¿Qué dejan las reinas de belleza en esta ciudad?

La exreina Victoria Arbelaez asegura que en los últimos tres años hubo 40.000 beneficiarios de los proyectos ejecutados por la fundación.

La fundación Reinas de Cuenca registra 40.000 beneficiarios en los últimos tres años. En el debate de la Ordenanza para la Prevención, Atención Integral y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres se propuso eliminar el financiamiento con recursos público para estos certámenes, pero fue defendido.

El Concejo Cantonal de Cuenca debatió el 30 de abril pasado, entre otros temas, la prohibición del “uso de todo tipo de recursos públicos para financiamiento o auspicio de certámenes de belleza en el cantón”. El alcalde Marcelo Cabrera con un voto dirimente, la negó.


Sin embargo, lo que sí se autorizó en la Ordenanza para la Prevención, Atención Integral y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, aprobada el mismo día, es la prohibición de los concursos de belleza que incluyen a niñas y adolescentes, así como su financiamiento.


La primera propuesta abrió el debate entre el Movimiento de Mujeres de Cuenca y la ciudadanía en redes sociales, una parte a favor y otra en contra.


Pero, ¿qué beneficios han dejado estos certámenes de belleza a los cuencanos?


Obra social
Victoria Arbelaez, exreina de Cuenca, ocupó la silla vacía de la sesión del 30 de abril y defendió la vigencia de estos recursos públicos.


En 2002 Arbelaez ganó el concurso con 18 años cumplidos. Su experiencia, dice, la vivió como un proceso de formación dentro de la fundación que para ella es una plataforma para las mujeres jóvenes.


La exreina asegura que en los últimos tres años la fundación registra 40.000 beneficiarios en los sectores más vulnerables de la ciudad como niños, adolescentes, adultos mayores y mujeres.


“Tal vez no se necesita una corona para realizar labor social, pero sí somos la voz de aquellas fundaciones que no pueden llegar a la empresa privada para solicitar un apoyo. Además, la reina electa trabaja ocho horas diarias y presenta informes constantes sobre el manejo de los recursos”.


Activistas
En su cuenta de Facebook María José Machado, activista feminista y representante del Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Cuenca, escribió sobre la negativa para la prohibición del uso de recursos públicos en todos los reinados.


Parte del texto publicado dice: “Una ciudad contemporánea debe apostar por la inclusión (y no por la realización de certámenes excluyentes, clasistas, racistas y sexistas), donde las mujeres ya tenemos otros roles, la decisión política, por ejemplo”.


Al respecto, Arbelaez desmiente el elitismo y la discriminación dentro del certamen: “Nunca hemos pensado en que si alguien no cumple con ciertas características no puede concursar. Además, en todas las plataformas se tiene un riesgo de discriminación y violencia, tanto en los espacios públicos como privados. Lo importante es no retroceder”.


Historia
La antropóloga Verónica Neira cita en su tesis de maestría titulada ‘Construcción de la belleza en el certamen Reina de Cuenca’ a la también antropóloga Ángeles Martínez, quien habla de Lola Carrasco como la primera reina de la ciudad, electa en 1924. En el trabajo académico se habla del origen de la fundación en 1995 y Neira afirma: “El certamen  reproduce diversas formas de control del cuerpo a través de la producción de la reina”.
Según la Ordenanza, los recursos públicos seguirán financiando estos certámenes de belleza. (I)


Prohibición de certámenes de menores “es un avance importante”


La prohibición de los concursos de belleza que incluyen a niñas y adolescentes, así como su financiamiento público, no deja de ser “un avance impensable e importante” dentro de la Ordenanza, para Juanita Ortega, coordinadora de Planificación y Gestión para la Equidad Social y de Género del Municipio.


La funcionaria habla de argumentos científicos que demuestran que los concursos de belleza fomentan la violencia contra las mujeres a través de la cosificación de su cuerpo. Dice que estos eventos “no solo colocan a las niñas en un estándar occidental, sino que en la mayoría de casos se dejan de lado sus características latinas y las sensualizan”.


Sin embargo, Ortega aclara que los colectivos de mujeres y la entidad a la que representa, respetan el derecho de las mujeres adultas de fomentar estos eventos, “siempre y cuando exista de por medio una responsabilidad social de que las adolescentes no deban pasar por trastornos alimenticios para alcanzar los estándares de belleza”.


La coordinadora sostiene también que las reinas electas han puesto en evidencia su compromiso de impulsar procesos apegados a la normativa de los derechos humanos, y que si bien los reinados fueron tema de debate, se consiguieron otros avances importantes.


La normativa aprobada el mes pasado obliga al gobierno local a asignar anualmente el 2,5 por ciento del 10 por ciento de sus ingresos para el financiamiento de programas de prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres. (I)

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

¿Qué dejan las reinas de belleza en esta ciudad?

La exreina Victoria Arbelaez asegura que en los últimos tres años hubo 40.000 beneficiarios de los proyectos ejecutados por la fundación.

La fundación Reinas de Cuenca registra 40.000 beneficiarios en los últimos tres años. En el debate de la Ordenanza para la Prevención, Atención Integral y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres se propuso eliminar el financiamiento con recursos público para estos certámenes, pero fue defendido.

El Concejo Cantonal de Cuenca debatió el 30 de abril pasado, entre otros temas, la prohibición del “uso de todo tipo de recursos públicos para financiamiento o auspicio de certámenes de belleza en el cantón”. El alcalde Marcelo Cabrera con un voto dirimente, la negó.


Sin embargo, lo que sí se autorizó en la Ordenanza para la Prevención, Atención Integral y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, aprobada el mismo día, es la prohibición de los concursos de belleza que incluyen a niñas y adolescentes, así como su financiamiento.


La primera propuesta abrió el debate entre el Movimiento de Mujeres de Cuenca y la ciudadanía en redes sociales, una parte a favor y otra en contra.


Pero, ¿qué beneficios han dejado estos certámenes de belleza a los cuencanos?


Obra social
Victoria Arbelaez, exreina de Cuenca, ocupó la silla vacía de la sesión del 30 de abril y defendió la vigencia de estos recursos públicos.


En 2002 Arbelaez ganó el concurso con 18 años cumplidos. Su experiencia, dice, la vivió como un proceso de formación dentro de la fundación que para ella es una plataforma para las mujeres jóvenes.


La exreina asegura que en los últimos tres años la fundación registra 40.000 beneficiarios en los sectores más vulnerables de la ciudad como niños, adolescentes, adultos mayores y mujeres.


“Tal vez no se necesita una corona para realizar labor social, pero sí somos la voz de aquellas fundaciones que no pueden llegar a la empresa privada para solicitar un apoyo. Además, la reina electa trabaja ocho horas diarias y presenta informes constantes sobre el manejo de los recursos”.


Activistas
En su cuenta de Facebook María José Machado, activista feminista y representante del Consejo Cantonal de Protección de Derechos de Cuenca, escribió sobre la negativa para la prohibición del uso de recursos públicos en todos los reinados.


Parte del texto publicado dice: “Una ciudad contemporánea debe apostar por la inclusión (y no por la realización de certámenes excluyentes, clasistas, racistas y sexistas), donde las mujeres ya tenemos otros roles, la decisión política, por ejemplo”.


Al respecto, Arbelaez desmiente el elitismo y la discriminación dentro del certamen: “Nunca hemos pensado en que si alguien no cumple con ciertas características no puede concursar. Además, en todas las plataformas se tiene un riesgo de discriminación y violencia, tanto en los espacios públicos como privados. Lo importante es no retroceder”.


Historia
La antropóloga Verónica Neira cita en su tesis de maestría titulada ‘Construcción de la belleza en el certamen Reina de Cuenca’ a la también antropóloga Ángeles Martínez, quien habla de Lola Carrasco como la primera reina de la ciudad, electa en 1924. En el trabajo académico se habla del origen de la fundación en 1995 y Neira afirma: “El certamen  reproduce diversas formas de control del cuerpo a través de la producción de la reina”.
Según la Ordenanza, los recursos públicos seguirán financiando estos certámenes de belleza. (I)


Prohibición de certámenes de menores “es un avance importante”


La prohibición de los concursos de belleza que incluyen a niñas y adolescentes, así como su financiamiento público, no deja de ser “un avance impensable e importante” dentro de la Ordenanza, para Juanita Ortega, coordinadora de Planificación y Gestión para la Equidad Social y de Género del Municipio.


La funcionaria habla de argumentos científicos que demuestran que los concursos de belleza fomentan la violencia contra las mujeres a través de la cosificación de su cuerpo. Dice que estos eventos “no solo colocan a las niñas en un estándar occidental, sino que en la mayoría de casos se dejan de lado sus características latinas y las sensualizan”.


Sin embargo, Ortega aclara que los colectivos de mujeres y la entidad a la que representa, respetan el derecho de las mujeres adultas de fomentar estos eventos, “siempre y cuando exista de por medio una responsabilidad social de que las adolescentes no deban pasar por trastornos alimenticios para alcanzar los estándares de belleza”.


La coordinadora sostiene también que las reinas electas han puesto en evidencia su compromiso de impulsar procesos apegados a la normativa de los derechos humanos, y que si bien los reinados fueron tema de debate, se consiguieron otros avances importantes.


La normativa aprobada el mes pasado obliga al gobierno local a asignar anualmente el 2,5 por ciento del 10 por ciento de sus ingresos para el financiamiento de programas de prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres. (I)

Isabel Aguilar
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.