San Francisco, la plaza que espera una nueva historia

Entre el comercio y el bullicio se ha tejido la historia de la plaza San Francisco, un lugar icónico de la ciudad que por varios años ha estado a la espera de un cambio, el último, esta semana se vio envuelto en una supuesta irregularidad en el contrato que podría retrasar la obra.
La plaza San Francisco es un lugar icónico de Cuenca que ha esperado varios años por una nueva imagen. Miguel Arévalo I EL TIEMPO

Los comerciantes anhelaban que en noviembre de 2016 iniciaran las obras, pero no fue así. El Municipio las pospuso para este año.

Autoridades municipales han manifestado que de romperse el contrato con el consorcio, asumirán las obras por administración directa hasta contratar una nueva empresa, mientras tanto el plazo de 360 días para entregar el renovado espacio, sigue corriendo.

Expectativa

Gustavo Ávila, comerciante por más de 25 años en el lugar, recuerda que su padre trabajó también en la plaza San Francisco vendiendo ropa. “Este lugar es muy importante para mí y mi familia. Casi toda mi vida he vendido aquí. Con el tiempo ha ido creciendo el número de compañeros que ofertan sus productos”, menciona.

Durante las últimas décadas se ha intentado intervenir este espacio comercial de la urbe, pero la remodelación se ha postergado alrededor de 60 años.

El 12 de julio de 2016 se presentó la última propuesta de rehabilitación, la sexta que ha tenido la plaza en su historia y que hasta el momento se sigue dilatando.

La obra consiste en la intervención integral de la plaza, así como de las calles aledañas. El lugar se convertirá en un espacio horizontal con una pileta a ras de piso en el centro y módulos para el comercio en el contorno, según el proyecto presentado por la Empresa de Servicios y Consultoría de la Universidad de Cuenca, Ucuenca EP.

Para John González, quien labora en el lugar por 20 años, muchos han sido los ofrecimientos para mejorar el aspecto de este punto comercial, sin embargo no se han materializado. “En varias ocasiones no ha existo un punto de acuerdo. Sabemos que no somos dueños de la plaza, pero su esencia es comercial”.

 Historia

La “plazuela”, como era conocida en la época colonial, se consolida como un espacio público a finales del siglo XVII, según la investigación del departamento de Áreas Históricas y Patrimoniales denominada Pasaje León y barrio San Francisco.

Aquí consta además que a inicios del siglo XVIII aparecen algunas tiendas entorno a la plaza, pero el espacio era netamente un área de uso ciudadano.

Del siglo XX, uno de los acontecimientos más influyentes en la plaza fue la creación del mercado Diez de Agosto, en 1953. Al estar tan cercano a San Francisco, los comerciantes que trabajaban ahí fueron trasladados al nuevo mercado, a unos metros.

Poco tiempo después San Francisco empezó a ser ocupado por el comercio que hoy prima: zapatos, ropa, ollas, mochilas, ropa otavaleña, comida, juegos pirotécnicos, palo santo, incienso.

La investigación atribuye al periodo del alcalde Xavier Muñoz “la pérdida de control de la construcción y el uso de barracas y edificios temporales” en la plaza San Francisco.

Poco después de la creación del mercado se planteó el primer diseño para rehabilitarla. El arquitecto Jorge Roura propuso, en 1956, una plaza con parqueaderos, pues por la época San Francisco se había convertido también en una mini terminal terrestre. (TPM) (I)

San Francisco, la plaza que espera una nueva historia

La plaza San Francisco es un lugar icónico de Cuenca que ha esperado varios años por una nueva imagen. Miguel Arévalo I EL TIEMPO

Los comerciantes anhelaban que en noviembre de 2016 iniciaran las obras, pero no fue así. El Municipio las pospuso para este año.

Autoridades municipales han manifestado que de romperse el contrato con el consorcio, asumirán las obras por administración directa hasta contratar una nueva empresa, mientras tanto el plazo de 360 días para entregar el renovado espacio, sigue corriendo.

Expectativa

Gustavo Ávila, comerciante por más de 25 años en el lugar, recuerda que su padre trabajó también en la plaza San Francisco vendiendo ropa. “Este lugar es muy importante para mí y mi familia. Casi toda mi vida he vendido aquí. Con el tiempo ha ido creciendo el número de compañeros que ofertan sus productos”, menciona.

Durante las últimas décadas se ha intentado intervenir este espacio comercial de la urbe, pero la remodelación se ha postergado alrededor de 60 años.

El 12 de julio de 2016 se presentó la última propuesta de rehabilitación, la sexta que ha tenido la plaza en su historia y que hasta el momento se sigue dilatando.

La obra consiste en la intervención integral de la plaza, así como de las calles aledañas. El lugar se convertirá en un espacio horizontal con una pileta a ras de piso en el centro y módulos para el comercio en el contorno, según el proyecto presentado por la Empresa de Servicios y Consultoría de la Universidad de Cuenca, Ucuenca EP.

Para John González, quien labora en el lugar por 20 años, muchos han sido los ofrecimientos para mejorar el aspecto de este punto comercial, sin embargo no se han materializado. “En varias ocasiones no ha existo un punto de acuerdo. Sabemos que no somos dueños de la plaza, pero su esencia es comercial”.

 Historia

La “plazuela”, como era conocida en la época colonial, se consolida como un espacio público a finales del siglo XVII, según la investigación del departamento de Áreas Históricas y Patrimoniales denominada Pasaje León y barrio San Francisco.

Aquí consta además que a inicios del siglo XVIII aparecen algunas tiendas entorno a la plaza, pero el espacio era netamente un área de uso ciudadano.

Del siglo XX, uno de los acontecimientos más influyentes en la plaza fue la creación del mercado Diez de Agosto, en 1953. Al estar tan cercano a San Francisco, los comerciantes que trabajaban ahí fueron trasladados al nuevo mercado, a unos metros.

Poco tiempo después San Francisco empezó a ser ocupado por el comercio que hoy prima: zapatos, ropa, ollas, mochilas, ropa otavaleña, comida, juegos pirotécnicos, palo santo, incienso.

La investigación atribuye al periodo del alcalde Xavier Muñoz “la pérdida de control de la construcción y el uso de barracas y edificios temporales” en la plaza San Francisco.

Poco después de la creación del mercado se planteó el primer diseño para rehabilitarla. El arquitecto Jorge Roura propuso, en 1956, una plaza con parqueaderos, pues por la época San Francisco se había convertido también en una mini terminal terrestre. (TPM) (I)