Casa patrimonial derribada deberá ser reconstruida

Existe otro proceso para castigar a los dueños de otra casa patrimonial del Centro Histórico, pero aún no se hay sentencia.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

La Unidad de Juzgamiento de Infracciones Administrativas GAD Municipal del cantón Cuenca ordenó el pago de 50 salarios básicos y reconstruir el inmueble patrimonial que fue derribado en agosto pasado y que está en la calle Hermano Miguel entre Mariscal Sucre y Presidente Córdoba.

Una sentencia severa y sin presedentes recibió Vicente Querubín Calle Campoverde, el dueño de la vivienda patrimonial que fue derribada en la calle Hermano Miguel entre Mariscal Sucre y Presidente Córdoba en agosto.

La Unidad de Juzgamiento de Infracciones Administrativas GAD Municipal del cantón Cuenca sentenció a Calle a pagar 19.700 dólares y presentar un plan técnico en la Dirección de Áreas Históricas y Patrimoniales para reconstruir con materiales tradicionales; debe hacerlo en un lapso de 30 días.

El castigo económico equivale solo a 50 salarios básicos unificados, aunque la Ley de Cultura en su artículo 171 estipula que la pena pecuniaria en caso de detrimento o destrucción del patrimonio puede ser entre uno y 100 salarios básico unificados.

A más de esto, el director municipal de Áreas Históricas y Patrimoniales, Felipe Manosalvas, agregó que la reconstrucción debe hacerse conforme a los planos originales que reposan en este departamento.

Esta es la maqueta de cómo era la casa patrimonial y có debe ser reconstruida, desde Áreas Históricas hicieron este ejemplo de lo que se debe hacer.

“Se debe usar bahareque, carrizo, tejas, madera y técnicas de construcción tradicionales”, puntualizó.

Por su parte, el director regional del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, Patricio Zamora aseguró que es la primera vez que en la provincia se ordena la reconstrucción total de una casa patribonial derribada.

En este punto, Manosalvas recuerda que el infractor compró la casa patrimonial entre junio y julio de este año, mientras que los vecinos de la zona agregaron que antes de esa transacción en esa vivienda residía una adulta mayor sola y el inmueble estaba deteriorado por poco mantenimiento.

Sin embargo, el 30 de agosto, cuando empezó a demolerse la casa varios habitantes de la zona advirtieron que esto no era posible, se hizo la denuncia y al día siguiente llegaron los técnicos de áreas históricas en compañía de miembros del INPC.

Se procedió a colocar unos sellos de seguridad que advertían la prohibición de destruir la casa, pero los sellos fueron violentados y de todas maneras se terminó de derribar.

Manosalvas asegura que la vivienda consta en estudios históricos desde 1905-1910, es decir es una casa del siglo XIV. “La estructura es de patio, traspatio y huerta, a más de esto contaba con unos murales que también deben ser rehabilitados”, dijo.

Actualmente, solo quedó la parte delantera de la casa, pero el resto no existe, ni siquiera hay escombros en el lugar. Se presume que el dueño iba a convertir el espacio en un parqueadero.

La dirección de Áreas Históricas y Patrimoniales es la encargada de hacer seguimiento y si en 30 días no se cumple esta sentencia en firme, entonces tendrán que poner en conocimiento a la Fiscalía Provincial del Azuay.

“Conforme al artículo 282 del Código Integral Penal la persona podrá ser sanciona con pena privativa de libertad de uno a tres años”, concluyó. (I)

Edy Pérez Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Casa patrimonial derribada deberá ser reconstruida

Existe otro proceso para castigar a los dueños de otra casa patrimonial del Centro Histórico, pero aún no se hay sentencia.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

La Unidad de Juzgamiento de Infracciones Administrativas GAD Municipal del cantón Cuenca ordenó el pago de 50 salarios básicos y reconstruir el inmueble patrimonial que fue derribado en agosto pasado y que está en la calle Hermano Miguel entre Mariscal Sucre y Presidente Córdoba.

Una sentencia severa y sin presedentes recibió Vicente Querubín Calle Campoverde, el dueño de la vivienda patrimonial que fue derribada en la calle Hermano Miguel entre Mariscal Sucre y Presidente Córdoba en agosto.

La Unidad de Juzgamiento de Infracciones Administrativas GAD Municipal del cantón Cuenca sentenció a Calle a pagar 19.700 dólares y presentar un plan técnico en la Dirección de Áreas Históricas y Patrimoniales para reconstruir con materiales tradicionales; debe hacerlo en un lapso de 30 días.

El castigo económico equivale solo a 50 salarios básicos unificados, aunque la Ley de Cultura en su artículo 171 estipula que la pena pecuniaria en caso de detrimento o destrucción del patrimonio puede ser entre uno y 100 salarios básico unificados.

A más de esto, el director municipal de Áreas Históricas y Patrimoniales, Felipe Manosalvas, agregó que la reconstrucción debe hacerse conforme a los planos originales que reposan en este departamento.

Esta es la maqueta de cómo era la casa patrimonial y có debe ser reconstruida, desde Áreas Históricas hicieron este ejemplo de lo que se debe hacer.

“Se debe usar bahareque, carrizo, tejas, madera y técnicas de construcción tradicionales”, puntualizó.

Por su parte, el director regional del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, INPC, Patricio Zamora aseguró que es la primera vez que en la provincia se ordena la reconstrucción total de una casa patribonial derribada.

En este punto, Manosalvas recuerda que el infractor compró la casa patrimonial entre junio y julio de este año, mientras que los vecinos de la zona agregaron que antes de esa transacción en esa vivienda residía una adulta mayor sola y el inmueble estaba deteriorado por poco mantenimiento.

Sin embargo, el 30 de agosto, cuando empezó a demolerse la casa varios habitantes de la zona advirtieron que esto no era posible, se hizo la denuncia y al día siguiente llegaron los técnicos de áreas históricas en compañía de miembros del INPC.

Se procedió a colocar unos sellos de seguridad que advertían la prohibición de destruir la casa, pero los sellos fueron violentados y de todas maneras se terminó de derribar.

Manosalvas asegura que la vivienda consta en estudios históricos desde 1905-1910, es decir es una casa del siglo XIV. “La estructura es de patio, traspatio y huerta, a más de esto contaba con unos murales que también deben ser rehabilitados”, dijo.

Actualmente, solo quedó la parte delantera de la casa, pero el resto no existe, ni siquiera hay escombros en el lugar. Se presume que el dueño iba a convertir el espacio en un parqueadero.

La dirección de Áreas Históricas y Patrimoniales es la encargada de hacer seguimiento y si en 30 días no se cumple esta sentencia en firme, entonces tendrán que poner en conocimiento a la Fiscalía Provincial del Azuay.

“Conforme al artículo 282 del Código Integral Penal la persona podrá ser sanciona con pena privativa de libertad de uno a tres años”, concluyó. (I)

Edy Pérez Alvarado
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.