Los choferes del tranvía desafían zonas peligrosas

Amanda Maldonado y Paolo Cumbe, conductores del tranvía,
FOTO: Fernando Machado EL TELÉGRAFO

Cuatro mujeres son parte del contingente de conductores. Los sitios de mayor riesgo para el nuevo sistema de transporte son El Arenal y 9 de Octubre. Dos sectores han sido considerados como muy vulnerables dentro de la ruta del tranvía en Cuenca. El primero está situado en el sector de la Feria Libre y el segundo en el mercado 9 de Octubre. En estos sitios se complica la movilización de las máquinas por la cantidad de personas que no respetan las señales de tránsito, pese al trabajo que realizan los agentes de tránsito, miembros de la Guardia Ciudadana y hasta la Policía Nacional.

Para Amanda Maldonado y Paolo Cumbe, conductores del tranvía, ser chofer de este nuevo sistema “es una gran responsabilidad” y es por eso que todos los días antes de subir a las máquinas, hacen una oración y se persignan, esto a eso de las cinco de la mañana que comienza su trabajo.

Los siete incidentes registrados con el tranvía, desde que se puso en marcha este nuevo sistema de transporte en Cuenca, han motivado mayor responsabilidad en las capacitaciones de los conductores, como también una socialización más estrecha con los ciudadanos. “Transportar más de 200 personas en cada unidad y en cada viaje, no todos los hacen en el país”, dijo Cumbe. En los alrededores del mercado El Arenal, los peatones no respetan las señales de tránsito.

Cruzan por las líneas tranviarias, sin importar en qué sitio se encuentren, o si vienen o no los vagones. En el mercado 9 de Octubre, hay una situación parecida. Aquí algunas personas ebrias se toman los bordes de las rieles y en otros casos se quedan ahí sin que nadie las mueva. La agente de tránsito, Karina Chuñir debe llevar un megáfono en la mano pidiendo a las personas que se alejen de las líneas ya que la máquina está por pasar por ese sitio.

“Muchos no hacen caso y debe intervenir la Policía o la Guardia Ciudadana para retirarlos”, indica la agente de tránsito y agrega que los ciudadanos deben ir tomando en cuenta estas situaciones ya que no se puede estar todo el tiempo vigilando estos sitios. “Muchas de las veces tenemos que detener la máquina para evitar accidentes”, dijo Maldonado, una de las cuatro féminas que manejan el tranvía.

La mujer de 29 años anteriormente trabajó transportando escolares en la escuela La Salle, “tengo experiencia en esto y me estoy preparando cada día para no tener problemas con los peatones”, dijo.



Sanciones a quienes incumplen disposiciones

Con el inicio de la operación entrará en vigencia la Ordenanza que regula la operación del sistema tranviario del cantón Cuenca, aprobada el 11 de marzo de 2019 por el Concejo Cantonal. Dicha normativa incluye una serie de disposiciones que reglamentan su uso, definen los deberes y derechos de los usuarios y del personal a cargo del servicio de este nuevo medio de transporte.

Se sanciona con el 50% de una remuneración básica unificada, es decir $197 las infracciones muy graves, entre estas se consideran la manipulación de dispositivos electrónicos de pago, acciones que pongan en riesgo la integridad física del resto de usuarios, ingreso a espacios no autorizados de las unidades tales como la cabina de conducción.

A estas se suman la falta de respeto al personal del sistema, uso injustificado de los elementos de emergencia de las unidades, ingresar o bajar de la unidad fuera de las paradas y ejecutar actos de acoso sexual al interior de las unidades o en las estaciones. En el caso de las infracciones graves la multa es del 30% de un salario básico unificado que corresponde a $118.2, entre estas constan acciones que generen daños al interior o exterior de las unidades, evadir el pago del pasaje, consumir estupefacientes o bebidas alcohólicas dentro de las unidades o en las instalaciones del sistema, obstruir el trabajo de los controladores y otros que se detallan en la normativa. (I)

Tranvía Máquinas de reemplazo

Son 14 unidades las que operarán en Cuenca, de las cuales 12 estarán en constante movimiento cuando empiecen a transportar pasajeros, las dos restantes se quedan en el Patio-Taller y saldrán en caso de daño de alguna de las otras máquinas.

4 mujeres se van formando como conductoras del tranvía. Todas ellas han pasado un proceso exigente.

Unidades recorren Cuenca Pruebas en “blanco” (sin pasajeros) se hacen en la urbe azuaya. Cada seis minutos los trenes pasan por los sitios de embarque. (I)

Los choferes del tranvía desafían zonas peligrosas

Amanda Maldonado y Paolo Cumbe, conductores del tranvía,
FOTO: Fernando Machado EL TELÉGRAFO

Cuatro mujeres son parte del contingente de conductores. Los sitios de mayor riesgo para el nuevo sistema de transporte son El Arenal y 9 de Octubre. Dos sectores han sido considerados como muy vulnerables dentro de la ruta del tranvía en Cuenca. El primero está situado en el sector de la Feria Libre y el segundo en el mercado 9 de Octubre. En estos sitios se complica la movilización de las máquinas por la cantidad de personas que no respetan las señales de tránsito, pese al trabajo que realizan los agentes de tránsito, miembros de la Guardia Ciudadana y hasta la Policía Nacional.

Para Amanda Maldonado y Paolo Cumbe, conductores del tranvía, ser chofer de este nuevo sistema “es una gran responsabilidad” y es por eso que todos los días antes de subir a las máquinas, hacen una oración y se persignan, esto a eso de las cinco de la mañana que comienza su trabajo.

Los siete incidentes registrados con el tranvía, desde que se puso en marcha este nuevo sistema de transporte en Cuenca, han motivado mayor responsabilidad en las capacitaciones de los conductores, como también una socialización más estrecha con los ciudadanos. “Transportar más de 200 personas en cada unidad y en cada viaje, no todos los hacen en el país”, dijo Cumbe. En los alrededores del mercado El Arenal, los peatones no respetan las señales de tránsito.

Cruzan por las líneas tranviarias, sin importar en qué sitio se encuentren, o si vienen o no los vagones. En el mercado 9 de Octubre, hay una situación parecida. Aquí algunas personas ebrias se toman los bordes de las rieles y en otros casos se quedan ahí sin que nadie las mueva. La agente de tránsito, Karina Chuñir debe llevar un megáfono en la mano pidiendo a las personas que se alejen de las líneas ya que la máquina está por pasar por ese sitio.

“Muchos no hacen caso y debe intervenir la Policía o la Guardia Ciudadana para retirarlos”, indica la agente de tránsito y agrega que los ciudadanos deben ir tomando en cuenta estas situaciones ya que no se puede estar todo el tiempo vigilando estos sitios. “Muchas de las veces tenemos que detener la máquina para evitar accidentes”, dijo Maldonado, una de las cuatro féminas que manejan el tranvía.

La mujer de 29 años anteriormente trabajó transportando escolares en la escuela La Salle, “tengo experiencia en esto y me estoy preparando cada día para no tener problemas con los peatones”, dijo.



Sanciones a quienes incumplen disposiciones

Con el inicio de la operación entrará en vigencia la Ordenanza que regula la operación del sistema tranviario del cantón Cuenca, aprobada el 11 de marzo de 2019 por el Concejo Cantonal. Dicha normativa incluye una serie de disposiciones que reglamentan su uso, definen los deberes y derechos de los usuarios y del personal a cargo del servicio de este nuevo medio de transporte.

Se sanciona con el 50% de una remuneración básica unificada, es decir $197 las infracciones muy graves, entre estas se consideran la manipulación de dispositivos electrónicos de pago, acciones que pongan en riesgo la integridad física del resto de usuarios, ingreso a espacios no autorizados de las unidades tales como la cabina de conducción.

A estas se suman la falta de respeto al personal del sistema, uso injustificado de los elementos de emergencia de las unidades, ingresar o bajar de la unidad fuera de las paradas y ejecutar actos de acoso sexual al interior de las unidades o en las estaciones. En el caso de las infracciones graves la multa es del 30% de un salario básico unificado que corresponde a $118.2, entre estas constan acciones que generen daños al interior o exterior de las unidades, evadir el pago del pasaje, consumir estupefacientes o bebidas alcohólicas dentro de las unidades o en las instalaciones del sistema, obstruir el trabajo de los controladores y otros que se detallan en la normativa. (I)

Tranvía Máquinas de reemplazo

Son 14 unidades las que operarán en Cuenca, de las cuales 12 estarán en constante movimiento cuando empiecen a transportar pasajeros, las dos restantes se quedan en el Patio-Taller y saldrán en caso de daño de alguna de las otras máquinas.

4 mujeres se van formando como conductoras del tranvía. Todas ellas han pasado un proceso exigente.

Unidades recorren Cuenca Pruebas en “blanco” (sin pasajeros) se hacen en la urbe azuaya. Cada seis minutos los trenes pasan por los sitios de embarque. (I)