Publicar fotos de los menores en redes los pone en riesgo

Los padres de familia deben evitar tomar fotografías que revelen información como la institución donde estudian o la ubicación en la que están los menores.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Los padres arriesgan a sus hijos al publicar fotos y videos de estos en las redes sociales, pues hay peligros como redes de pornografía infantil, secuestros, entre otros de los que pueden ser víctima los menores.

Fotos de niños en su primer día de clases, bebés sin ropa, fuera de sus casas o con la ubicación de dónde pasan sus vacaciones, son algunas de las publicaciones que hacen los padres en redes sociales como Facebook e Instagram. La sobreexposición de los menores en estas plataformas se denomina ‘Sharenting’.

Esta práctica que se ha popularizado en la ciudad y el mundo, pone en riesgo la integridad de los menores advierte explica Javier Ávila, presidente Ejecutivo de Fundación Ecuatoriana de Internet Sano y Seguro, FEISS, y señala que el 75 por ciento de los padres lo hace.

“Es una práctica innecesaria porque estamos poniendo en riesgo a los niños. Es fácil para un pedófilo o pederasta dar con la ubicación de un niño cuando le facilitamos la ubicación de la casa, el lugar del auto o el uniforme del colegio a donde asiste”, menciona Ávila.

Sostiene que en el mundo entre un 90 y 95 por ciento de pedófilos y pederastas están en las redes sociales, por lo que aconseja a los padres pensar dos veces antes de subir una foto o video que ponga en riesgo a su hijo. “Las fotos pueden ser bajadas y vendidas en redes de pornografía infantil”.

Para Juan José Gutiérrez, psicólogo, el ‘Sharenting’ es el puente al ‘Grooming’ que es una modalidad de acoso a menores . “Solo en 2018 se reportaron alrededor de 13.000 casos con víctimas de entre 4 y 17 en el país. Los datos son bastante alarmantes. Hay personas que se dedican a buscar estas fotos que parecen inocentes a través de un algoritmo, ni hablar de videos en donde los niños se están bañando o los muestra con poca ropa”.

Según el Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información Azuay es la provincia que más utiliza las redes sociales con el 95,4 por ciento de su población, seguido de Loja con el 93,87 por ciento. Entre las redes más utilizadas está Facebook, WhatsApp e Instagram.

Recomendaciones
Los dos profesionales advierten que este tipo de acciones por parte de los padres anulan la intimidad de los menores, ya que en la mayoría de los casos las fotos y videos se sube sin el consentimiento de ellos.

Recomiendan a los padres no subir fotos de los menores, y en caso de hacerlo, evitar exponer datos como el nombre de la institución en donde estudia, con la casa de fondo, con la placa del vehículo, con poca ropa, a la hora del baño o circunstancias que a largo plazo puedan desencadenar bullyng o acoso.

Se recomienda también prohibir a terceros compartir información o imágenes de los niños y ajustar la privacidad en las redes para que las publicaciones se vean en un grupo limitado de personas. (I)

Publicar fotos de los menores en redes los pone en riesgo

Los padres de familia deben evitar tomar fotografías que revelen información como la institución donde estudian o la ubicación en la que están los menores.
FOTO: Miguel Arévalo EL TIEMPO

Los padres arriesgan a sus hijos al publicar fotos y videos de estos en las redes sociales, pues hay peligros como redes de pornografía infantil, secuestros, entre otros de los que pueden ser víctima los menores.

Fotos de niños en su primer día de clases, bebés sin ropa, fuera de sus casas o con la ubicación de dónde pasan sus vacaciones, son algunas de las publicaciones que hacen los padres en redes sociales como Facebook e Instagram. La sobreexposición de los menores en estas plataformas se denomina ‘Sharenting’.

Esta práctica que se ha popularizado en la ciudad y el mundo, pone en riesgo la integridad de los menores advierte explica Javier Ávila, presidente Ejecutivo de Fundación Ecuatoriana de Internet Sano y Seguro, FEISS, y señala que el 75 por ciento de los padres lo hace.

“Es una práctica innecesaria porque estamos poniendo en riesgo a los niños. Es fácil para un pedófilo o pederasta dar con la ubicación de un niño cuando le facilitamos la ubicación de la casa, el lugar del auto o el uniforme del colegio a donde asiste”, menciona Ávila.

Sostiene que en el mundo entre un 90 y 95 por ciento de pedófilos y pederastas están en las redes sociales, por lo que aconseja a los padres pensar dos veces antes de subir una foto o video que ponga en riesgo a su hijo. “Las fotos pueden ser bajadas y vendidas en redes de pornografía infantil”.

Para Juan José Gutiérrez, psicólogo, el ‘Sharenting’ es el puente al ‘Grooming’ que es una modalidad de acoso a menores . “Solo en 2018 se reportaron alrededor de 13.000 casos con víctimas de entre 4 y 17 en el país. Los datos son bastante alarmantes. Hay personas que se dedican a buscar estas fotos que parecen inocentes a través de un algoritmo, ni hablar de videos en donde los niños se están bañando o los muestra con poca ropa”.

Según el Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información Azuay es la provincia que más utiliza las redes sociales con el 95,4 por ciento de su población, seguido de Loja con el 93,87 por ciento. Entre las redes más utilizadas está Facebook, WhatsApp e Instagram.

Recomendaciones
Los dos profesionales advierten que este tipo de acciones por parte de los padres anulan la intimidad de los menores, ya que en la mayoría de los casos las fotos y videos se sube sin el consentimiento de ellos.

Recomiendan a los padres no subir fotos de los menores, y en caso de hacerlo, evitar exponer datos como el nombre de la institución en donde estudia, con la casa de fondo, con la placa del vehículo, con poca ropa, a la hora del baño o circunstancias que a largo plazo puedan desencadenar bullyng o acoso.

Se recomienda también prohibir a terceros compartir información o imágenes de los niños y ajustar la privacidad en las redes para que las publicaciones se vean en un grupo limitado de personas. (I)