Seis cuerpos están sin identificar en el Centro Forense

En la calle Ignacio Jaramillo, del cantón Gualceo, fue hallado el cadáver de un hombre, cuya identidad se desconoce.

Los cadáveres corresponden a dos ciudadanos que fallecieron en el hospital Vicente Corral Moscoso, dos fueron hallados en Gualaceo,  uno en las calles de Cuenca y otro en el río Tomebamba.

En el Centro Forense de Cuenca reposan seis cadáveres encontrados este año en diferentes sectores del Azuay y que  hasta la fecha no ha sido identificados.
El más reciente corresponde a un hombre de entre 30 a 35 años hallado el pasado 7 de abril en la calle Ignacio Jaramillo y Bolívar, en el cantón Gualaceo.

Según las pericias oculares efectuadas por los investigadores, en el brazo izquierdo tiene tatuado un cangrejo, una tortuga, el número 69 y las palabras Alcón y Carla Tenempaguay; mientras que en el brazo derecho tiene la figura de una cobra.


Otro ciudadano, cuya identidad se desconoce, falleció el 10 de febrero en el hospital Vicente Corral Moscoso. Su edad se calcula entre 65 y 70 años y en vista de que nadie reclamó el cuerpo, el pasado 2 de abril fue trasladado al Centro Forense. En la misma casa de salud el 4 de febrero murió un hombre de aproximadamente 65 años. Los restos igualmente se encuentran en el Centro Forense.


El 22 de enero fue hallado un cuerpo en la confluencia de los ríos Santa Bárbara y Cuenca, sector Bullcay, del cantón Gualaceo.
El quinto cadáver corresponde al de un ciudadano que pereció el 18 de enero en la acera la Avenida España, sector del aeropuerto de Cuenca; vestía una chompa azul, pantalón negro y zapatos negros.


Los restos más antiguos fueron encontrados el 23 de mayo de 2014, en el río Tomebamba. Como señales particulares tiene tatuado un paracaidista en el antebrazo izquierdo y en el derecho una figura en forma de muñeco. (I)

El Centro Forense está ubicado en la av. General Escandón, a 500 metros del Complejo Deportivo de Cazhapata.
Los administradores del Centro Forense piden a los familiares de desaparecidos que ayuden a identificarlos.

Seis cuerpos están sin identificar en el Centro Forense

En la calle Ignacio Jaramillo, del cantón Gualceo, fue hallado el cadáver de un hombre, cuya identidad se desconoce.

Los cadáveres corresponden a dos ciudadanos que fallecieron en el hospital Vicente Corral Moscoso, dos fueron hallados en Gualaceo,  uno en las calles de Cuenca y otro en el río Tomebamba.

En el Centro Forense de Cuenca reposan seis cadáveres encontrados este año en diferentes sectores del Azuay y que  hasta la fecha no ha sido identificados.
El más reciente corresponde a un hombre de entre 30 a 35 años hallado el pasado 7 de abril en la calle Ignacio Jaramillo y Bolívar, en el cantón Gualaceo.

Según las pericias oculares efectuadas por los investigadores, en el brazo izquierdo tiene tatuado un cangrejo, una tortuga, el número 69 y las palabras Alcón y Carla Tenempaguay; mientras que en el brazo derecho tiene la figura de una cobra.


Otro ciudadano, cuya identidad se desconoce, falleció el 10 de febrero en el hospital Vicente Corral Moscoso. Su edad se calcula entre 65 y 70 años y en vista de que nadie reclamó el cuerpo, el pasado 2 de abril fue trasladado al Centro Forense. En la misma casa de salud el 4 de febrero murió un hombre de aproximadamente 65 años. Los restos igualmente se encuentran en el Centro Forense.


El 22 de enero fue hallado un cuerpo en la confluencia de los ríos Santa Bárbara y Cuenca, sector Bullcay, del cantón Gualaceo.
El quinto cadáver corresponde al de un ciudadano que pereció el 18 de enero en la acera la Avenida España, sector del aeropuerto de Cuenca; vestía una chompa azul, pantalón negro y zapatos negros.


Los restos más antiguos fueron encontrados el 23 de mayo de 2014, en el río Tomebamba. Como señales particulares tiene tatuado un paracaidista en el antebrazo izquierdo y en el derecho una figura en forma de muñeco. (I)

El Centro Forense está ubicado en la av. General Escandón, a 500 metros del Complejo Deportivo de Cazhapata.
Los administradores del Centro Forense piden a los familiares de desaparecidos que ayuden a identificarlos.