explica que hay una corriente importante de personas que consideran que el consumo de muchos “productos” que nos propone el mercado o la sociedad misma, debe ser analizado con mucho cuidado.

“Me refiero a casi todo, dígase alimentos industrializados, formas de distracción: juegos informáticos, deportes extremos, medicamentos de venta libre o aquellos restringidos, elementos de confort en el hogar, etc. y las vacunas no son la excepción, si estos padres de familia han investigado sobre el riesgo-beneficio de aplicar la vacuna, tomarán la decisión que les parezca más apropiada para sus hijos o para ellos mismos.”

Si se necesita o no las vacunas todavía está en debate, a nivel mundial. Sin embargo, hay estudios que indican que entre dos y tres millones de vidas se salvan anualmente con la vacunación.

Según el Ministerio de Salud Pública de Ecuador la vacunación es una medida preventiva eficaz para salvaguardarse de enfermedades. Ayuda a proteger a niños y adultos, especialmente de enfermedades infecciosas que pueden incapacitarlos, dejar secuelas e incluso graves complicaciones a largo plazo.

Los beneficios que han aportado las vacunas son extensibles a toda la población porque éstas protegen incluso a la población que no recibe la inmunización, ya que se rompe la cadena de transmisión. (MIB) (I)