Más de 1.300 semáforos serán sincronizados

Foto: Archivo

Con la construcción del tranvía se instalaron 1.180 dispositivos, los mismos que ocasionan, en las llamadas “horas pico”, grandes atascos vehiculares. “Un mal necesario”, eso cree que son los semáforos en Cuenca el conductor Felipe Cárdenas.

Lo dice por la gran cantidad de estos dispositivos que existen en la ciudad y que más que fluidez en el tránsito generan congestión. El conductor cree que la mayor parte de estos aparatos están descalibrados. Se queja de que en algunos casos el tiempo de programación es exagerado y en otros no dan tiempo a los peatones.

“Casi no hay tiempo para cruzar de un lado al otro”, lamenta Sonia Paucar, quien recalca que los semáforos para los peatones no dan ni 10 segundos para cruzar.

Solo en el centro histórico existen 107 semáforos que datan de hace 10 años, pero que según Guilherme Chalhoub, director municipal de Gestión de Movilidad y Transporte, están en buen estado y dan buen servicio.

En la calle Vega Muñoz desde la Juan Jaramillo hasta la Pío Bravo, los aparatos no están sincronizados para que el flujo de vehículos avance de manera continua.

En intersección con la Juan Jaramillo el semáforo tiene más tiempo de duración que en la intersección con la Lamar o con la calle Gran Colombia, por ejemplo. “Los semáforos están desactualizados, unos tienen la luz verde pocos segundos y en otros casos demasiado”, indicó Marcelo Pinos.

En la calle Benigno Malo, desde la Sangurima hasta la Calle Larga, en cambio el intercambio de luces se da con mayor fluidez y permite que el flujo de vehículos avance con celeridad.

Para Chalhoub, el trabajo es continuo para que los semáforos estén operativos. “Hay semáforos históricos de 50 años en el mundo que con el mantenimiento están operativos”, comentó el funcionario. Agregó que los de Cuenca están calibrados por tiempos, trabajo que realiza la Dirección de Gestión de Movilidad.

En el centro histórico se instalaron 126 semáforos inteligentes, los cuales son atendidos por la Municipalidad. Con la construcción de la línea tranviaria, en la ruta se instalaron 1.180 de ellos. 560 son vehiculares, 412 peatonales y 210 tranviarios.

Según el conductor Alfonso Piedra, esta cantidad “exagerada” de aparatos ha obligado a bajar ostensiblemente la velocidad de los vehículos, pero también causan congestiona miento en sectores de gran afluencia peatonal y de autos como La Feria Libre (sector El Arenal), mercado 9 de Octubre, avenida de las Américas y la avenida España. (I)

Más de 1.300 semáforos serán sincronizados

Foto: Archivo

Con la construcción del tranvía se instalaron 1.180 dispositivos, los mismos que ocasionan, en las llamadas “horas pico”, grandes atascos vehiculares. “Un mal necesario”, eso cree que son los semáforos en Cuenca el conductor Felipe Cárdenas.

Lo dice por la gran cantidad de estos dispositivos que existen en la ciudad y que más que fluidez en el tránsito generan congestión. El conductor cree que la mayor parte de estos aparatos están descalibrados. Se queja de que en algunos casos el tiempo de programación es exagerado y en otros no dan tiempo a los peatones.

“Casi no hay tiempo para cruzar de un lado al otro”, lamenta Sonia Paucar, quien recalca que los semáforos para los peatones no dan ni 10 segundos para cruzar.

Solo en el centro histórico existen 107 semáforos que datan de hace 10 años, pero que según Guilherme Chalhoub, director municipal de Gestión de Movilidad y Transporte, están en buen estado y dan buen servicio.

En la calle Vega Muñoz desde la Juan Jaramillo hasta la Pío Bravo, los aparatos no están sincronizados para que el flujo de vehículos avance de manera continua.

En intersección con la Juan Jaramillo el semáforo tiene más tiempo de duración que en la intersección con la Lamar o con la calle Gran Colombia, por ejemplo. “Los semáforos están desactualizados, unos tienen la luz verde pocos segundos y en otros casos demasiado”, indicó Marcelo Pinos.

En la calle Benigno Malo, desde la Sangurima hasta la Calle Larga, en cambio el intercambio de luces se da con mayor fluidez y permite que el flujo de vehículos avance con celeridad.

Para Chalhoub, el trabajo es continuo para que los semáforos estén operativos. “Hay semáforos históricos de 50 años en el mundo que con el mantenimiento están operativos”, comentó el funcionario. Agregó que los de Cuenca están calibrados por tiempos, trabajo que realiza la Dirección de Gestión de Movilidad.

En el centro histórico se instalaron 126 semáforos inteligentes, los cuales son atendidos por la Municipalidad. Con la construcción de la línea tranviaria, en la ruta se instalaron 1.180 de ellos. 560 son vehiculares, 412 peatonales y 210 tranviarios.

Según el conductor Alfonso Piedra, esta cantidad “exagerada” de aparatos ha obligado a bajar ostensiblemente la velocidad de los vehículos, pero también causan congestiona miento en sectores de gran afluencia peatonal y de autos como La Feria Libre (sector El Arenal), mercado 9 de Octubre, avenida de las Américas y la avenida España. (I)