Sol y lluvia ahondan el caos en San Francisco

Comerciantes de la plaza de San Francisco colocan plásticos para evitar que las lluvias mojen y dañen su mercadería.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Los comerciantes de la plaza se han visto obligados a colocar lonas y plásticos para resguardar su mercadería, que empieza a perderse ante la falta de un modelo de funcionamiento para este espacio público.

Los pantalones y camisas que Rafael de la Torre, comerciante otavaleño, tenía en exposición en su local de la plaza San Francisco hace tres semanas, hoy llenan saquillos de ropa que no sirve para la venta, debido a que se mojó con la lluvia o se decoloró por la fuerza del sol.

Los vendedores se han visto en la obligación de colocar lonas y plásticos de colores en las casetas ante la falta de una regulación para el funcionamiento de este espacio público, que les permita intervenir en las infraestructuras.

La regulación debe pasar por el análisis de la nueva administración municipal para aplicarse. A pesar de que Carlos Rojas, exgerente de la Empresa de Desarrollo Económico, EDEC, indicó que a su salida del cargo todo estaba listo para que se implemente un modelo de gestión de la plaza, el nuevo director de Áreas Históricas y Patrimoniales, Felipe Manosalvas, indica que la realidad es otra.

Manosalvas, quien prefirió omitir detalles del tema hasta contar con un análisis integral de lo que sucede en la plaza, indicó que si bien el modelo para el funcionamiento existe, no está completo por lo que debe pasar previamente por la revisión y aprobación de la nueva administración municipal.

Por ahora los funcionarios de la Dirección de Áreas Históricas se han reunido con los comerciantes y esperan mantener una sesión de trabajo con los personeros de la EDEC para acelerar la aplicación de una normativa que regule las actividades en San Francisco.

Mientras tanto los comerciantes desesperan. De la Torre indica que han cotizado cubiertas móviles de 75 centímetros de ancho para cubrir los productos de los 96 puestos, con el fin de que la protección sea uniforme y con materiales que no afecten al patrimonio, pero requieren de un acuerdo previo con el Municipio para colocarlas.

También requieren decisiones sobre el valor a pagar por el alquiler de las casetas que aún no ha sido determinado, que la pileta funcione, que se efectúen controles sobre los libadores que frecuentan la zona, que se brinde una solución ante la ausencia de baterías sanitarias, y que mejore la seguridad en la plaza y sus alrededores. “No podemos seguir esperando, pedimos soluciones urgentes”, sostiene el comerciante. (I)

DATOS
Espera. La actual administración municipal señala que debe revisar el modelo de gestión de la plaza antes de implementarlo.
Afectaciones. La falta de protección ante el sol y la lluvia hace que la mercadería de los comerciantes de la plaza se dañe, lo que genera pérdidas.
Desorden. A más de las cubiertas en San Francisco, los comerciantes piden control de libadores, baterías sanitarias y mayor seguridad en la zona.

Sol y lluvia ahondan el caos en San Francisco

Comerciantes de la plaza de San Francisco colocan plásticos para evitar que las lluvias mojen y dañen su mercadería.
FOTO: Diego Cáceres EL TIEMPO

Los comerciantes de la plaza se han visto obligados a colocar lonas y plásticos para resguardar su mercadería, que empieza a perderse ante la falta de un modelo de funcionamiento para este espacio público.

Los pantalones y camisas que Rafael de la Torre, comerciante otavaleño, tenía en exposición en su local de la plaza San Francisco hace tres semanas, hoy llenan saquillos de ropa que no sirve para la venta, debido a que se mojó con la lluvia o se decoloró por la fuerza del sol.

Los vendedores se han visto en la obligación de colocar lonas y plásticos de colores en las casetas ante la falta de una regulación para el funcionamiento de este espacio público, que les permita intervenir en las infraestructuras.

La regulación debe pasar por el análisis de la nueva administración municipal para aplicarse. A pesar de que Carlos Rojas, exgerente de la Empresa de Desarrollo Económico, EDEC, indicó que a su salida del cargo todo estaba listo para que se implemente un modelo de gestión de la plaza, el nuevo director de Áreas Históricas y Patrimoniales, Felipe Manosalvas, indica que la realidad es otra.

Manosalvas, quien prefirió omitir detalles del tema hasta contar con un análisis integral de lo que sucede en la plaza, indicó que si bien el modelo para el funcionamiento existe, no está completo por lo que debe pasar previamente por la revisión y aprobación de la nueva administración municipal.

Por ahora los funcionarios de la Dirección de Áreas Históricas se han reunido con los comerciantes y esperan mantener una sesión de trabajo con los personeros de la EDEC para acelerar la aplicación de una normativa que regule las actividades en San Francisco.

Mientras tanto los comerciantes desesperan. De la Torre indica que han cotizado cubiertas móviles de 75 centímetros de ancho para cubrir los productos de los 96 puestos, con el fin de que la protección sea uniforme y con materiales que no afecten al patrimonio, pero requieren de un acuerdo previo con el Municipio para colocarlas.

También requieren decisiones sobre el valor a pagar por el alquiler de las casetas que aún no ha sido determinado, que la pileta funcione, que se efectúen controles sobre los libadores que frecuentan la zona, que se brinde una solución ante la ausencia de baterías sanitarias, y que mejore la seguridad en la plaza y sus alrededores. “No podemos seguir esperando, pedimos soluciones urgentes”, sostiene el comerciante. (I)

DATOS
Espera. La actual administración municipal señala que debe revisar el modelo de gestión de la plaza antes de implementarlo.
Afectaciones. La falta de protección ante el sol y la lluvia hace que la mercadería de los comerciantes de la plaza se dañe, lo que genera pérdidas.
Desorden. A más de las cubiertas en San Francisco, los comerciantes piden control de libadores, baterías sanitarias y mayor seguridad en la zona.