Universidad de Cuenca pide respeto a la protesta social pacífica

Foto cortesía.

La Universidad De Cuenca emitió un comunicado sobre su postura ante la situación que vive el país desencadenada por las medidas económicas anunciadas por el Gobierno nacional.

El Consejo Universitario se reunió en sesión extraordinaria el martes 8 de octubre y resolvió demandar al Gobierno que deje sin efecto los decretos número 884 (estado de excepción) y número 888 (disminución de la libertad de tránsito-toque de queda) y que disponga a la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas abstenerse de utilizar cualquier mecanismo que ponga en riesgo la integridad de los ciudadanos.

La Universidad de Cuenca pide que se respete la protesta social pacífica “como ejercicio del derecho constitucional a la resistencia”.  Además, que se revisen las medidas económicas, laborales, sociales, y tributarias anunciadas por el Presidente, involucrando a los sectores sociales.

La institución también conmina al Gobierno a que se respete la inviolabilidad de los predios universitarios, consagrada en la histórica autonomía universitaria y que se respete irrestrictamente los derechos humanos fundamentales de los miembros de la comunidad universitaria que decidan ejercer su derecho a la protesta.

El comunicado de la Universidad termina exhortando a los sectores sociales y políticos que hagan uso de su derecho a la protestas sin actos de violencia, y en el marco del respeto al orden jurídico establecido.

Además, responsabiliza al Gobierno Nacional de las acciones u omisiones de las fuerza pública “que menoscaben la seguridad física y psicológica de los miembros de la comunidad universitaria de la ciudadanía”.

Universidad de Cuenca pide respeto a la protesta social pacífica

Foto cortesía.

La Universidad De Cuenca emitió un comunicado sobre su postura ante la situación que vive el país desencadenada por las medidas económicas anunciadas por el Gobierno nacional.

El Consejo Universitario se reunió en sesión extraordinaria el martes 8 de octubre y resolvió demandar al Gobierno que deje sin efecto los decretos número 884 (estado de excepción) y número 888 (disminución de la libertad de tránsito-toque de queda) y que disponga a la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas abstenerse de utilizar cualquier mecanismo que ponga en riesgo la integridad de los ciudadanos.

La Universidad de Cuenca pide que se respete la protesta social pacífica “como ejercicio del derecho constitucional a la resistencia”.  Además, que se revisen las medidas económicas, laborales, sociales, y tributarias anunciadas por el Presidente, involucrando a los sectores sociales.

La institución también conmina al Gobierno a que se respete la inviolabilidad de los predios universitarios, consagrada en la histórica autonomía universitaria y que se respete irrestrictamente los derechos humanos fundamentales de los miembros de la comunidad universitaria que decidan ejercer su derecho a la protesta.

El comunicado de la Universidad termina exhortando a los sectores sociales y políticos que hagan uso de su derecho a la protestas sin actos de violencia, y en el marco del respeto al orden jurídico establecido.

Además, responsabiliza al Gobierno Nacional de las acciones u omisiones de las fuerza pública “que menoscaben la seguridad física y psicológica de los miembros de la comunidad universitaria de la ciudadanía”.