Ricaurte se deleita con un ‘Banquete del cuy’

Este plato típico de la gastronomía azuaya se ofertó durante las fiestas patronales en honor a San Carlos Borromeo. Unos 1.000 cuyes fueron donados por los barrios y lo recaudado será destinado a trabajos en la parroquia, como la construcción de las nuevas aulas de la catequecis para unos 1.000 niños.

La degustación del típico cuy con papas cerró ayer las fiestas en honor a San Carlos Borromeo, patrono de la parroquia Ricaurte. Desde tempranas horas de la mañana los devotos se dieron cita en el parque central para participar de la procesión y eucaristía celebrada por el sacerdote Juan Pablo Orellana.


En el ‘Banquete del cuy’ participaron 38 barrios de las ocho zonas que conforman la parroquia. Se ofertaron más de 1.000 cobayos en la jornada que inició con el ritual de la bendición de cada puesto de comida por parte del sacerdote.


Este evento tiene unos 20 años de historia, sin embargo, la tradición del cuy viene de décadas atrás en Ricaurte donde las familias tienen distintas sazones para prepararlo, aunque su crianza se caracteriza por ser con hierba, alfalfa y cema lo que le da un sabor especial.


El ‘Banquete del cuy’ es el resultado de un trabajo conjunto liderado por los síndicos de cada barrio, quienes se encargan de recolectar los animales para aliñarlos y asarlos.


“Salimos a pedir de casa por casa en nombre de San Calitos para que donen los cuyes. Agradecemos a todas las comunidades que han aportado este año como en años anteriores”, señaló Rosa Zárate, síndica de la zona 7.


Asimismo, en cada barrio se dividen la labor de pelar las papas, hacer el ají, cocinar el mote y preparar el arroz para acompañar el tradicional platillo.
Daniel García, concejal rural, resaltó que entre 10.000 y 15.000 personas llegan al evento cada año.


Paúl Avila, presidente del Gobierno Parroquial, señaló que los fondos recaudados serán para trabajos comunitarios. En esta ocasión será  destinado para la construcción de nuevas aulas para la catequecis de unos 1.000 niños. “No solo a nivel nacional sino internacional, Ricaurte se destaca por este plato típico”, concluyó. (I)

Ricaurte se deleita con un ‘Banquete del cuy’

Este plato típico de la gastronomía azuaya se ofertó durante las fiestas patronales en honor a San Carlos Borromeo. Unos 1.000 cuyes fueron donados por los barrios y lo recaudado será destinado a trabajos en la parroquia, como la construcción de las nuevas aulas de la catequecis para unos 1.000 niños.

La degustación del típico cuy con papas cerró ayer las fiestas en honor a San Carlos Borromeo, patrono de la parroquia Ricaurte. Desde tempranas horas de la mañana los devotos se dieron cita en el parque central para participar de la procesión y eucaristía celebrada por el sacerdote Juan Pablo Orellana.


En el ‘Banquete del cuy’ participaron 38 barrios de las ocho zonas que conforman la parroquia. Se ofertaron más de 1.000 cobayos en la jornada que inició con el ritual de la bendición de cada puesto de comida por parte del sacerdote.


Este evento tiene unos 20 años de historia, sin embargo, la tradición del cuy viene de décadas atrás en Ricaurte donde las familias tienen distintas sazones para prepararlo, aunque su crianza se caracteriza por ser con hierba, alfalfa y cema lo que le da un sabor especial.


El ‘Banquete del cuy’ es el resultado de un trabajo conjunto liderado por los síndicos de cada barrio, quienes se encargan de recolectar los animales para aliñarlos y asarlos.


“Salimos a pedir de casa por casa en nombre de San Calitos para que donen los cuyes. Agradecemos a todas las comunidades que han aportado este año como en años anteriores”, señaló Rosa Zárate, síndica de la zona 7.


Asimismo, en cada barrio se dividen la labor de pelar las papas, hacer el ají, cocinar el mote y preparar el arroz para acompañar el tradicional platillo.
Daniel García, concejal rural, resaltó que entre 10.000 y 15.000 personas llegan al evento cada año.


Paúl Avila, presidente del Gobierno Parroquial, señaló que los fondos recaudados serán para trabajos comunitarios. En esta ocasión será  destinado para la construcción de nuevas aulas para la catequecis de unos 1.000 niños. “No solo a nivel nacional sino internacional, Ricaurte se destaca por este plato típico”, concluyó. (I)