Proyecto de cárcel en Ictocruz no convence

En la cima de una montaña del sector de Ictocruz, el sábado anterior, dos carteles mostraban la inconformidad de algunos moradores de la parroquia Turi ante el proyecto del emplazamiento del Centro de Rehabilitación Social para Varones y Mujeres de Cuenca en la zona.
Mauricio Mora (d) junto a moradores explica por qué no aceptan el proyecto.

Cuenca.  Ellos manifiestan que es un proyecto hecho sin previo aviso y les preocupa perder el espacio que, según Carlos Mora, sirve para el deporte y a futuro se podría utilizar para la construcción de un teleférico o incluso de un criadero de especies propias del sector, para mantener al lugar como el balcón de Cuenca.



Dijo que los vecinos están unidos y se defenderán a través de la Defensoría del Pueblo, porque con la nueva cárcel se abrirán vías, algunas pasarán por el cementerio, dañando el entorno. No les convence las obras que ofrece el Municipio, porque cuando las pidieron no dieron respuesta durante muchos años, asegura.

 Difusión



De su parte, el alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera, manifestó que socializarán el proyecto con los vecinos para demostrar que no hará daño a la parroquia, sino que traerá desarrollo, bienestar y empleo para las familias de Turi.



Incluso ya están analizando los proyectos de ETAPA para el agua potable y alcantarillado. Pero todo dependerá del proyecto definitivo, en donde saldrán los costos finales de la obra, para ello el Ministerio de Justicia financiará los estudios del centro de rehabilitación. Se prevé que el proyecto final llegue a costar 133.000 dólares.



Elizabeth Campaña, directora de la cárcel de varones de Cuenca, dijo que la gente debe entender que no se invadirá la propiedad de nadie, de las 80 hectáreas se utilizarán 10 para la construcción: “Será un lugar tecnificado, habrá otro tipo de medidas: cinco anillos de seguridad y monitoreos. Traerá mejoras al sector en vías, agua, luz y teléfono; y no implicará riesgo alguno”. Además, agregó que será un espacio digno en donde los internos podrán recibir una verdadera rehabilitación.



Y es que se pretende que el centro esté equipado con talleres, aulas de capacitación, asistencia médica y social, asistencia legal y administrativa, patio de visitas y espacios familiares y áreas verdes. La capacidad del centro será para unas 1.000 personas: hombres y mujeres, de acuerdo al grado de peligrosidad.



El pabellón de mujeres contará con una guardería y otra en el patio de visitas, así como celdas especiales para madres y una sala de maternidad.



Campaña dijo que la idea no es llenar al tope de la capacidad, sino mantener a la mitad de lo que está proyectado. Actualmente uno de los problemas de la cárcel, es que en una celda con capacidad en cama de hasta 50 personas, duermen 80. Por lo que de llegarse a dar el proyecto sería un sueño hecho realidad.

Edificio



Y si eso sucede el Municipio contratará de forma inmediata los diseños de restauración para el actual edificio y así darle un nuevo uso. “Podría ser un museo penitenciario o algo a donde la ciudadanía pueda acudir para conocer la historia”, indicó Cabrera.



Pero mientras no tengan casa nueva, según Campaña, continuarán haciendo reparaciones; hasta el momento se ha mejorado las instalaciones de la cocina, construcción de baterías higiénicas en el patio central y por gestión de los internos pintado y arreglado al interior.   

Proyecto de cárcel en Ictocruz no convence

Mauricio Mora (d) junto a moradores explica por qué no aceptan el proyecto.

Cuenca.  Ellos manifiestan que es un proyecto hecho sin previo aviso y les preocupa perder el espacio que, según Carlos Mora, sirve para el deporte y a futuro se podría utilizar para la construcción de un teleférico o incluso de un criadero de especies propias del sector, para mantener al lugar como el balcón de Cuenca.



Dijo que los vecinos están unidos y se defenderán a través de la Defensoría del Pueblo, porque con la nueva cárcel se abrirán vías, algunas pasarán por el cementerio, dañando el entorno. No les convence las obras que ofrece el Municipio, porque cuando las pidieron no dieron respuesta durante muchos años, asegura.

 Difusión



De su parte, el alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera, manifestó que socializarán el proyecto con los vecinos para demostrar que no hará daño a la parroquia, sino que traerá desarrollo, bienestar y empleo para las familias de Turi.



Incluso ya están analizando los proyectos de ETAPA para el agua potable y alcantarillado. Pero todo dependerá del proyecto definitivo, en donde saldrán los costos finales de la obra, para ello el Ministerio de Justicia financiará los estudios del centro de rehabilitación. Se prevé que el proyecto final llegue a costar 133.000 dólares.



Elizabeth Campaña, directora de la cárcel de varones de Cuenca, dijo que la gente debe entender que no se invadirá la propiedad de nadie, de las 80 hectáreas se utilizarán 10 para la construcción: “Será un lugar tecnificado, habrá otro tipo de medidas: cinco anillos de seguridad y monitoreos. Traerá mejoras al sector en vías, agua, luz y teléfono; y no implicará riesgo alguno”. Además, agregó que será un espacio digno en donde los internos podrán recibir una verdadera rehabilitación.



Y es que se pretende que el centro esté equipado con talleres, aulas de capacitación, asistencia médica y social, asistencia legal y administrativa, patio de visitas y espacios familiares y áreas verdes. La capacidad del centro será para unas 1.000 personas: hombres y mujeres, de acuerdo al grado de peligrosidad.



El pabellón de mujeres contará con una guardería y otra en el patio de visitas, así como celdas especiales para madres y una sala de maternidad.



Campaña dijo que la idea no es llenar al tope de la capacidad, sino mantener a la mitad de lo que está proyectado. Actualmente uno de los problemas de la cárcel, es que en una celda con capacidad en cama de hasta 50 personas, duermen 80. Por lo que de llegarse a dar el proyecto sería un sueño hecho realidad.

Edificio



Y si eso sucede el Municipio contratará de forma inmediata los diseños de restauración para el actual edificio y así darle un nuevo uso. “Podría ser un museo penitenciario o algo a donde la ciudadanía pueda acudir para conocer la historia”, indicó Cabrera.



Pero mientras no tengan casa nueva, según Campaña, continuarán haciendo reparaciones; hasta el momento se ha mejorado las instalaciones de la cocina, construcción de baterías higiénicas en el patio central y por gestión de los internos pintado y arreglado al interior.